Cuaderno VII

Para mi estudio sobre:

Los Milagros en América.

Los bultos que contenían la rica efigie de la Soledad que posee San Francisco, aparecen en 1651 en las costas de Naiguatá, donde residía el Señor del Corro, pa, qn. venia la efigie, muchos días antes que el buque conductor.-
Y fue q. habdo. salido la embarcación del pto. de Vigo, la azotó el mal tpo., y pa. salvarse, arrojó al agua gran parte del cargamento.-Algunos de los efectos llevados entonces por la corriente y los vientos, llegaron primero a las costas venezolanas, como nuncios de un suceso cuyos pormenores se conocieron más tarde.

A. Rojas.

¿Qué fuerzas han impulsado esas embarcaciones continúa Arístides desde los mares de Españolita, las Antillas y costas de Venezuela? La corriente equinoccial que sigue su curso de Este a Oeste en todo el Océano, en dirección contraria al movimiento de la tierra, y los vientos alisios que siguiendo el mismo rumbo favorecen la comunicación entre Europa y América. Por ese camino añade a poco pasaron las generaciones de los tpos. primitivos de América.

Oigo en todas partes sollozos porque estoy lleno de ellos.

Unción, de unto. Uso constante. Con unciones.-

Depuis 15 ans, en Angleterre, les statistiques ont prouvé, que la roce de chiens la plus sujette a l’hydrophobie est calle, si favorisée des gene hemans et des chasseura, des «retrievers», à robe noire et frisée.¬

En Abril de 1881,
Gve. Fouqué escribía la crítica de la Rep. Franc.:
Victorin Jonciéres, de la Liberté;
Leon Kerst, de Le Voltaire,
H. de Lapommeraye, de la France,
George de Fourcy, del París Journal;
Paul Ferrier, de Le Gaulois;
Adrian Laroque, de Le Petit Journal.
M. Savigny, de L’ Illustration.
G. Maillard, de Le Paya.
O. Comettant de Le Siécle.

Opisicionista inútil: «emigrée à l’interieur» St. Genest.

Buscar cantos llaneros.-
Sobre todo el de la lucha en décimas de negro y blanco, defendiendo cada uno su color.-

Cuando Cristo vino al mundo
Vino en un caballo ruano;
Era rucio, marmoleño,
Oscuro, pavón, castaño.

Yo me fui pa. los llanos
A aprender a ginetear:
Montéme en un burro muerto,
Y no me pudo tumbar.
Juan Bta. Alfonso caraqueño.

Ver obra completa

Los comentarios están cerrados.