Declaración del Consejo Mundial del Proyecto José Martí de Soldaridad Internacional

SE SUMA EL CONSEJO MUNDIAL DEL PROYECTO JOSÉ MARTÍ DE SOLIDARIDAD INTERNACIONAL A LA INICIATIVA DE NOMINAR PARA EL PREMIO NOBEL DE LA PAZ A LA BRIGADA MÉDICA CUBANA HENRY REEVE

 

DECLARACIÓN DEL CONSEJO MUNDIAL DEL PROYECTO JOSÉ MARTÍ DE SOLIDARIDAD INTERNACIONAL

 Los abajo firmantes, miembros del Consejo Mundial del Proyecto José Martí de Solidaridad Internacional, que cuenta con el apoyo de la UNESCO, la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, y otras  instituciones internacionales y académicas, expresamos nuestro total apoyo a la iniciativa de que se nomine para el Premio Nobel de la Paz a la brigada médica cubana Henry Reeve, por sus esfuerzos para erradicar la pandemia de la COVID-19 y su larga y hermosa trayectoria de solidaridad con diversos pueblos del mundo.

La iniciativa que partió de diferentes organizaciones en Estados Unidos, Francia y Bélgica se ha extendido rápidamente en diversas latitudes, puesto que, en efecto, la contribución de la Brigada Henry Reeve a la defensa de la salud humana es extraordinaria y ha despertado la admiración de muchísima gente en el planeta. Debe recordarse que en el año 2015 los sindicatos de Noruega hicieron la misma propuesta en el contexto de la presencia solidaria de ese contingente médico cubano en África Occidental para enfrentar la epidemia del Ébola.

La Brigada Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve fue creada originalmente en el año 2005 por el líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, con la intención de asistir a los damnificados del huracán Katrina en Estados Unidos. Y aunque la ayuda médica cubana no pudo llegar, pues el gobierno norteamericano no dio su permiso, sirvió de plataforma para las páginas de solidaridad en el campo de la salud que desde entonces ha escrito ese contingente, el cual está integrado por médicos, enfermeras y técnicos que de manera voluntaria han expresado su disposición de participar.

Entre las acciones de cooperación en diversos países que registra la Brigada Henry Reeve se destacan la ayuda brindada en ocasión de casos de terremotos en Paquistán, 2005; Indonesia, 2006; Perú, 2007, China, 2008; Haití, 2010; Chile, 2010; Nepal, 2015; Ecuador, 2016; de lluvias intensas y catastróficas en Guatemala, 2005; Bolivia, 2006; México, 2007; El Salvador, 2009; Chile, 2015; Venezuela, 2015, y de emergencias médicas por epidemias de cólera en Haití, 2010; ébola en Sierra Leona, Guinea Conakry, Liberia, 2014; y  huracanes en Dominicana, 2015; Islas Fiji, 2016; Haití, 2016..

Su trabajo ha sido reconocido por varios gobiernos y por organismos internacionales. En mayo de 2017, la Organización Mundial de la Salud (OMS) otorgó al contingente médico cubano el Premio de Salud Pública en Memoria al Dr. Lee Jong-wook, en reconocimiento a los 250 especialistas que lucharon contra el ébola en África.

Actualmente la Brigada Henry Reeve presta servicios para ayudar a detener la pandemia del COVID-19  en 24 países: entre ellos Italia, Andorra, Catar, Togo, Angola, México, Belice, Cabo Verde, Jamaica, Haití, Honduras, Venezuela, Nicaragua, Surinam, Granada, San Vicente y las Granadinas, Antigua  y Barbudas, Dominica, Santa Lucia, Trinidad y Tobago, San Cristóbal y Nieves, Barbados y Sudáfrica.

Está claro que ese colectivo –valiente y solidario- es muy merecedor del Premio Nobel de la Paz. Con sus acciones de ayuda a otros pueblos en momentos de gran peligro, ha hecho honor al concepto martiano de que Patria es Humanidad. Por esas razones nosotros nos sumamos con todo el corazón a la solicitud que vienen haciendo al Comité Noruego del Nobel numerosas organizaciones y personalidades internacionales de que se nomine a la Brigada Henry Reeve para dicho Premio, lo cual enaltecerá y honrará al mismo.

Llamamos igualmente a organizaciones no gubernamentales, a los Estados miembros de las Naciones Unidas, a los centros relacionados con las Ciencias Sociales y Humanas, y a las organizaciones sociales de todo tipo a respaldar ese movimiento que, con toda razón y justicia, viene creciendo a escala mundial.

2 de junio del  2020, en diversas ciudades, firman:

Dr. Federico Mayor Zaragoza, exDirector General de la UNESCO, Presidente de la Fundación Cultura de Paz, España.

 Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz, miembro del Consejo Directivo, del Instituto Espacio para la Memoria, Argentina.

 Dr. Carlos E. Bojórquez Urzaiz, Presidente del Consejo Académicos de la Universidad José Martí de Latinoamérica, Campus Mérida, Yucatán, México.

 Frei Betto, teólogo y escritor, Premio Internacional José Martí de la UNESCO, Brasil.

 Ignacio Ramonet, periodista y analista internacional, ex Director de Le Monde Diplomatique en español, Francia.

Dr. Atilio Borón, sociólogo y analista internacional, Director del Programa Latinoamericano de Educación a Distancia en Ciencias Sociales, Argentina.

 Dr. Mario Alberto Nájera Espinoza

Profesor del Departamento de Estudios sobre Movimientos sociales, Universidad de Guadalajara, México.

Coordinador de la Red Internacional de Cátedras Martianas.

 Dr. Kyung Won Chung, profesor de la Universidad de Hankuk de Estudios Internacionales, Corea del Sur; y presidente del Club Martiano de Seúl.

 Dr. Vittorio Di Cagno, Presidente de Honor de la Comisión de Cooperación de la Unión Internacional del Notariado Latino, Italia.

Dr. Miguel Antel Candenedo, filósofo, Decano de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Panamá.

 Dr. Paul Estrade, Profesor Emérito de la Universidad de París VIII, Expresidente del Centro de Historia de las Antillas Hispánicas, Francia.

 Dr. Pablo González Casanova, ex Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Premio Internacional José Martí de la UNESCO.

 Dr. Eduardo Torres Cuevas, Director de la Oficina del Programa Martiano y Presidente de la Sociedad Cultural José Martí, de Cuba.

 Dr. Guillermo Castro Herrera, profesor  universitario, exVicepresidente de Investigación y Formación de la Fundación Ciudad del Saber, Panamá.

 Dr. Jean Lamore, profesor consultante de la Universidad de Burdeos, Francia.

Dr. Luigi Lombarda Vallauri, jurista y profesor de Filosofía de la Universidad de Florencia, Italia.

 Dr. Juan Marchena Fernández, profesor de la Universidad Pablo de Olavide, y vicecoordinador de su Centro de Estudios Avanzados para América Latina y el Caribe, España.

 Raúl Pérez Torres, escritor, Ecuador.

 Max Puig, intelectual y político de República Dominicana.

 Dr. Pedro Pablo Rodríguez, Investigador de la obra martiana, Director de la Edición Crítica de las Obras Completas de José Martí, Premio Nacional de Ciencias Sociales de Cuba.

 Tony Raful, poeta e historiador de República Dominicana.

 Luis Gomes Soromenho, profesor, economista y político portugués.

 Emilio Lambiase, activista social, Italia.

 Francisco Galindo, profesor universitario y promotor cultural, España.

 Alicia Kirchner, política argentina, expresidenta del Comité Intergubernamental del Programa MOST de la UNESCO.

 Ing. José Antonio Ruz Hernández, Rector de la Universidad Autónoma de Ciudad del Carmen, México.

 Dra. Vivian Auffant, Catedrática de Español en la Facultad de Estudios General, Universidad de Puerto Rico.

 Dr. Jorge Cuellar Montoya, Rector de la Universidad José Martí de Latinoamérica, Monterrey, México.

 Dr. Francisco Beltrán LLoris, profesor y Vicerrector de Cooperación Internacional de la Universidad de Zaragoza, España.

 Guilalermo Daniel Ortega Reyes, Secretario de la Comisión de Relaciones Internacionales del Parlamento Centroamericano, Nicaragua.

Dra. Marjorie Jiménez Castro, Profesora de la Universidad de Costa Rica.

Dr. Héctor Hernández Pardo, Subdirector General de la Oficina del Programa Martiano de Cuba y  Coordinador Ejecutivo del Proyecto José Martí de Solidaridad Internacional.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Declaración de las instituciones martianas

“El verdadero hombre no mira de qué lado se vive mejor, sino de qué lado está el deber”.

José Martí

Los ha llamado el deber, lo han asumido con valentía y honor; y están ahí, en la línea más peligrosa, arriesgando sus vidas por la vida de otros. Son nuestros médicos, enfermeros y técnicos de la salud que hoy, ante la terrible pandemia que azota a la humanidad y que ha provocado ciento de miles de muertos; se alistaron con el corazón en sus manos para entregarlo a los seres humanos que necesitan de la presencia de los ángeles de batas blancas. Mochila al hombro, el beso a sus familias y el compromiso con la Patria; así partieron nuestros colaboradores de la salud para enfrentar la COVID 19 y salvar vidas en el mundo. Esa es la misión de estos hombres y mujeres integrantes de la Brigada Médica Cubana Henry Reeve, hacer práctico este concepto martiano de “Patria es Humanidad”; desde esa condición humana que forjaron en la porción de humanidad que los vio nacer y que tienen más de cerca.

Esa es la solidaridad que define a la Revolución Cubana, ayudar al que lo necesite, lo que hace parte no solo del deber sino también de la felicidad; compartir lo que tenemos, brindar la mano amiga a aquellos que padecen desgracias en el mundo; hacer el bien. Eso están haciendo nuestros colaboradores de la salud: el bien, y como martianos, porque la actitud asumida, el compromiso mostrado, la decisión de poner en riesgo sus vidas; ¿acaso no es eso una condición martiana?, así lo han demostrado con cada vida salvada, cada persona curada, cada sonrisa devuelta en cualquier rincón del mundo.

Son los valores que nos distinguen, los de una Cuba socialista, internacionalista, solidaria, hermana de los pueblos, salvaguarda de la vida de los seres humanos. Es la Revolución que triunfó el 1 de enero de 1959, que ha formado miles de médicos y les ha enseñado, como expresara Martí, que “el verdadero hombre no mira de qué lado se vive mejor, sino de qué lado está el deber[1]. Cuba, lo dijo el Comandante en Jefe Fidel Castro, no envía al mundo bombas sino médicos, luchamos por la vida, ayudamos a salvar la de millones en la humanidad, albergamos y compartimos el amor y no el odio; somos solidarios con el mundo, no por interés personal; porque “Cuba no anda de pedigüeña por el mundo: anda de hermana, y obra con la autoridad de tal. Al salvarse, salva[2]; sino por la satisfacción de haber hecho algo bueno por los demás, de haber sido justos, de haber aplicado los valores forjados al fragor de la lucha por la libertad de la Patria.

Como dijera Martí: “se es bueno porque sí; y porque allá adentro se siente como un gusto cuando se ha hecho un bien, o se ha dicho algo útil a los demás. Eso es mejor que ser príncipe: ser útil”[3]. Esos son nuestros colaboradores de la salud, hombres y mujeres que hacen el bien, se desvelan por la vida de los otros, son esencialmente útiles. Ahí está su grandeza, en cómo cultivan la virtud y hacen de sus vidas epicentros de humanismo y solidaridad. Tienen mucho adentro y necesitan poco afuera; entienden que el vaso no puede ser más que la flor. Aman la paz, porque qué es salvar vidas sino una lucha por la paz en el mundo. Ellos merecen, no ya el Premio Nobel, sino uno mayor; que lo tienen y tanto ellos como nosotros, nos sentimos orgullosos.

Es el premio del amor y el agradecimiento sincero de quienes han sido atendidos, salvados, de quienes sabemos cuánto se sacrifican nuestros compatriotas, la hermosa labor que realizan, su gran sentido de humanidad. Las instituciones martianas de Cuba, en infinito agradecimiento y reconocimiento a nuestros colaboradores de la salud, apoyan la idea de muchos amigos en el mundo que la Brigada Médica Henry Reeve sea acreedora del Premio Nobel de la Paz. No olvidemos la lucha contra el Ébola, la presencia de la brigada en numerosos países tras desastres sufridos; y ahora, enfrenta con qué entrega y pasión, la pandemia que ha puesto al mundo en una muy difícil situación.

Se ha demostrado una vez más cuán insostenible es el sistema capitalista, las políticas neoliberales. Sistemas de salud colapsados, millones de personas sin atención médica, agudización de la pobreza, el desempleo, y otros males que son consecuencia de un orden económico, político, social y cultural incapaz de dar respuesta a situaciones extremas como las que vive hoy la humanidad. Cuba, que es víctima de un cruel bloqueo económico, comercial y financiero, de una genocida guerra económica y un recrudecimiento de la hostilidad imperialista; ha mostrado, con humildad y dignidad al mundo, las garantías de un sistema de salud con esencia humanista, con probada ética y justicia social. Es el socialismo cubano, pese a agresiones y amenazas, ataques y manipulaciones de todo tipo; como la pretendida desacreditación de nuestros colaboradores de la salud por el gobierno estadounidense y sus aliados al servicio de la peor lacra imperialista.

Pero los cubanos no nos amedrentamos. Seguimos haciendo Revolución con el corazón guiándonos en esta lucha y el pensamiento unido a la fuerza de la verdad y las ideas. “Honrar, honra” nos enseñó Martí, y por eso nuestro abrazo a cada médico, enfermero y técnico de la salud que ha estado ahí, en la primera línea del combate por la vida, convencidos, como reza la frase martiana de Fidel de que: “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”

 

[1] Discurso en conmemoración del 10 de Octubre de 1868, Hardman Hall, Nueva York, 10 de octubre de 1890, en Obras Completas, Tomo 4 , p. 247.

[2] Otro cuerpo de Consejo, Patria, Nueva York, 19 de agosto de 1893, en Obras Completas, Tomo 2, p. 373.

[3] La Última Página, La Edad de Oro, Nueva York, octubre 1889, en Obras Completas, Tomo 18, p. 455.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Nuevos espacios en nuestro portal

En estas fechas en que se recuerda el aniversario 90 de dos grandes martianos: Armando Hart y Roberto Fernández Retamar, el Centro de Estudios Martianos publicará en sus espacios habituales y otros nuevos diseñados para la ocasión en su Portal, una serie de textos con evocaciones, valoraciones críticas y estudios históricos y literarios acerca de la vida y obra de ambos destacados revolucionarios e intelectuales.

Así, en la sección Dossier se encontrarán los textos de mayor amplitud como los de las investigadoras de la obra de Roberto Fernández Retamar, María Elena Capó y Carmen Suárez León, mientras que en secciones especialmente pensadas se encontrarán los textos dedicados al propio Fernández Retamar por importantes intelectuales así como aquellos que rinden merecido  homenaje a Armando Hart.

Estos cambios responden a  la significativa respuesta que han tenido nuestras convocatorias por los diversos canales de comunicación social y que se verifica en una gran diversidad de documentos, textos e imágenes que muchas veces trascienden la arquitectura de información diseñada para nuestras plataformas digitales.

Sin embargo, para cumplir nuestra misión de promover la vida y obra de Martí y cumplir con nuestros compromisos de publicar los contenidos que nuestros amigos han  tributado solidariamente, proponemos nuevos caminos para encontrarlos en nuestro Portal.

Los nuevos espacios permitirán a quienes visitan la dirección www.josemarti.cu , acceder de manera más clara a las novedades y acciones de comunicación que realizamos en el actual contexto de aislamiento social.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

El Centro de Estudios Martianos recordará a su director fundador Roberto Fernández Retamar.

El Centro de Estudios Martianos rendirá homenaje el próximo 9 de junio al aniversario 90 del natalicio de Roberto Fernández Retamar, quien fue director-fundador de la institución y uno de los intelectuales que con más profundidad y acierto se acercó a la obra del Maestro. Para recordar la efemérides, se pondrá a disposición de todos los interesados en las redes sociales y el portal del CEM (www.josemarti.cu), la Bibliografía martiana de Fernández Retamar actualizada para la ocasión, la cual abarca desde sus primeros acercamientos a la obra del prócer hasta sus últimas contribuciones al respecto.

Asimismo, se publicarán en nuestras plataformas textos y valoraciones acerca de ese gran intelectual que encontró en la obra martiana, la poesía, los estudios culturales y los diversos dilemas y puntos de encuentro del gran Caribe, algunos de sus campos preferidos para emprender la necesaria exploración y la creación.

Asimismo, el CEM se suma a la jornada de tributo que ha organizado y socializará de manera virtual, la Casa de las Américas, institución en la que fungía como presidente en el momento de su fallecimiento.

Comprometido con el proceso revolucionario cubano, Fernández Retamar estuvo vinculado a los más importantes grupos de pensadores e instituciones cubanas, desde el período neocolonial hasta la etapa revolucionaria. Su vida y obra son referentes para quienes se proponen una existencia consagrada a las ideas y la vocación martiana de servir a los demás.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Profesor cubano ofrece charla conmemorativa por el 125 Aniversario de la Caída en Combate de José Martí.

En conmemoración del 125 Aniversario de la Caida en Combate de nuestro Héroe Nacional, Jorge Capote Abreu, profesor titular de la Universidad de Cantabria y cubano residente en esta comunidad, ofreció una charla conmemorativa en directo, organizada por el Centro Cultural Cubano de Nueva York y el Instituto Cervantes.

La Conferencia titulada “EL PASO DE MARTÍ POR SANTANDER” hace una descripción sobre la estancia del Apóstol en esta ciudad ocurrido hace más de 140 años (1879-2019) y permite además ampliarnos en el conocimiento a partir de los textos escritos por Martí sobre Santander.
El profesor Jorge Capote, ha trabajado durante muchos años en la Universidad de Cantabria, España. Además de su profesión es un incansable investigador de la vida y obra de José Martí; lo que afianza la vinculación a su cubanía.
La conferencia debía realizarse en vivo pero las limitaciones impuestas por la pandemia COVID-19 llevaron a realizarse de manera online, lo cual permitió también la participación de usuarios de varias latitudes del mundo.
Se puede acceder a la conferencia a través del siguiente link: https://www.youtube.com/watch?v=8ZWXnAkg6HI&feature=youtu.be&fbclid=IwAR…
Consulado de Cuba en Santiago de Compostela

Tomado de: http://www.nacionyemigracion.cu

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Lo que Martí no dijo

José Martí ha sido uno de los pensadores más manipulados, tergiversados y a quien más frases falsas o de otros autores se le han adjudicado. En este artículo compartimos varias de ellas que jamás salieron del ingenio del Héroe Nacional de Cuba.

En su última visita a Cuba a finales de los años 90, el escritor uruguayo Mario Benedetti manifestó en Casa de las Américas estar sorprendido al ver que en las populares candongas vendían, pirograbadas en tablitas de madera, muchas frases que le atribuían erróneamente a él. Algo similar ha ocurrido con Gabriel García Márquez y otros célebres escritores, a quienes les han endilgado textos que jamás salieron de su ingenio.

Pero, quizás, uno de los hombres más manipulados, tergiversados y falsamente citados del mundo sea nuestro José Martí, de quien durante años se han difundido oraciones descontextualizadas, párrafos entresacados y hasta cartas apócrifas.

El escritor, periodista e investigador Luis Toledo Sande, en varios artículos publicados en sitios digitales,1 incluido su propio blog personal, ha puesto los puntos sobre las íes al respecto. De manera minuciosa e irrebatible desmiente varias citas achacadas al hombre de La Edad de Oro, y aclara otras desvirtuadas o inventadas con intencional saña.

Para la investigación, el también profesor y Doctor en Ciencias Filológicas por la Universidad de La Habana consultó y se apoyó en voces autorizadas sobre la obra del Héroe Nacional de Cuba; entre ellos, Roberto Fernández Retamar, Fina García Marruz, Ibrahim Hidalgo Paz, Ela López Ugarte, Pedro Pablo Rodríguez y Carmen Suárez León —los dos últimos, integrantes del equipo responsable de la edición crítica de las obras martianas.

De inmediato compartiremos con los lectores una breve compilación de algunas de tales citas «martianas» reproducidas asidua e invariablemente en carteles, paredes y, sobre todo, en internet, donde resulta mucho más preocupante, pues a ella acuden en mayoría padres y estudiantes para realizar tareas, ejercicios extraclases, talleres, seminarios o exámenes.

«Juraré ante la tumba de los muertos de la Guerra del 68, con flores, que Cuba tiene que darse una nueva constitución aprobada en referéndum. Pero antes el pueblo ha de conocer en consulta popular de qué va la nueva constitución y hacia dónde va como nación».

La frase se reprodujo durante los días previos al último referendo constitucional efectuado en nuestro país, y quienes ponían a Martí como su autor daban como fuente una carta suya a José Antonio Lucena, fechada en Filadelfia, el 9 de octubre de 1885. Pero, aclara Toledo Sande que no aparece ni en la misiva ni en ningún otro texto.

«La política es el arte de lo posible».

El Héroe Nacional tampoco profirió tales palabras. Como expresara el investigador cubano: «Si tal frase estuviera en algún texto de Martí, saltaría a la vista lo poco martiana que es», pues el organizador de la guerra necesaria nunca se detuvo ante dificultades ni obstáculos, y luchó, por el bien de todos, más por lo aparentemente imposible que por lo posible. Incluso, la cita ha sido atribuida a otros pensadores, como Aristóteles, Nicolás Maquiavelo, Otto von Bismarck o Winston Churchill.

Hasta el presidente Lenín Moreno ha utilizado la fabricada frase martiana con fines políticos. (Foto: Tomada de Internet)

«Cuando un pueblo emigra, sus gobernantes sobran».

No hay que ser erudito para saber la intencionalidad de quienes inventaron esta frase. Aquellos que aborrecen a la Revolución reproducen hasta la saciedad la falsa cita para, de cierta manera, culpar al Gobierno cubano —la han usado también contra el venezolano— de la emigración y del éxodo de profesionales. Conocen los perjuicios que cada día causa el bloqueo estadounidense a la isla y las penurias económicas sufridas por la población cubana durante décadas, pero se empeñan en ignorarlo de manera burda.

«Podrá —también se ha puesto “podría”— morir un hombre por los ideales de un pueblo, pero jamás ha de morir un pueblo por defender los ideales de un hombre».

La mala intención de esta otra frase no dista de la anterior. Es usada a conveniencia por aquellos que enfilan los cañones contra los líderes de procesos revolucionarios y progresistas. Para que tenga más impacto, nada más certero que achacársela a José Martí.

Una de las más conocidas entre las tantas frases atribuidas a Martí, y aunque existe, no pertenece al Héroe Nacional de Cuba, sino al escritor español Baltasar Gracián (1601-1658).(Foto: Tomada de Internet)

«Triste cosa es no tener amigos, pero más triste es no tener enemigos, porque quien enemigos no tenga, es señal de que no tiene: ni talento que le haga sombra, ni bienes que se le codicien, ni carácter que impresione, ni valor temido, ni honra de la que se murmure, ni ninguna otra cosa buena que se le envidie».

Una de las más conocidas entre las tantas atribuidas a Martí, y aunque la frase es verdadera, no pertenece al Héroe Nacional de Cuba, sino al escritor español Baltasar Gracián (1601-1658). Quienes lo duden, pueden buscarla en las obras de ese autor.

«Si los que hablan mal de mí supieran exactamente lo que yo pienso de ellos, hablarían peor».

Con solo un clic, cualquiera puede conocer que esta cita no pertenece a José Martí, sino al dramaturgo, escritor y cineasta francés, de origen ruso, Sacha Guitry (1885-1957).

«Robar libros no es robar».

Esta es otra cita que contradice la ética de Martí. Al parecer, el verdadero autor quiso con ella justificar tan cuestionable actitud, que quizás él mismo tiene.

La obra del Apóstol no se conoce reproduciendo simples citas, muchas falsas y tergiversadas, sino leyéndola, investigándola y estudiándola. Antes de asumir una frase como propia de él, es necesario antes contrastar sus textos, para no caer más en la trampa y pecar de ingenuos.

Tomado de: http://www.vanguardia.cu

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Textos enviados por los usuarios en homenaje a Martí

A su consideración el número de mayo de Apuntes Martianos del Citma, publicación de Club Martiano de la Delegación territorial del Citma en Holguín.
M.Sc. Leonardo Nieves Cruz
Presidente del Club
——————-

MARTI SIEMPRE VIGENTE

 

Aquel soberbio y malsano

Que vandalice  a Martí,

Aunque haya nacido aquí,

No ha de llamarse cubano.

Que vaya y le de la mano

Al imperio que lo aúpa,

Que averigüe con su lupa

En su mente mercenaria,

Cuánto le pagan a un paria

Que de vasallo se ocupa.

 

Martí, hombre generoso,

Héroe de la Edad de Oro,

Lleva en sí todo el decoro

De mi pueblo valeroso.

Ante el imperio alevoso,

Es estandarte y bandera,

Martí es figura cimera

De principios y valores,

Y somos sus defensores

Ante la ofensa rastrera.

 

Martí, patriota y amigo,

Como genuino cubano,

A todos tiende su mano

Y desprecia al enemigo.

Rechaza yugo y postigo,

Inspira, llama, convoca,

El alma del pueblo toca

Con ese verbo rotundo,

Es paradigma del mundo

Y firme como una roca.

 

En cada escuela cubana,

En el campo y la ciudad,

Martí es nuestra dignidad,

Bastión y guía soberana.

Sol de ayer y de mañana,

Siempre al lado del deber,

La patria es dulce placer

Cuando se ama y defiende,

Y quien a Martí ofende,

Jamás nos podrá vencer.

 

Martí, Héroe Nacional,

Amigo franco y sincero,

En julio como en enero,

Honrado a carta cabal.

De su infinito caudal

Cuba libre se alimenta,

Rechaza odio y afrenta

Y al enemigo responde:

Con Martí vamos adonde

Solo la vergüenza cuenta.

 

Ha sido una sensación

Mi décima por Martí,

Gracias amigos, y aquí

Continúa la procesión.

Lo amerita la ocasión,

El momento es de crear,

Al enemigo enfrentar

Con el escudo martiano,

Machete mambí a mano,

Nuestra cultura salvar.

 

Su legado  singular

Es alma de pueblo bravo,

Desde Maisí hasta el Cabo

Nunca deja de luchar.

Todos van a fracasar

Contra Cuba en el intento,

Mi pueblo es irredento

En Baraguá y en Girón,

Si no aprenden la lección,

Lo siento mucho, lo siento.

 

Del alma sale la rima,

Como la rabia también,

Por Martí rechazo a quien

Por bueno no lo estima.

Para alcanzar esa cima

De su rico  pensamiento,

No vale el atrevimiento,

El agravio ni la ofensa,

Cuba libre lucha y piensa

En Martí a cada momento.

 

A Martí no se le ultraja,

Ni se le ofende tampoco,

Quien haga eso es un loco

Que para otros trabaja.

A esa condición tan baja

Llegan los sietemesinos,

Que perdieron los caminos,

Cobran como mercenarios,

Y son capaces de varios

Actos y agravios mezquinos.

 

Con el ultraje a Martí

Los enemigos pretenden,

Pagar a los que se venden

Por lentejas y maní.

Me sorprende ver aquí

Algunos antisociales,

Con raquíticos avales

Al imperio le hacen juego,

Y quieren mostrarse luego

Críticos de nuestros males.

 

Martí lo dijo muy claro:

Es la hora de los hornos,

Y mis cubanos contornos

Se iluminan con su faro.

Frente al imperio me paro

Con la prédica martiana,

Mi Cuba libre y temprana

No mendiga su derecho,

Lo conquista con el pecho

Y el ejemplo de Mariana.

 

A Martí se le venera,

Para mal no se le toca,

Y si alguien se equivoca,

Ha de pagar su ceguera.

La respuesta justiciera

El pueblo la sabe dar,

En el momento y lugar

Que el enemigo merece,

Si en el intento perece,

Maceo lo supo alertar.

 

A Martí se le respeta,

Al Che, Fidel y Camilo,

O chocarán con el filo

Del machete y la saeta.

Terremoto ni cometa

Nos quitarán la alegría,

La gloria ni la poesía

De mi Cuba solidaria,

Aunque la red mercenaria

Intente apagar el día.

 

Yo sé que es inagotable

La vigencia de Martí,

Para quien le quiere aquí

Es como un río insondable.

Toda su obra es loable,

No se rinde ni se vende,

Y al cobarde que pretende

Borrar lo que simboliza,

Bien merece una paliza

Para ver si así lo entiende.

 

Martí es patria y libertad,

Sacrificio y resistencia,

Y su magnífica herencia

Es fuente de dignidad.

Martí es la posteridad,

De Cuba brújula y suerte,

Su figura no es inerte,

Pero mirando al futuro,

Martí es triunfo seguro

Y sin él, abismo y muerte.

 

Cada vez que se requiera,

Ante amenaza o peligro,

Lucho por Cuba, no emigro

Y mantengo mi trinchera.

En paz construir quisiera

Sin presiones ni bloqueo,

Pero si al vecino veo

En pose baja y servil,

Le echo mano al fusil

Con el brazo de Maceo.

 

De mi arsenal de soldado

Poco a poco voy sacando

Las armas que voy usando

Contra el vecino malvado.

El enemigo está al lado,

De cero a noventa millas,

Y las perversas semillas

Que pretenden cultivar,

Nunca van a germinar

Entre fuegos y mirillas.

 

Aquí nos toca vivir

Con el amigo sincero,

Pero al enemigo fiero

Lo sabemos combatir.

Aquí no se va a rendir

Nadie ahora ni mañana,

Cuba libre y soberana

Siempre seguirá luchando

Y aquí lo digo cantando

Porque a mí me da la gana.

 

El enemigo arremete

Con toda su fortaleza,

Pero ignora la fiereza

De las cargas al machete.

Y si con Martí se mete

Cuba es un avispero,

En julio como en enero

Mi rosa blanca florece,

Y Cuba unida se crece

Sin dejar su derrotero.

 

Los enemigos de aquí

Quieren levantar cabeza,

Y hacen cualquier vileza

Por mancillar a Martí.

Deben conocer que así

No podrán llegar muy lejos,

Porque jóvenes y viejos,

Y niños en las escuelas,

Somos firmes centinelas

Contra vulgares tipejos.

 

Los enemigos de allá

No podrán mandar aquí,

Con Fidel y con Martí

Nadie nos derrotará.

El pueblo sabe y sabrá

Su lugar en la contienda,

Aquel que su patria venda

No podrá darnos lecciones,

Ni comprar los corazones

Como artículos de tienda.

 

La vergüenza de Agramonte

Y el machete de Maceo,

A Gómez y Céspedes veo

Y a Martí en el horizonte.

Cuba lucha desde Aponte

Con Carlota y los demás,

Patriotas que aquí verás

En sucesivas acciones,

Nutren las generaciones,

Adelante y nunca atrás.

 

Con antorchas o sin ellas,

Esta juventud cubana,

Es la coraza temprana

De las futuras estrellas.

Ante las nuevas querellas

Van dando paso adelante,

Cada uno es comandante

De su propio regimiento,

Martí en el pensamiento

Y el enemigo que aguante.

 

Hay que salvar la cultura,

Es lo primero a salvar,

Dijo Fidel y hay que estar

Con el escudo a esa altura.

En momentos de fisura

Ante cualquier improperio,

Martí es virtud y misterio,

A nuestro lado camina,

Mira de lejos, se empina

Y su arenga es un salterio.

 

Toda Cuba es un Martí,

Desde niños lo sabemos,

Y juntos la defendemos

De San Antonio a Maisí.

Los  malnacidos que aquí

Se pliegan al enemigo,

Son vasallos del ombligo,

Sin cultura ni valores,

A su patria son traidores,

Yo los rechazo y maldigo.

 

Martí no vive escondido,

Ni apartado en un rincón,

Es paradigma y acción,

Es pueblo alegre y unido.

Libre, justo, agradecido

Y ofrece su mano franca,

Combate al que le arranca

Sus recursos y derechos,

Sin odio vence los trechos

Al son de la rosa blanca.

 

El enemigo se empeña

En denostar a Martí,

Pero no podrán aquí

Venir a quebrar su enseña.

Cuba es una firme peña

De heroísmo y dignidad,

Martí es unión y verdad

Por la justicia social,

Y el derecho universal

Al sol de la libertad.

 

Cuba lucha con fervor

Pese al arcaico bloqueo,

Del imperio burdo y feo

Por un futuro mejor.

Nos sobra fuerza y valor

Para cumplir el empeño,

Y hacer realidad el sueño

De los próceres de ayer,

Y cada cual pueda ser

Dueño del futuro, dueño.

 

Quien pretenda entrar aquí

En son de guerra le digo,

No habrá paz al enemigo,

Pero ni un tantito así…

De aquí saldrán por allí

Con el ánimo maltrecho,

Por violar nuestro derecho

Como un país soberano,

A decidir mano a mano

Y para todos provecho.

 

Este complejo escenario

Demanda unión y justicia

Para todos, cual primicia

Frente al hostil adversario.

El más vulgar mercenario

No puede hacerse valer,

Tenemos que defender

Los avances alcanzados,

Como los dignos legados

Y al pasado no volver.

 

El combate de Dos Ríos

Se hizo piedra, monumento,

A la obra y pensamiento

Del gigante de más bríos.

Bajo los copos sombríos

De los árboles del monte,

Cruzó por el horizonte

Como una estrella fugaz,

Martí no descansa en paz,

Es nuestro mayor arconte.

 

Fco. Javier Viamontes Correa

Embacuba Zambia,

13 de Mayo 2020.


La Cátedra Martiana de la UCR, la Municipalidad de Orotina y la Asociación Convergencia Martiana, recuerdan el 125 Aniversario de la muerte de José Martí en un acto simbólico en el Liceo José Martí y en el parque de Orotina. En las fotografías, la Coordinadora de la Cátedra José Martí UCR, Marjorie Jiménez Castro, el alcalde de Orotina Benjamín Rodríguez Vega, la presidenta de la Asociación Convergencia Martiana, Dulce Umanzor Alvarado y Fabián Méndez, comunicador y expresidente de la Asociación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica, Sede del Pacífico.
                                               
Con un saludo de paz y bien,                      
 
Dulce Umanzor Alvarado
Asociación Convergencia Martiana
Teléfono 8392-0152
—————-

Estimados colegas

Soy profesora de la Facultad de Ciencias Médicas de la povincia Las Tunas, la cual soy presidenta de la Asociación de la UNHC
mi familia y yo nos unimos a la convicatoria por los 125 años del natalicio del Apostol José Martí teniendo como iniciativa confeccionando el traje en homenaje a Martí, donde mi hija de 9 años Berenice Ruedas Tamayo escuela primaria Boris Luis Santa Coloma lleva el traje, ella es seguidora del pensamiento martiano, la cual es asociada a dicha organización, siente la muerte de Martí por la enseñanza que nos dejo como legado y para ella es un honor participar porquede esa manera ella lo honra ym familia tambien le enviamos saludos a todo el colectivo

Posted in Sin categoría | Leave a comment

El personaje más difícil de Damián

Damián Antonio Rodríguez ha cambiado mucho, pero su mirada, penetrante y melancólica, todavía reflejan la inocencia del personaje que interpretó hace casi una década en la película José Martí: El ojo del canario. Su voz grave no es ya la de un muchacho que transita hacia la adolescencia, y varios tatuajes le marcan el cuerpo. En cada oreja tiene un hueco, de esos que llaman expansiones, y de la nariz le cuelga una argolla plateada. Ahora tiene 25 años y resulta imposible reconocer, tras su barba y bigote, a aquel niño que encarnó al Pepe niño.
El joven que tengo delante recuerda como un momento clave de su vida el rodaje del largometraje dirigido por Fernando Pérez. ¿Cómo llegaste al filme?, ¿cuál fue tu experiencia durante el rodaje?, ¿por qué abandonas la actuación? Comenta Damián que antes de formar parte del elenco de la cinta, participó en “El cohete”, teleplay futurista dedicado al programa televisivo El Cuento.
Cuando cursaba octavo grado, cuenta, pertenecía a una compañía de magia de Santo Suárez y a un taller de títeres del municipio capitalino Arroyo Naranjo. Allí comenzaron sus inclinaciones artísticas. En esos y otros grupos de niños aficionados al arte, Fernando Pérez y su equipo, realizaron un casting para seleccionar a quien representaría a Pepe posteriormente. Los aspirantes no hicieron pruebas de actuación. Sin embargo, desarrollaron exámenes de vestuario, maquillaje y cámara, en las distintas locaciones donde se filmaría la película.
“Al principio, mi familia y yo pensábamos que me habían elegido para actuar de extra, tapar un hueco en la pared. Cuando Fernando Pérez nos dio la noticia fue una gran sorpresa. Todos estaban contentos con la idea de tener un actor en casa”, recuerda el joven. Para lograr el personaje, Rodríguez aprendió a escribir con las plumas características del siglo XIX, incluso llegó a imitar la caligrafía del más universal de los cubanos. También le enseñaron a montar a caballo sin silla, “al pelo”, como se dice en los campos de Cuba.
Entre risas rememora que durante la filmación de una de las tomas con el animal, se cayó al suelo, pues un músculo de la pierna se le tensó, debido a la cantidad de horas que estuvo sobre el caballo. “Por suerte fue solo un susto”. Cuando él llegaba a las filmaciones, el realizador le quitaba lo que tenía en los bolsillos: el teléfono, el paquete de cartas, los
utensilios para hacer trucos de magia. “Era muy intranquilo. Yo siempre me ponía a hacerle cuentos a todo el mundo. A veces Fernando me trancaba en un cuarto para que nadie me diera conversación. ¡Hasta la comida me llevaban allí!”
Después de finalizados los seis meses de grabación, la concepción de Damián con respecto al Maestro cambió en gran medida. “En la escuela te muestran a Martí como un hombre que no camina, vuela. Te lo enseñan como esa persona perfecta, pura e inocente.
Gracias a la preparación que recibí y a todos los lugares a los que me llevaron, aprendí que Martí era un ser humano igual a todos los demás, y que, de niño, en ocasiones, se portaba mal de la misma manera que lo hace el resto”.
Luego de terminar la película, estuvo un tiempo en la compañía El Hombrecito Verde. Continuó con su grupo de magia. Sin embargo, abandonó el mundo de la actuación a pesar de haber entrado en él por la puerta ancha.
-¿Por qué?
“Me frustré ya que no pude ingresar en la ENA (Escuela Nacional de Arte). Me faltaban veinte milésimas de promedio académico para poder hacer las pruebas de actitud ¡Veinte milésimas!. Lo mismo sucedió para entrar en Circuba”.
Actualmente, Damián estudia Veterinaria. Realiza incursiones momentáneas en la pintura urbana, los llamados grafitis. Ama ir con sus amigos a Las Terrazas, Pinar del Río, a practicar allí mountain bike, un deporte extremo que consiste en montar bicicleta en las
montañas, o como él mismo dice “tirarse de los barrancos”. Es padre soltero de un bebé de cuatro años que se llama igual que él. Reconoce que la experiencia de la paternidad fue muy difícil al principio. “Crío a mi niño yo solo desde que tiene un mes y medio de nacido, pero con el apoyo de mi familia, y en especial de mi mamá, he logrado salir adelante. Este es el papel más difícil e importante que he tenido que interpretar, y por suerte el personaje no acaba con un simple ¡corten!”.

*Estudiante del curso Grandes Periodistas (José Martí) que se imparte
en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (11na.
edición).

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Martí a través de los ojos del cineasta Fernando Pérez

Llegó como quien tiene que llegar, con gesto desenfadado y sonrisa sincera. En una posición juvenil, quizás para acercarse a nosotros o porque la sencillez es una de sus cualidades más visibles, se sentó en la mesa ignorando la silla que yacía frente a él.
Esta visita había sido deseada por todos los estudiantes que, como nosotros, decidieron redescubrir a José Martí cada miércoles en el último turno de clases. Por eso, muchos nos sentíamos dichosos aquella tarde pues, tras ocho años de lejanía, volvía a la Facultad de
Comunicación ese cineasta admirado e intrigante.
Con la bienvenida que sustituía la clásica e innecesaria presentación de nuestro invitado, comenzó la amena charla. Mientras los profesores rememoraban la visita anterior, algunos se dedicaban a tomar fotos como paparazzis, y otros ni siquiera nos atrevíamos a sostenerle la mirada. Aunque nunca se mostró pretencioso, le precedían los méritos y
popularidad de sus obras.
Un profesor, que había sido testigo como estudiante de la visita de Fernando a la Facultad de Comunicación en 2011, aconsejaba aprovechar al máximo la experiencia. Entre felices recuerdos de aquella vez, auguraba la posibilidad de saciar nuestras dudas. Pero ¿quién era ese realizador que tanto interés suscitaba en los amantes y estudiosos del Apóstol? A quedar prendados, aún más, de la mágica historia y personajes de la película José Martí: el ojo del canario, de 2011, nos convocaba aquella tarde Fernando Pérez.
El líder de los clandestinos dejó de esconderse detrás de la pared de las palabras y se presentó ante nosotros como lo que es: un martiano insumiso, que niega la perenne idealización del Maestro, que sigue al Martí de carne y hueso.
Nos vino a hablar específicamente de esa entrega cinematográfica, esa que es capaz de regalarnos una mirada diferente y novedosa del Martí que conocemos desde la primera enseñanza. Aunque el filme era el motivo de la charla, secretamente esperábamos más que un simple cine debate. Desentrañar las pasiones del autor era nuestro verdadero
deseo. Sin embargo, permanecen las ganas de redescubrir la etapa menos conocida del Apóstol: su infancia y juventud. El principal pretexto para hablar eran los sentimientos y convicciones que estuvieron presentes a la hora de rodar esta película más que de su guion, actuaciones, vestuarios o escenografía.
¿Por qué el joven Pepe?, nos preguntábamos todos en silencio. ¿Por qué no explorar en el filme la época que inmortalizó a Martí? Como si Fernando nos estuviera escuchando comentó emocionado que para él: “la personalidad martiana es tan compleja que resulta imposible exponer toda su grandeza en una película. Su infancia y adolescencia son las
etapas menos conocidas, y verdaderamente fueron las formadoras del germen de su verdad”.
Un momento clave de la conversación fue cuando aclaró que no venía solo como un apasionado del séptimo arte, sino como el profundo martiano que es. Entonces todos comprendimos el valor humano y patriotismo de este cubano al ofrecer su visión del Maestro. Una imagen fundamentada en su concepto de que: “Cada cubano tiene un
Martí, y el que me acompaña lo hace por una razón más emotiva que histórica”.
Nosotros mismos nos habíamos hecho esa pregunta varias veces. A varios los acompaña el Martí periodista, a otros el patriota. Pero algunos llevábamos en el pecho el mismo Apóstol que Fernando: el apasionado.
La mirada poética martiana nos llenaba más, tal vez, que otras dimensiones de su vida. Esa capacidad para no odiar, para mirar las cosas solamente con los ojos del corazón.
Aquella conversación, devenida entrevista y luego de nuevo íntima charla, fue de las más placenteras en nuestra corta vida en el Periodismo. Reafirmar que desacralizar a Martí no es un pecado, sino una bondad que nos regala al Apóstol en su inmensidad, fue, tal vez,
la mayor enseñanza que guardamos.
Sembrando en nuestras mentes de jóvenes periodistas el ferviente deseo de investigar más sobre esa etapa de la vida martiana, terminaba Fernando Pérez su intervención entre chistes y secretos sobre la realización del filme. Una foto grupal y la promesa de un pronto
regreso marcaron el adiós de nuestra conversación aquella tarde.

Los autores son estudiantes del curso Grandes Periodistas (José Martí) que se imparte
en la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana (11na
edición).

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Del legado martiano

En el 125 aniversario del fatídico momento en que José Martí cayó herido de muerte, en su primer combate armado de frente al enemigo, deben ponerse de relieve sus enormes aportes al pensamiento revolucionario cubano. En estas breves notas me referiré a algunos de los aspectos del legado martiano cuya vigencia ha de resaltarse en los momentos actuales.

El estudio de las ideas de José Martí no tiene como objetivo el desarrollo de habilidades pragmáticas para el uso de fragmentos o páginas de sus textos como apoyo justificativo de determinados hechos o criterios del presente. Debe conocerse profundamente el pensamiento del Maestro, valorar su permanencia, la proyección de aquellas concepciones que elaboró para su época y que la han transcendido; los principios que constituyen la base de su ideario, el dominio del método cognoscitivo que le permitió penetrar las realidades que lo rodeaban, así como su visión de la responsabilidad del hombre ante la sociedad. A la vez, ha de estudiarse su vida, pues en él se da la cualidad poco común de la correspondencia entre la prédica y la actuación: no sólo compartió los anhelos y logros de su pueblo, sino también sus angustias y carencias.

La legitimidad mayor de las ideas martianas se halla en su enraizamiento en la realidad continental y cubana, por haber surgido del conocimiento profundo de estas. En ninguna obra de un pensador de otra época aparece la descripción del mundo de hoy, de sus problemas y de las soluciones para estos. Sólo si somos capaces de establecer acertados análisis comparativos y tener en cuenta tanto las circunstancias diversas como los valores permanentes, con su estudio podremos lograr un acercamiento enriquecedor a los retos actuales, lo que  sería más difícil si los enfrentáramos desprovistos de lo que podemos considerar como un legado valorativo de generaciones anteriores.

Esta herencia intelectual puede contribuir a encontrar las claves del conocimiento del pasado y del presente, que no se hallan en leyes supuestamente universales, aplicables a cualquier realidad, sino en el estudio sistemático de ésta, para descubrir  las verdades e interpretarlas adecuadamente. El método ha de orientar las búsquedas y establecer los principios. Martí consideraba que debía llevarse a cabo el análisis de los factores reales del país: “Conocerlos basta,—sin  vendas ni ambages; porque el que pone de lado, por voluntad u olvido, una parte de la verdad, cae a la larga por la verdad que le faltó, que crece en la negligencia, y derriba lo que se levanta sin ella”. [Obras completas, La Habana, 1963-1973, tomo 6, página 18.]

El error, advirtió, podría generarse si, una vez conocidos los fenómenos, se pretendiera amoldarlos a esquemas prehechos, vía segura para el fracaso a mayor o menor plazo. De magnitud igualmente equivocada sería apelar a la imposición coercitiva, con negación del centro mismo del proyecto martiano, el hombre. El bienestar de éste no debe esgrimirse como pretexto para actuar contra la naturaleza humana. No es con una “concepción celeste del mundo” [OC, 2, 76] como pueden hallarse las soluciones al hambre, la incultura y el atraso económico. Hay que “apearse de la fantasía” y “echar pie a tierra con la patria revuelta”, [OC, 3, 140] pues se actúa con personas diversas, cuyas aspiraciones no son el logro de una situación paradisíaca, sino de una sociedad donde impere la justicia social, y ésta ha de presentarse como alcanzable. Imperfecta, pero posible.

La sabiduría radica en comprender el mundo actual. El proyecto de emancipación humana no se halla en el escape ilusorio ante las nuevas condiciones, sino en el enfrentamiento a sus aspectos negativos. La historia no se detiene en ningún punto de negación, ni el género humano es presa de un retorno cíclico, como pretenden hacer creer quienes optan, consciente o inconscientemente, por un inmovilismo paralizante que les garantice la permanencia estática de lo existente, sin comprender que las fuerzas sociales de un país no pueden hallarse eternamente entre límites prehechos, y que de no encauzarse hacia la satisfacción de los intereses y necesidades legítimas de las mayorías populares, estas hallan el modo de lograrla y, en ausencia de una adecuada dirección, podrían actuar en detrimento del bien patrio. No cabe una excesiva idealización de las potencialidades humanas, sobre lo que Martí advirtió: “los pueblos no están hechos de los hombres como debieran ser, sino de los hombres como son. Y las revoluciones no triunfan, y los pueblos no se mejoran si aguardan a que la naturaleza humana cambie”. [OC, 2, 62]

El hombre es el gestor, el actor y el beneficiario de la revolución a que aspiraba para su país. Advirtió que la dicha futura de Cuba se encontrará “en el pleno goce individual de los derechos legítimos del hombre”; [OC, 3, 139] que la República ha de tener “por base el carácter entero de cada uno de sus hijos, el hábito de trabajar con sus manos y pensar por sí propio”, [OC, 4, 270] lo que para él constituía no sólo un derecho, sino un deber: “El primer deber de un hombre es pensar por sí mismo”. [OC, 19, 381]

Para el dirigente político que llamaba a su pueblo a una guerra de liberación nacional contra un poder absoluto, intransigente, antidemocrático, no bastaba con formar combatientes para las batallas que se librarían con fusiles, sino para los enfrentamientos ideológicos que tendrían lugar antes, durante y después de la contienda. “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento”. [OC, 4, 121] Expuestas cuando ya había comenzado la guerra de independencia, estas palabras dan la medida de la importancia concedida por Martí a la labor del enemigo en su aspiración de ganar para sí las conciencias de los indecisos y los débiles, los confundidos y las vacilantes, y de generar confusión en las filas de los revolucionarios. A esta forma peculiar del plan de batalla del contrario había de contestarse ¾ha de responderse, siempre¾ con la exposición sincera y franca de la verdad, sin ambages, de modo que cada ciudadano asuma la defensa del proyecto común, de todos, como un acto consciente, no como acatamiento sumiso, único modo de lograr que cada patriota, donde quiera que se encuentre, aislado o como parte de un conglomerado menor o mayor, sea capaz de desplegar la lucha por la vida frente a quienes pretendan aniquilar la existencia de la nación.

De este modo, haciendo válido el legado martiano, la obra mayor del pueblo cubano crecerá sobre bases sólidas.

Posted in Sin categoría | Leave a comment