Eduardo Torres Cuevas: Más que repetir lo que dijo Martí, hay que escucharlo

Más importante que repetir lo que dijo Martí, es escucharlo, aseguró el Doctor en Ciencias Eduardo Torres Cuevas, director de la Oficina del Programa Martiano y Presidente de la Sociedad Cultural José Martí, en una de las actividades finales del XII Congreso Internacional de Educación Superior, Universidad 2020.

En el panel Martí, el Ché y Fidel. La universidad y el desarrollo sostenible, el reconocido intelectual hizo una explicación de cómo José Martí es heredero de una tradición de lucha, y que esa concepción se nutrió del encuentro del Héroe Nacional con la universidad y América Latina.

Insistió en que el más universal de los cubanos descubrió al continente americano desde sus propias enseñanzas, teniendo en cuenta la universalidad de la región, por la confluencia de varios pueblos y culturas que se sintetizaron en la identidad latinoamericana.

Torres Cuevas significó en el capitalino Palacio de Convenciones el sentido universal del pensamiento martiano, para quien “patria es humanidad”, “no el amor ridículo a la tierra, donde nacemos y donde estamos más obligados”.

Dijo también que ese conocimiento hizo que Martí rompiera con todo lo establecido y presentara un nuevo proyecto de sociedad, la República, “con todos y para el bien de todos”, donde debe cuajar el descubrimiento de los pueblos de América, y buscar las singularidades de cada realidad.Cuba, Martí, Eduardo Torres Cuevas,
La preparación para esa nueva sociedad solo es posible a través de la educación; la universidad para cambiar la sociedad colonial, esclavista, discriminatoria, desde el elemento cultural, apuntó.

En tal sentido, y acercando su ponencia a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, tema central de Universidad 2020, refirió la necesidad de que los países encuentren en las casas de altos estudios un apoyo, una línea científica y resultados, entendiendo que la “universidad es la esencia de los estudios para la transformación”.

En el panel también intervino José Luis García Rivas, asesor del ministro de Educación Superior de Cuba, quien explicó que Ernesto Guevara de la Serna, mejor conocido como el Che, fue precursor de la vinculación entre la ciencia y la técnica en la mayor de las Antillas.

Habló de un Che culto, revolucionario, conocedor de la Reforma de Córdoba, que entendía la necesidad de que los jóvenes conocieran las Matemáticas, y que debía existir una enseñanza universitaria vinculada con la práctica industrial, para poder operar y resolver problemas.

Juan Vela Valdés, ex ministro de Educación Superior, tuvo a su cargo una disertación sobre cómo el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, al emprender transformaciones de todo tipo en Cuba, contribuía en una Agenda, la 2030, que para ese entonces ni se pensaba.

Recordó que en el alegato de autodefensa, que terminó siendo el documento programático de la Revolución, La historia me absolverá, Fidel denunció problemas globales como la pobreza, el hambre, la ignorancia, el desempleo y las limitaciones para acceder a los servicios de salud.

Enfatizó en los logros mostrados por la mayor de las Antillas en estos 61 años, entre ellos el ser la nación con más avances respecto a la lucha contra la desnutrición, con conquistas en la protección alimentaria a grupos vulnerables, haber erradicado más de 10 enfermedades, y mantener una baja mortalidad infantil.

En breve, concluirá Universidad 2020, una cita que convocó en La Habana a expertos y estudiosos de unos 45 países para hablar sobre cómo las casas de altos estudios pueden contribuir en la construcción de un mundo mejor.

Tomado de: http://www.acn.cu

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Conferencia sobre el pensamiento del patriota cubano José Martí en el Teatro Rubén Darío

En el marco del primer Festival Internacional de las Artes Rubén Darío, el maestro y doctor en ciencias históricas de Cuba, Pedro Pablo Rodríguez López ofreció una conferencia sobre el pensamiento del patriota cubano José Martí.

La conferencia magistral se desarrolló en el Salón de los Cristales del Teatro Nacional Rubén Darío donde el investigador delineó por casi una hora el pensamiento martiano y la conexión literaria y humanista que el patriota cubano tuvo con el poeta Rubén Darío.

Rodríguez López también miembro de la Academia de Ciencias de Cuba actualmente labora en el Centro de Estudios Martianos donde se desempeñó como vicedirector de investigaciones hasta 1995 y actualmente ocupa la dirección general de la edición crítica de las obras completas de José Martí.

El intelectual y periodista cubano calificó de oportuno que su conferencia magistral tuviera a su lado dos gigantescos cuadros con las imágenes del poeta Rubén Darío y el general de Hombres Libres Augusto C. Sandino que están en el salón de Los Cristales.

Rodríguez López aseguró que Sandino fue un hombre martiano porque él al igual que José Martí lucharon por la soberanía de ambos pueblos (Cuba y Nicaragua).

El historiador cubano también hizo referencia al libro Los Raros escrito por Rubén donde comenzó a llamarle modernistas a esos escritores de su época que estaban escribiendo de una manera diferente la literatura de la lengua española.

El expositor dio lectura a los que Rubén escribió en ese libro sobre José Martí, tanto en lo físico y lo espiritual y dice: “era Martí de temperamento nervioso, delgado, de ojos vivaces y bondadoso…”

Reconoció Darío que Martí era un gran orador que arrastraba muchedumbres y su vida fue un combate y era muy cortés con las damas. Su cultura era proverbial, su obra intacta y cristalina y quien se acercó a él se retiró queriéndolo, indicó el historiador cubano.

Recordó el investigador que Martí se levantó en armas el 24 de febrero de 1895 guerra que terminó con el colonialismo español en Cuba. Esa guerra fue organizada por Martí desde las inmigraciones y con un vasto aparato conspirativo.

Martí tras desembarcar en Cuba se unió a la guerra en la que encontró la muerte en el primer combate el 19 de mayo de 1895.

Martí creó el Partido Revolucionario Cubano (fuera de Cuba) ya que proclamaba la independencia mediante la lucha armada, “porque a juicio de Martí la guerra era necesaria porque España no daba ninguna salida a los problemas del país”.

Resaltó el investigar una frase de Martí quien en una carta dijo “yo convoqué a la guerra y mi deber es estar al frente de ella”. Aquí hubo un principio ético monumental, añadió el intelectual cubano durante su conferencia magistral.

Tomado de: https://www.el19digital.com

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Homenaje de respeto y admiración a la doctora Ana Cairo Ballester

Homenaje de respeto y admiración a la memoria de la inolvidable profesora universitaria doctora Ana Cairo Ballester tributó un grupo de académicos integrantes del panel de exposiciones temáticas Aniversario 125 del inicio de la Guerra de Independencia en Cuba en la sede del Centro de Estudios Martianos (CEM), dentro del marco de la XXIX Feria Internacional del Libro de La Habana.

Los doctores Marlene Vázquez Pérez, directora del CEM; María Elena Capó Ortega, Ricardo Hernández Otero, y la joven licenciada Mariana Pérez Ruiz, resaltaron la labor honesta y digna que, durante años, caracterizó a la recordada Profesora.

En su intervención, la Directora del CEM dedicó palabras sentidas a Cairo Ballester –fallecida en abril de 2019–, su incalculable aporte a la Cultura nacional, a la Historia de Cuba, “de la cual fue una apasionada, y a quien le estamos agradecidos como pilar de la Cultura nacional, como patriota convencida que no se dejaba tentar a la consigna vacía, y para quien Cuba era una cuestión de sentimiento y de esfuerzo y heroísmo cotidiano (…) Todavía hoy pueden existir saberes enciclopédicos cuando ello se basa en el trabajo, en la consagración, en el espíritu inquisitivo y en la vocación de servicio al prójimo. Cada una de sus clases era una obra única de investigación que, de haberse concretado en letra impresa, hubiera dejado muchos más volúmenes”.

Muy sentidas a su memoria resultaron también las palabras de la doctora María Elena Capó Ortega, profesora de la Universidad Agraria de La Habana, destacó en la homenajeada que “vivió tal como murió sin privilegios ni prebendas, humildemente (…) La doctora Cairo tenía mucho aún que aportar a nuestra Cultura, desde los múltiples ámbitos donde desplegó su incansable y rigurosa labor de investigación y difusión de la Cultura nacional. Reconocida dentro y fuera de la Isla, fue una de las más agudas analistas de las letras, la historia y la sociedad insulares, la que hizo de su labor como profesora universitaria un verdadero sacerdocio; una labor ecuménica y nunca sectaria”.

El investigador de la Literatura cubana Ricardo Hernández Otero, de la Editorial Nuevo Milenio, colega y amigo de Cairo Ballester, expresó que “si el único acervo cultural y aporte pedagógico a la Cultura nacional, por la Profesora e Investigadora fueran tan sólo sus ocho volúmenes de letras, cultura en Cuba, publicados por la Editorial Pueblo y Educación, ya tendría asegurado un sitial emanado dentro de la Historia de la Cultura nacional. Pero sus aportes fueron mayores, a partir de sus aportes y producción dentro y fuera del  país recogidos referencialmente en Fichas para una Bibliografía de Ana Cairo Ballester, y que hasta la fecha concentran 200 fichas entre libros propios, compilaciones, trabajos en revistas especializadas, prólogos…etc.

El investigador y editor Hernández Otero, dijo que se preparan dos volúmenes contentivos de la obra de la también Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas, de los cuales es compilador.

Uno de ellos, recoge los trabajos literarios de Ana Cairo aparecidos en revistas, periódicos…en publicaciones periódicas en general que titulé Letras. Cultura en Cuba: Estudios críticos. El otro volumen,  lo titulé La actitud intelectual ante la Colonia y la República neocolonial, donde ella plantea posiciones y quehacer permanente de la intelectualidad cubana ante los problemas de la colonia y luego ante los problemas de la república neocolonial. Cada volumen, por supuesto, incluye secciones propias, un texto de presentación, algún texto acompañante –uno de ellos lo acompañan palabras del doctor Pedro Pablo Rodríguez López y, en otro, del historiador Juan Valdés Paz. Finalmente, incluyen ambos una cronología actualizada, entre otros elementos, al igual que una misiva del intelectual y revolucionario cubano Juan Marinello.

Por su parte, la joven discípula de la homenajeada, licenciada Mariana Pérez Ruiz –quien hoy labora en el CEM–, hizo trascender, muy conmovida en sus palabras, en  la metodología pedagógica de Cairo Ballester y, en especial, “en su pasión hacia nuestro Héroe Nacional, al darnos a conocer en sus clases a un hombre concebido a partir de sus pasiones, angustias, miedos, amores, desamores, flaquezas, complejos e insólita sensibilidad. También conocimos al periodista, al filósofo, al antropólogo, al poeta, al pedagogo, al teólogo, al pensador en su mayor alcance que anidaban en él (…) Nos alentaba a conocerlo a través de la lectura individual de su obra y vida”.

Finalmente, y para quien escribe estas notas tres características fundamentales podrían ejemplificar a la vida y la obra de la profesora Ana Cairo Ballester: sapiencia, dignidad y Cubanidad.

Tomado de: http://cubarte.cult.cu

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Dedican a Costa Rica jornada de la FIL 2020 en el Centro de Estudios Martianos.

Cita memorable y solidaria la acontecida en la sede del Centro de Estudios Martianos (CEM) en el marco de la 29 Feria Internacional del Libro de La Habana,  con la presentación de varias publicaciones de autores costarricenses editados por la Universidad Nacional de Costa Rica.

Para tal objetivo fue constituido un panel de connotados académicos del CEM y del alto centro de estudios de la nación centroamericana, conformado en dos tiempos de análisis y discusión. El primero, versó sobre el tema Cien años de la revista Repertorio Americano. Cuba y la cultura cubana en sus páginas. Para su exposición se contó con la presencia de la profesora costarricense Msc. Marybel Soto-Ramírez; la doctora Marlene Vázquez Pérez, directora del CEM, y el investigador, ensayista y periodista doctor Mauricio Núñez Rodríguez, a quien le fue otorgado el Premio Alejo Carpentier.

Al efectuar una intervención bastante pormenorizada sobre la presencia del Héroe Nacional de Cuba en Costa Rica, la Dra. Vázquez  rememoró que:

(…) entre el cinco y el 18 de julio de 1894, Martí visitó Costa Rica por segunda y última vez. Su contacto con la intelectualidad de ese país ya se había acentuado desde su primera estancia un año antes. El seis de julio de 1893 visitó el hogar de la familia García Monge e impresionó de tal modo al niño Joaquín que éste más tarde le dedicaría la vida a la difusión y estudio de los ideales martianos y al servicio de la cultura latinoamericana. Hoy, a más de 125 años de aquella despedida, la huella martiana en la cultura costarricense se fortalece día a día y gana cada vez más seguidores.

Destacó seguidamente que García Monge sería el propiciador por excelencia de ese diálogo intercultural pues su revista, Repertorio Americano, aparecida entre 1919 y 1958, de propósito americanista y universal, dedicaría espacio privilegiado a la obra martiana al igual que a la presencia de otras zonas de la producción intelectual de la Isla, y a una generación de legado vanguardista que vivificaba en palabras y acciones la obra de Martí.

Así, y a lo largo del tiempo, en dicha revista se hallan colaboraciones de prestigiosas figuras de la intelectualidad cubana como Alejo Carpentier, Dulce María Loynaz, Emilio Roig de Leuschering, Jorge Mañach y Enrique José Varona, entre otros muchos.

Igualmente y, al realizar un análisis sobre los Cien años de la revista Repertorio Americano, la directora del Instituto de Estudios Latinoamericanos(IDELA) Marybel Soto-Ramírez resaltó:

(…) la presencia de los escritos de José Martí como colaborador en la revista Repertorio Americano –como fueron entre otros sus Versos Sencillos–, estableció una comunión muy especial entre los pueblos de América, además de plantear temas como los de la unidad americana, la cultura entre nuestros pueblos como forma de reunión y, a partir de ella, generar una construcción política.

Martí en sus escritos alude a la igualdad entre los pueblos, de lo nuestro-americano, para tener una profunda comunión espiritual y humana para, de esta forma, crear y sostener espacios de soberanía entre todos los pueblos americanos.

Soto-Ramírez presentó también como «Novedades actuales de la editorial de la Universidad Nacional de Costa Rica», la revista Temas de Nuestra América, perteneciente a la institución que dirige, en la que se editan trabajos de intelectuales de renombre universal. Así tenemos: Repertorio Americano, Temas de Nuestra América y Derechos humanos en América Latina. Al mismo tiempo realizamos la coordinación de 23  revistas académicas.

Por su parte, el doctor Mauricio Núñez Rodríguez hizo hincapié no solo en las publicaciones impresas –incluidas de corte literario–, que edita la Universidad Nacional de Costa Rica, sino también las configuradas on line o digitales: «(…) lo que constituye un gran mérito de ese centro relacionado con el estudio y las investigaciones de la Historia de este continente. En Cuba, ambos soportes forman parte del amplísimo espectro de publicaciones de la Biblioteca Nacional José Martí y del CEM».

A continuación, el académico cubano realizó la presentación de dos novelas de la autoría del investigador y profesor Miguel Calderón Fernández, tituladas: Muertos que nunca mueren, cuya edición ý publicación partió de ese centro de estudios, y La Mansión, de la Editorial Kamuk, Asociación de Escritores y Editores de Pérez Zeledón.

La Mansión, en específico, aborda momentos y anécdotas de la vida social y personal de nuestro Titán de Bronce, Antonio Maceo, y su estancia en la península de Nicoya, en Costa Rica. Una porción de tierra separada de Costa Rica por la desembocadura del río Tempisque y el mismo golfo. Ciento cincuenta kilómetros de litoral era suficiente espacio para hacer sentir a los nuevos habitantes –emigrantes cubanos, entre ellos–, como en su propia tierra: «Aún se sentía la energía del cacique Nicoa, que a la llegada de los españoles se le adaptó el nombre castellano de Nicoya, denominación para esa tierra de amable cordialidad con las emigraciones chorotegas y cubanas».

Finalmente y para clausurar el primer tiempo de este encuentro, el doctor Marco Vinicio Vargas Carranza, cónsul de la Embajada de Costa Rica en la Isla, expresó:

No podemos pensar en la integración de la América Latina sin Cuba y sin el Caribe. Tenemos un encuentro de ideas y de corrientes que confluyen en una sola cosa: en nuestro desarrollo y realización humana. Los momentos que vivimos son muy difíciles; son momentos que requieren de nuestra seriedad y, particularmente, de nuestra seriedad espiritual. No podemos separarnos de esta propuesta martiana. Debemos encontrar básicamente la postura del autocontrol; no vale la pena la violencia. Vivimos momentos que reclaman un diálogo entre todos, del mundo, y América Latina ha de ser el espacio donde este diálogo se realice, al ser una sociedad diversa; es así como ha existido desde siempre, una sociedad donde confluyen los blancos, los negros, los mulatos, los europeos, los indígenas…Y todos, llevamos esta sangre. Los invito, como ser humano, a que sigamos trabajando con ahínco desde dondequiera que estemos, por nuestro mejoramiento personal y humano.

Tomado de: www.cubaliteraria.cu

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Nueva propuesta de Criterios

Es un privilegio para la cultura cubana y latinoamericana que en esta zona del mundo exista un proyecto como Criterios, dedicado a la divulgación en habla hispana del pensamiento teórico-cultural más actualizado y significativo que se origina en otras lenguas. Su labor de varias décadas se materializa, no solo a través de la publicación de títulos de sobrada estima, sino también por eventos internacionales que auspició y las sistemáticas conferencias que organizó en la voz de figuras internacionales claves en sus respectivas especialidades que visitaron la Isla gracias al incansable empeño del investigador, traductor y crítico cultural Desiderio Navarro.

Criterios, que en sus inicios fue solo una revista, actualmente es un Centro Teórico y Cultural radicado en el noveno piso del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC) enclavado en la avenida más céntrica de la capital cubana, la calle 23. Además de publicar la revista homónima, posee una colección que brinda antologías representativas de la obra de un autor, país o problemáticas teóricas específicas de interés meridiano para estudiantes, profesores y estudiosos de las más diversas manifestaciones artísticas y culturales para los cuales sus textos se han convertido en consulta obligada desde hace más de una década.

Criterios es una propuesta emblemática cuando de estudios teóricos y metodológicos se hable en todo el mundo hispanohablante en torno al arte y la cultura. Esa es una de las múltiples razones por la que acercarnos a una de sus ediciones resulta siempre una experiencia enriquecedora.

Los herederos del notable intelectual cubano continúan este loable proyecto con la estrecha colaboración de la Dra. Margarita Mateo Palmer y del investigador y crítico Modesto Milanés.

El martes 18 de febrero a las 3:00 pm en la biblioteca Salvador Redonet del Centro Criterios se presentará el volumen Árbol del mundo. Diccionario de imágenes, símbolos y términos mitológicos con las palabras de la Dra. Margarita Mateo Palmer.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Desarrollado el panel “125 aniversario de la caída en combate de José Martí”

Dentro del programa de la Feria Internacional del Libro en el Centro de Estudios Martianos se desarrolló el panel “125 aniversario de la caída en combate de José Martí”. La poeta y ensayista Caridad Atencio Mendoza inició el mismo analizando la recepción de los Diarios de campaña en el libro Lo cubano en la poesía de Cintio Vitier.
Posteriormente el Lic. David Leyva González narró el conflicto entre el pintor Esteban Valderrama y el crítico Bernardo G. Barros que culminó con la destrucción del lienzo de 1918 “Muerte de Martí”. Las palabras finales del panel estuvieron a cargo de la  investigadora Mayra Beatriz Martínez, quien acaba de rescatar las imágenes de la
primera expedición que reedita la ruta Gómez-Martí de Playitas de Cajobabo a Dos Ríos, la cual fue dirigida por Arturo Carricarte en 1922. Mayra Beatriz propuso, además, publicar para 2022 una edición ilustrada de los diarios martianos empleándose como complemento este valioso material fotográfico, donado recientemente al CEM por el profesor Jorge Juan Lozano, uno de los más apasionados y lúcidos oradores en torno a la vida y obra de José Martí.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Dedica Boloña a José Martí jornada en Feria del libro de La Habana

A José Martí, el más universal de los cubanos, consagró Ediciones Boloña la jornada de este lunes en la XXIX Feria Internacional del Libro de La Habana (FIL), con las presentaciones de obras de La Edad de Oro y el volumen Museo Casa Natal de José Martí. 1925-2020.

Los títulos de “El Padre de las Casas”, “Las ruinas indias”, “Tres héroes” y “Bebé y el señor don Pomposo” fueron adaptados por el sello de la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHCH) al sistema de Lectura Fácil, método novedoso  que facilita la comprensión de los textos, apoyado en ilustraciones y glosario de términos, con los cuales se estrena una nueva colección de Boloña.

Mientras, Museo Casa Natal… expone la historia, colecciones y desempeño sociocultural de esa institución patrimonial, pionera en la promoción del patrimonio del Apóstol de la independencia cubana. Con 95 años de quehacer intenso y fecundo, la casita de la calle Paula es un sitio entrañable de culto simbólico.

Asimismo, Boloña puso a consideración de los lectores una compilación de los tres más recientes números del boletín digital El sincopado habanero, a cargo de un equipo del Gabinete de Patrimonio Musical Esteban Salas.

En su presentación, el editor general de Opus Habana, Argel Calcines, afirmó que El sincopado…, nacido en 2016, es un desprendimiento de esta revista, y que “no ha perdido su carácter de testimonio”.

También se dio a conocer El anarquista elegante, de Alessandro Senatore, fruto del quehacer investigativo de este italiano, de Nápoles, defensor de la identidad mediterránea y latina, y fundador del Instituto de Cooperación y Desarrollo Italia-Cuba.

Con cuatro ediciones en Italia, el volumen se presentó, en su primera versión en castellano. Al título se le incorporaron fotografías atesoradas por la Fototeca y el Archivo Histórico de la OHCH.

Ferrara tuvo muchas sombras, pero también arrojó algunas luces a esa república que un grupo de patriotas trató de diseñar como pudieron, indicó el director de Boloña, Mario Cremata.

Abogado y polemista, ocupó notables cargos hasta convertirse en secretario de Estado durante la presidencia del dictador Gerardo Machado. Participó en los debates de la Constituyente de 1940 y ha sido considerado como una de las figuras más polémicas de la historia en la Isla caribeña.

Boloña irrumpió el viernes 7 de febrero en la 29 Feria Internacional del Libro de La Habana (FIL), con la presentación especial del calendario institucional 2020 y el estuche de postales “Rostros de la nación”. La portada del almanaque reproduce la figura de José Julián Martí y Pérez, y le siguen otros 12 retratos de ilustres personalidades, que tuvieron una actitud digna en la historia de Cuba.

Como parte de su primera jornada, en la propia galería de La Villena, se inauguró la muestra Capital, del artista Adán Iglesias Toledo, que reúne fotografías de Heriberto González Brito. Estos autores dejaron el testimonio gráfico del eclecticismo que encuentra el caminante al entrar en La Habana; todo ello, con el empleo de viñetas de la Imprenta de Marina de la propiedad de Don José Severino Boloña.

Tomado de: http://www.radiociudadhabana.icrt.cu

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Orden Carlos J. Finlay al Centro de Estudios Martianos

La más alta distinción  que otorga el estado cubano a propuesta del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) fue otorgada al CEM en acto solemne efectuado en  el Palacio  de las Convenciones de La Habana el   3 de febrero.  La directora de la institución, Dra. Marlene Vázquez Pérez, recibió la medalla acreditativa de manos de Inés María Chapman Waugh, viceprimera ministra de Cuba.  Se reconoce así,  bajo el nombre del destacado científico cubano, el muy relevante trabajo  de este centro de investigación del Ministerio de Cultura fundado en 1977 que atesora la documentación original de José Marti, y ejecuta diversas investigaciones y estudios acerca de su vida y su obra, con más de doscientas publicaciones, entre ellas un Anuario y la edición crítica de las Obras completas del Maestro, y que se encarga de promover dentro y fuera del país su vida, su obra y su pensamiento.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Premio Alejo Carpentier a investigador Mauricio Núñez por ensayo sobre José Martí

Recibió el premio Alejo Carpentier de Ensayo  el Dr. Mauricio Núñez Rodríguez. La ceremonia tuvo lugar en la sala Nicolás Guillén de la Fortaleza de La Cabaña, en el contexto de la 29 Feria Internacional del Libro de La Habana.
Mauricio Núñez es actualmente Subdirector de Promoción y Relaciones Internacionales  del Centro de Estudios Martianos y su libro ganador: Silencios y recepciones: la novela de Martí es el fruto de años de investigación para demostrar los conocimientos narrativos de nuestro Héroe Nacional y los valores lirerarios de sus cuentos y  novela.
El manuscrito  premiado,  junto a la anterior edición crítica de Lucía Jerez son dos de los principales aportes de este investigador a la bibliografía martiana. Al recoger el galardón, recordó a la Dra. Ana Cairo Ballester, quien fuera comentarista de su tesis doctoral y a quien está dedicada esta feria del libro.
Cuando el libro sea publicado el lector podrá tener una análisis pormenorizado de esa afición martiana por contar historias. Desde la primera titulada Castillo hasta las últimas insertas en sus Diarios de campaña, aunque, el centro del estudio es la novela de 1885, titulada inicialmente Amistad funesta, y luego Lucía Jerez.
Muchas felicidades a este investigador por su constancia y entrega y los deseos que siga aportando nuevos estudios y lecturas a la obra martiana.
Posted in Sin categoría | Leave a comment

Los Pinkerton ayudaron a España contra la independencia de Cuba

España invirtió una pequeña fortuna en detectives privados para seguir los pasos del escritor y político José Martí (1853-1895) durante su exilio de 1880 en Nueva York. Las Cuentas de gastos de vigilancia de la legación española en Washington ofrecen un pormenorizado resumen de las sumas que las autoridades diplomáticas pagaron a la mítica agencia Pinkerton. El objetivo era controlar al padre de la independencia cubana y futuro mártir de la guerra contra la metrópoli.

El historiador francés Paul Estrade, de 84 años y gran especialista en América, fue uno de los primeros académicos que llamó la atención sobre este capítulo semiolvidado. Lo hizo en el artículo La Pinkerton contra Martí , publicado en el anuario de 1978 del Centro de Estudios Martianos (Martianos, sí, de Martí). Su trabajo detallaba incluso el número de botellas de vino (23) que compró el detective que vigiló al líder cubano entre el 21 de abril y el 22 de agosto de 1880. Ahora un estudioso español ha recuperado esta historia en un contexto mucho más ambicioso.

Ese estudioso es José Luis Ibáñez Ridao, que acaba de publicar una obra canónica sobre el nacimiento de la investigación privada, Todo lo oye, todo lo ve, todo lo sabe: la extraordinaria aventura de los primeros detectives (Espasa). Los amantes de la radio conocen sobradamente a este autor. En Onda Cero es “nuestro hombre de los libros”. Crítico literario, bibliófilo, conferenciante y coordinador de clubs de lectura, además de guionista y escritor, a partir de ahora será también el biógrafo de los Sherlock Holmes españoles.

Ibáñez Ridao se enamoró del mundo de la investigación privada mientras se documentaba para sus dos primeras novelas, de género negro y ambientadas en los días previos a la Guerra Civil: Nadie debería matar en otoño (del 2003) y También mueren ángeles en primavera (del 2009). Entonces descubrió que las aventuras de ficción de su hijo literario, el detective Toni Ferrer, no tenían nada que envidiar a las de los pioneros de carne y hueso. Y a las de las pioneras…

De hecho, esta fue una de las primeras profesiones liberales a las que pudieron acceder las españolas. Las mujeres ya ejercían esta actividad en 1914, es decir, 75 años antes de la primera promoción femenina del Cuerpo Nacional de Policía. ¡Pero era tan poco lo que se sabía de esos primeros tiempos! Ibáñez Ridao se propuso saldar una deuda y lo ha hecho ahora con un ensayo que rellena una importante laguna cultural, en especial desde la Restauración a la Segunda República.

El título de su libro, que se lee como una novela, es un guiño al lema de uno de aquellos precursores, el barcelonés Antonio Romero, que en 1910 se publicitaba con una rimbombante hipérbole: “Todo lo oye, de todo se entera, todo lo sabe”. El estudio no se centra sólo en personajes españoles, sino también en figuras legendarias como el francés Eugène-François Vidocq (1775-1857) o el estadounidense Allan Pinkerton (1819-1884), detective y padre de detectives, y patriarca de una estirpe que comenzó vigilando trenes y persiguiendo a forajidos del Oeste.

Rastrear los inicios del oficio supone un apasionante viaje en el tiempo y permite hacer increíbles redescubrimientos. ¿Por qué la heroína se llama así? ¿Y de dónde viene el nombre de sereno? A finales del siglo XIX, recuerda el autor, la morfina se vendía en las boticas. Y también la heroína, que “la farmacéutica Bayer bautizó así porque la empezó a vender como un remedio heroico contra la tos y la diarrea”. En aquella época el jarabe de heroína se recetaba como un potente “antitusivo infantil”.

Los serenos, antecesores caseros de los vigilantes de seguridad y de los detectives, recorrían de noche las calles que les tenían asignadas para evitar robos. Mientras lo hacían, de tanto en tanto, pregonaban la hora y el estado del tiempo. Como la mayoría de las noches no llovía, su grito habitual era: “Las doce (o la hora que fuese)… y sereno”, de ahí la denominación. La lectura de Todo lo oye, todo lo ve, todo lo sabe depara muchas sorpresas como esta. Pero el espionaje del que fue víctima José Martí es sin duda una de las más curiosas.

Antes de que la isla consiguiera la independencia, España y Cuba libraron tres guerras. La primera fue la de los Diez Años, de 1868 a 1878. Y la segunda, de 1879 a 1880, la guerra Chiquita (un adjetivo sorprendente para una guerra). Aunque el imperio español agonizaba, obtuvo la victoria. Numerosos patriotas cubanos fueron desterrados o se exiliaron. El principal, José Martí, se estableció junto a su esposa y su hijo de 15 meses en Nueva York. Era 1880 y la familia Martí vivía en una humilde pensión.

Poco después otro huésped se alojó en el establecimiento. Sólo conocemos sus iniciales, E.S. El recién llegado trabó amistad enseguida con los Martí y con otros exiliados. Regalaba golosinas a sus hijos y muchas veces se presentaba a la cena con una botella de vino para agasajar a José Martí y al resto de comensales. Lo hacía en realidad “en busca de información”, como consta en el Archivo Histórico Nacional de España, que atesora en Madrid numerosa documentación institucional.

Como señaló en su día Paul Estrade y recuerda ahora José Luis Ibáñez Ridao, ferviente admirador de su trabajo, el tal E.S. era un investigador privado. Estaba en la plantilla de la Pinkerton’s National Detective Agency,y su misión consistía en convertirse en la sombra del líder cubano. La embajada española en Washington y el consulado español en Nueva York, que ya habían recurrido a los detectives en otras ocasiones, no sólo contrataron esta empresa. También pidieron ayuda a una firma neoyorquina más modesta, la Davie’s Detective Agency.

Sin embargo, la mayor parte de los encargos –y de los beneficios– fueron para la agencia Pinkerton, que utilizó a más de 25 personas en los seguimientos a ciudadanos cubanos. Y a siete sólo para José Martí, responsable del Comité Revolucionario Cubano, un organismo que repartía propaganda, recaudaba fondos y compraba armas para la causa. El espía que llegó a tener un trato más cercano con él fue E.S. con mucha diferencia. Las iniciales de quienes le tomaron el relevo en algún momento u otro eran J.P., C.B.D., F.J.P., D.B., C.K.E. y N.A.P.

El misterioso E.S. dejó un pormenorizado recuento de sus gastos, como era obligatorio en su empresa, que luego incluía el documento en la factura que entregaba al cliente. La agencia Pinkerton enviaba cada mes sus notas de gastos al consulado de Nueva York. Así sabemos, por ejemplo, el precio de las 23 botellas de vino que su hombre compró en la pensión: 75 centavos cada una. También sabemos que se gastó otros 20 centavos en dulces para el hijo de los Martí y los de otros matrimonios.

Las facturas eran reenviadas posteriormente por el consulado a la embajada, que las hacía llegar al ministerio de Ultramar y al de Estado (Asuntos Exteriores). Por eso están en el Archivo Histórico Nacional. Cualquier estratagema valía para ganarse la confianza de los espiados. E.S. llegó a contratar a una colaboradora para que recibiera clases particulares de castellano de José Martí y de su esposa. El depauperado Gobierno español destinó en 1880 más de 67.000 dólares, un capital respetable para la época, en detectives y otros “gastos de vigilancia” en EE.UU.

Al final, José Martí debió olerse algo. Uno de sus primeros biógrafos, el militar e historiador Enrique Collazo, explica en Cuba independiente (de 1900, reeditaba en 1981 por la editorial Oriente) una anécdota del Apóstol, como lo llaman sus hagiógrafos. Tiempo después, dice, cayó “en delirios de persecución que lo hacían ver espías y detectives por todas partes”. Tras doce años de guerra, la llama de la rebelión parecía extinguirse y España decidió prescindir de la agencia Pinkerton el 21 de agosto de 1880, aunque siguió vigilando unos días más en Filadelfia a otros insurrectos.

En realidad, los patriotas cubanos nunca se rindieron. Sólo retrocedieron para tomar impulso. En 1895 se inició la tercera guerra hispanocubana, la definitiva o, como dicen en Cuba, la Necesaria. Esta vez Estados Unidos se implicó en el conflicto. El poderoso vecino del norte buscaba cualquier pretexto para deshacerse de España y convertir Cuba y Filipinas en su patio trasero. La sospechosa explosión del crucero estadounidense Maine en el puerto de La Habana, posiblemente accidental o provocada por los propios estadounidenses, sirvió en bandeja la declaración de guerra.

Estados Unidos derrotó a España en 1898 sin despeinarse. Pero la independencia no se concretó hasta 1902. Ese año, las tropas aliadas abandonaron la isla, aunque la siguieron tutelando y no se fueron del todo. Dejaron bases que aún existen y que explican el porqué de Guantánamo. José Martí, hijo de un valenciano y una canaria, no vivió lo suficiente para ver a su país libre. “Buscando sin fe, de fe me muero”, dice uno de sus versos. En 1895, ya sin la vigilancia a que le sometió España, abandonó Nueva York con destino a la República Dominicana. Y de allí, a Cuba.

Un mes después de su regreso clandestino, las tropas con las que viajaba tuvieron un encontronazo con una columna española en Dos Ríos, en el municipio de Jiguaní. Tres balas acabaron con un hombre valiente, pero no con el autor de estos versos: “En ti pensaba, en tus cabellos / que el mundo de la sombra envidiaría, / y puse un punto de mi vida en ellos / y quise yo soñar que tú eras mía”. Antes de su muerte era poeta y revolucionario. Hoy es poesía y revolución: “Yo vengo de todas partes, / y hacia todas partes voy. / Arte soy entre las artes. / En los montes, monte soy”.

Tomado de: https://www.lavanguardia.com

Posted in Sin categoría | Leave a comment