¡Vietnam y Cuba unidos, vencerán!

Luego de sostener conversaciones oficiales con su homólogo Raúl Castro Ruz, el presidente de Vietnam, Truong Tan Sang, recibió la orden José Martí, máxima distinción que entrega el Consejo de Estado del país caribeño, la orden José Martí, en una solemne ceremonia efectuada en el Palacio de la Revolución.

En el desarrollo del acto, Homero Acosta, secretario del Consejo de Estado, leyó la resolución en la que expresa que se le otorga el reconocimiento por su amistad y solidaridad demostradas hacia nuestro pueblo y su sabia conducción en la construcción del socialismo en la República Socialista de Vietnam”.

Reconocemos, Presidente Truong Tan Sang, su incansable labor revolucionaria y sus aportes significativos a la construcción económica de Vietnam.

Este reconocimiento, además, simboliza una historia de hermandad que se fortalece cada vez más con el paso de los años y representa una causa común de lucha con un objetivo similar: el de construir el socialismo y elevar el bienestar de nuestros pueblos.

“Compañero Truong Tan Sang, reciba esta condecoración de nuestra patria, junto a la gratitud y el afecto de todos los cubanos a usted y a su noble y generoso pueblo”.

En sus palabras de agradecimiento, el mandatario vietnamita señaló: En el día de hoy me siento muy honrado al recibir la Orden José Mar­tí. Yo quisiera extender mi sincero agradecimiento al compañero Pre­si­dente Raúl Castro y al Consejo de Estado de la República de Cuba que ha decidido otorgarme la más alta distinción del Estado cubano.

Esta distinción es más significativa cuando lleva el nombre de José Martí, quien puso el primer puente para acercar a nuestros dos pueblos a través de su poesía Un paseo por la tierra de los anamitas, en su obra La Edad de Oro, escrito a finales del siglo Diecinueve”.

Más adelante indicó: “ Estoy consciente de que este gran honor pertenece primero al Partido Comunista de Vietnam, la vanguardia de la clase obrera, y del pueblo trabajador de Vietnam, unido y forjado por el presidente Ho Chi Minh, que se ha convertido en factor decisivo de todas las victorias del pueblo vietnamita durante las últimas ocho dé­cadas.

Este gran honor también pertenece al heroico pueblo de Vietnam, a las generaciones de hijos de nuestra tierra que, sin miedo al sacrificio, las dificultades y los desafíos han decidido ganar la independencia nacional y reunificar a la patria en el pasado y continúan dando esfuerzos para construir y defender a la Patria. Asi­mis­mo, aportando a la lucha por la independencia y la autodeterminación de los pueblos, la paz, la amistad, la cooperación y el desarrollo de los pueblos en todo el mundo.

Hace casi 49 años, cuando noso­tros recibíamos al presidente cubano Osvaldo Dorticós en su visita a Viet­nam a finales de octubre de 1966, el Presidente Ho Chi Minh dijo: Viet­nam y Cuba, a miles de millas de distancia, son como hermanos de una misma familia.

El compañero Raúl, en ese mo­mento en calidad de Ministro de las Fuerzas Armadas Revo­lucio­na­rias de Cuba, formaba parte de esa visita histórica.

La relación de solidaridad fraternal y cooperación integral entre Viet­nam y Cuba, creada, establecida y guiada por el presidente Ho Chi Minh y el Comandante en Jefe, Fidel Cas­tro, forjada por generaciones de dirigentes y los pueblos de ambos países ha superado todos los retos en los mo­mentos difíciles de cada país, así co­mo los altibajos en la arena internacional durante los últimos 55 años, convirtiéndose de esa manera en una riqueza invalorable de nuestros dos pueblos.

Esos mismos ideales, aspiraciones comunes, tradición y voluntad de lucha, y el espíritu internacionalista, así como la simpatía y la admiración mutuas, han unido a nuestros dos pueblos, creando una relación especial Vietnam-Cuba, una relación ejemplar en las relaciones internacionales, tal y como el compañero Fidel Castro ha valorado.

Siempre recordamos y agradecemos al hermano pueblo de Cuba por la solidaridad y el valioso apoyo reservado para el pueblo de Vietnam en la lucha por la liberación nacional, la reunificación del país en el pasado, así como en la obra de construcción y defensa del país en la actualidad.Nos sentimos orgullosos de contar con los amigos, compañeros y fieles hermanos cubanos.

Con esa orgullosa base sólida y larga historia, estamos plenamente convencidos de que las generaciones de Vietnam y Cuba de hoy y del futuro continuarán escribiendo nuevas páginas históricas, cultivando y profundizando aún más las relaciones de solidaridad fraternal, cooperación integral y plena confianza entre nuestros dos Partidos, Estados y pueblos, sirviendo activamente a la obra revolucionaria en cada país.

Una vez más le reitero las gracias al compañero Presidente Raúl Cas­tro Ruz, al Consejo de Estado de Cu­ba, a los compañeros dirigentes del Partido, el Estado y el pueblo hermano de Cuba por esta alta distinción que me otorgan hoy.

Fuente: www.prensa-latina.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*