[Nueva York] julio 28/85

[Nueva York] julio 28/85

Mi hermano muy querido:

No quiero dejar pasar la excelente ocasión de escribirle que me ofrece el Sr. Villalobos, y le escribo en papel de oficina, amarillo, como ando yo por dentro, excepto cuando pienso en su buen cariño, y en sus amigos manteles y en su mujer e hijos.-Siempre, cuando oigo decir Uruapan, me parece que oigo hablar de país en que estuve o de cosa que fue mía. Y daría algo que valiese la pena por tener cerca de mí un paisaje de Uruapan: río cargado de frutas, monte espeso, como esmeraldas húmedas, cielo puro.

Acá estuvieron los caballeros mexicanos, y, aunque recibí invitación del Club de la Prensa para acompañarlos en sus fiestas, no me fue dable por mis labores acompañarles más que un día. Y luego, que me entristeció verlos.-

Aquí paro, porque estoy trabajando, y se va el Sr. Villalobos, que me hace la merced de llevarle estas líneas para darle fe de mí.

¿Por qué tiene abandonado a quien tan bien como el que más le quiere?

JOSÉ MARTÍ

 

Los comentarios están cerrados.