New York, octubre 14 1882

New York, octubre 14 1882
Mi querido Gabriel.

Robo un momento a mis quehaceres de oficina para contestar tu carta del 27 de setiembre, que recibí aquí, de manos del caballero Luis, siete días hace.-Me da gozo, porque es tuya, y me anuncia que vienes:-me sorprende, porque me hablas en ella de confidencias anteriores tuyas q. me son caras, en carta que no he recibido, pues no han llegado a mí más letras de tu mano que las de esta carta a que contesto,-y me enoja, aunque suavemente, porque me supones capaz de montar en ira porque no te haya parecido el Ismaelillo cosa maravillosa.-Dime que no soy bueno, o que no vivo enamorado del bien de los hombres, y me enojaré, porque sería injusticia; pero de cuanto yo escribo, dime cuanto te parezca cierto, y útil a mí, que yo sé que me quieres, y eres sincero, y me hará bien, y no me enojaré.

Apenas me alcanza el tiempo para responder brevísimamente, en tanto que recibo de ti indicación del medio de hallar la primera carta tuya,-a lo que llanamente me preguntas.-Tú sabes inglés, y acaso lo hablas: tú eres bravo y honrado. En otras cosas, sería difícil hallar aquí trabajo alguno, porque hay escasa demanda,-y esa muy ruin, y de malas manos, o de manos pobres,-de letras españolas-Y te hablo como quien ha observado serenamente desde afuera, porque no me ha parecido nunca prudente ni eficaz ponerme en esta tierra a profesar de letrado castellano.-Pero en cualquiera de las múltiples y socorridas ramas de comercio que aquí privan, en cualquiera buena oficina de N. York,-puede hallarse sin gran dificultad, sometiéndose a las condiciones de trabajo de la ciudad, de que no ha de huir un fuerte como tú,-un destino que produzca lo que tú deseas:-sobre todo, si el que lo busca, puede, como tú, esperar algún tiempo para hallarlo.-Vendrás, y te dirán nuestros co-colonos que es cosa imposible. Obra por tu cuenta: responde los anuncios que en busca de empleados que hablen inglés y español publican frecuentemente en los diarios de comercio buenas casas americanas; ve si por medio de Valiente puedes hallar puesto,-lo que, aunque más grato, es más difícil-en alguna de las casas de nuestra raza que hay en no escaso número-en N. York.-Acaso en 2 meses no se te presente una colocación como la que deseas, aunque creo que se te presentaría: acaso desde los primeros días se te presente.

Esta labor de que te hablo, única que creo aquí fácil de hallar, y libre de sustos y miserias, es labor casi mecánica, o totalmente mecánica, y más de escribiente que de escritor,-y exige salir de casa por las mañanitas de frío con el calor de las sábanas, y entrar en casa ya bien arropado en los velos de la noche.-Pero el alma vive en paz, y los ojos no ven más ignominias que las comunes humanas.-

Bien puede ser que me engañe, pero te digo lo que he visto, y aprendido por mi propia experiencia.

Me empeño, Gabriel, en que me digas con qué dirección me enviaste tu 1ª carta, y cómo puedo hallarla;-en que me preguntes cuanto pueda serte útil,-y en que vuelvas a decirte lisamente lo que hayas pensado de Ismaelillo.-De mis imaginaciones, culpable es quien me las pone ante los ojos:-pero de mi modo de vaciarlas en el papel, yo soy culpable.-

Vivo placer tendrá en verte, y en recibir más noticias tuyas,

tu amigo
J. Martí

Los comentarios están cerrados.