New York, 10 de octubre de 1884.

New York, 10 de octubre de 1884.
Sr. Carlos Farini,

Secretario Encargado de la Legación del Uruguay

Pte.

Señor y amigo:

Vengo a dejar en manos de Vd., en quien recae naturalmente, el cargo de Cónsul General Interino de la República del Uruguay con que, haciéndome positiva honra, quiso distinguirme, al ausentarse por algunos meses de esta ciudad, mi amigo el Sr. Don Enrique Ma. Estrázulas.

Traído a este país por las revueltas políticas que la lucha por la independencia ha causado en la Isla de Cuba, mi patria, pude aceptar con agradecimiento y regocijo el Consulado Interino de una noble República, cuando no había razón para que con ninguno de mis actos personales la comprometiese:-hoy, que renacen las esperanzas de mi país y empiezo a alentarlas públicamente, daría mala prueba de mi cariño por el Uruguay exponiéndolo, con mi participación señalada en los asuntos de mi tierra, a un altercado desagradable con la Nación que hoy nos gobierna, y es su amiga.-

No sin dolor dejaré de ver frente a mi mesa de escribir el pabellón azul y blanco; pero hoy, el único modo que tengo de servirlo es abandonarlo.

Con la certidumbre de que queda en manos cuidadosas, me suscribo de Vd. at. y afmo, servidor.

José Martí

Los comentarios están cerrados.