N. Y. 18 junio [1886]

N. Y. 18 junio [1886]

Mi amigo queridísimo:

Casi me da vergüenza escribirle. Me hace V. el bien, y me deja a oscuras sobre el bien que me hace. ¿Cómo no me supone naturalmente ansioso por saber el resultado de mis trabajos para el diario, y la forma en que he de hacerlos? Todo yo soy conjeturas sobre lo que estará sucediendo en esto, porque ni una línea he recibido de V., ni de Macedo, ni he recibido un solo diario.-Y como supongo que V. habría hecho que me los enviaran si se hubiesen publicados mis cartas, acá quedo, con verdadera inquietud, pensando que no se han publicado, porque por una u otra razón no hayan parecido bien;-pero esto mismo V. me lo habría dicho. Mándeme una línea, que esto me causa algún desasosiego.

Va la actual carta sobre cosas serias, no fiestas ni bodas, sino problemas sociales y leyes, y estudios sobre el Congreso. Parecerán tal vez largos los sumarios; pero la práctica me enseña que facilitan la lectura, e incitan a leer.

¿Con que tan malo es lo que le he mandado que no tiene siquiera el valor de decírmelo? Ahora me toca a mí alzar al cielo mis quejas por su silencio.-

Y besar los pies a Lola.

Quiera a su hermano

J. MARTÍ

 

Los comentarios están cerrados.