Premio 8 de marzo a profesionales destacados de la Cultura

Un grupo de excelentes profesionales del sector de la Cultura recibió el Premio 8 de marzo, que otorga la Federación de Mujeres Cubanas, en vísperas de las celebraciones por el Día internacional de la mujer. La ceremonia de entrega tuvo lugar en el piano bar Delirio habanero, en los altos del Teatro nacional, en la tarde del sábado 5 de marzo, con la presencia de Teresa Amarelle Boué, secretaria general de la organización femenina, y Alpidio Alonso Grau, ministro de Cultura. La magnífica vista de la Plaza de la Revolución y el monumento a Martí, en esa hora cercana al crepúsculo, enalteció el ambiente emotivo y fraterno en el que fueron reconocidas por sus aportes en diferentes quehaceres estas distinguidas personalidades.

Marlene Vázquez Pérez, ensayista, profesora e investigadora, directora del Centro de Estudios Martianos, Caridad Atencio Mendoza, poeta, ensayista e investigadora de esa institución académica, y  Niurka Duménigo García, periodista y editora, vicepresidenta de la Sociedad Cultural José Martí,  estuvieron entre las laureadas. De ese grupo formaron parte,  además,  las renombradas actrices  Verónica Lynn, Mirta Ibarra, Corina Mestre, Isabel Santos y Roxana Pineda; las cantantes Miriam Ramos, Marta Campos, María Victoria Rodríguez, Hayla María Mompié y Tammy López;  la bailarina y pedagoga Regina Balaguer y la historiadora del arte y curadora Margarita Ruiz Brandi, así como el dúo Buena Fe.

Estuvieron presentes, como invitados especiales, el Héroe de la República de Cuba Gerardo Hernández Nordelo y su esposa Adriana Pérez O’Connor, cuyo ejemplo de  fidelidad a la patria y de amor perenne en circunstancias  difíciles  son lecciones para todos los tiempos. El libro-disco “Lejos, pero no ausente”, basado en las cartas de amor entre ambos, intercambiadas en los años de prisión de Gerardo, con selección de textos del compositor Álex Díaz y música en conjunto con el cantautor Waldo Mendoza, fue compartido con los presentes, quienes disfrutaron, además, de la interpretación de varias piezas.

Una tarde memorable, en la que con sencillez, afectos sinceros y buen gusto se honró a quienes trabajan con modestia y amor por la salvaguarda espiritual de la Nación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*