La dedicación Martiana de Ibrahim Hidalgo Paz
Por: Pedro Pablo Rodríguez

La reciente entrega por el Ministerio de Cultura del Premio Nacional de Investigación Cultural por la obra de la vida a Ibrahim Hidalgo Paz, investigador del Centro de Estudios Martianos, se une a otras importantes distinciones que le han sido otorgadas entre las que destacan el Premio Nacional de Historia, adjudicado por la Unión de Historiadores de Cuba (Unhic), y el Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanidades, que recibirá este año también en la próxima Feria Internacional del Libro.
Estos reconocimientos avalan merecidamente una labor de más de cuarenta años alrededor de la vida y la obra de José Martí, expresada en decenas de artículos y ensayos aparecidos en revistas de de corte académico y de divulgación, y en un conjunto de libros, aportadores todos ellos de nuevos conocimientos e interpretaciones en torno al Maestro. Sin dudas, Hidalgo Paz es hoy uno de los más significativos investigadores en el campo de los estudios martianos.
Sus capacidades como historiador se hicieron notar desde sus primeros escritos en varias publicaciones como el Anuario del Centro de Estudios Martianos, compilados buena parte de ellos en Incursiones en la obra de José Martí, libro a cargo de Editorial de Ciencias Sociales en 1989. Allí se reúnen desde noticias desconocidas hasta entonces como la decisión del joven Martí durante su estancia en México de incorporarse a la Guerra de los Diez Años mediante una expedición que finalmente nunca pudo salir del hermano país, al igual que diversas facetas relativas al periódico Patria, hasta textos analíticos referidos a la formación del antimperialismo martiano.
.  Tres libros evidencian la plena madurez como historiador alcanzada por el premiado autor. Uno es El Partido Revolucionario Cubano en la Isla (Editorial de Ciencias Sociales y Centro de Estudios Martianos, 1992), donde examina numerosas fuentes documentales de archivos, memorias y cartas publicadas e inéditas que le permitieron entregar por vez primera una enorme información acerca de las labores clandestinas promovidas en Cuba y la organización de los conspiradores siguiendo las indicaciones del Delegado del Partido. Esta es una obra ineludible para comprender cómo se pudo arribar al 24 de febrero de 1895 y evaluar el destacado papel martiano en la conducción exitosa del movimiento libertador hacia la lucha armada.
Cuba 1895-1898. Contradicciones y disoluciones (Centro de Estudios Martianos, 2004), continúa demostrando esas cualidades de Hidalgo Paz en el manejo de las fuentes y por su capacidad analítica. Se trata de una investigación notable para entender los debates y desencuentros entre los tres poderes patrióticos durante la Guerra de Independencia: el gobierno de la República en Armas, el Ejército Libertador y la representación cubana en Estados Unidos conducida por Tomás Estrada Palma, el sucesor de Martí electo como Delegado del Partido Revolucionario Cubano. Con abrumadoras pruebas, el historiador demuestra la política de aquel para impulsar el involucramiento del gobierno y de intereses económicos norteños en la pelea por la independencia, desinformando por separado y buscando la desunión entre el Consejo de Gobierno y la jefatura del Ejército Libertador. El autor demuestra el enorme peso de estas contradicciones, que, su vez, potenciaban otras que separaban a los dos últimos poderes patrióticos en asuntos concretos relativos a la conducción de la contienda. Es una pieza imprescindible para comprender por qué la república creada en 1902 no dio lugar a la revolución preconizada en el programa de Martí.
La tesorería del PRC (1892-1895), obra impresa por Centro de Estudios Martianos en 2017, fue un resultado de intensos años de trabajo con la papelería del Partido, esfuerzo que ha dado un resultado de altos vuelos para entender cómo fue el financiamiento de la insurrección del 24 de febrero de 1895 y la ardua tarea de obtener los fondos requeridos para ello desplegada por Martí y por Benjamín Guerra, el tesorero del Partido. Este es otro libro señalado de la historiografía cubana.
No se agota la entrega de Hidalgo con esos tres libros mayores. Hay que contar con algunos más que se destacan en el conjunto de sus creaciones.
Martí en España. España en Martí (1871-1874, editado por el Centro de Estudios Martianos en 2007, brinda una mirada actualizada sobre la relación del Maestro con el país peninsular, tema que desde hace muchos años había atraído la atención de otros investigadores y al que se han referido de un modo u otro muchos en el campo de los estudios martianos. Sin embargo, nuestro autor logra entregar aspectos y criterios propios, de interés para quienes deseen ocuparse del tema. .
En 2010, con un segunda edición en 2011, el Centro de Estudios Martianas dio a la luz su título Partido Revolucionario Cubano: independencia y democracia, un grupo de análisis acerca de aquella institución demostrativos de su carácter novedoso, no solo para Cuba sino también a escala continental y hasta universal, en lo referido a su papel para abrir el camino a una república diferente en que se garantizaran los derechos y ansias de justicia social de los sectores populares, al mismo tiempo que trabajaba para alcanzar la mayor unidad posible en el combate contra el colonialismo español.
Quizás el título más popular de Hidalgo Paz sea José Martí. Cronología 1853-1895, que va ya por la cuarta edición a cargo del Centro de Estudios Martianos, sistemáticamente actualizada cada una de ellas respecto a las anteriores, y obra de consulta constante para precisar las fechas de la vida, la obra y los actos del Maestro. Ya desde los años ochenta del pasado siglo Hidalgo Paz preparó alguna síntesis cronológica que lo condujo a la primera edición de este libro en 1992. El valor de esta labor, desde luego, no queda por debajo de las otras, tanto porque exige una seria y constante búsqueda y crítica de las fuentes como por su utilidad, lo mismo para el conocedor de la temática martiana como para quien se inicia en ella.
Quienes estamos al tanto de su laboreo sabemos del libro que prepara ahora, ya en estado muy avanzado y que es consecuencia del dedicado a la tesorería del PRC. Se trata de un estudio sobre Benjamín Guerra, el tesorero de la agrupación política desde su fundación y una de las personas más cercanas a Martí. Dada la importancia y eficacia de su desempeño, me atrevo a augurar que con toda probabilidad será un texto demostrativo de las cualidades investigativas de su autor y útil por abrirnos al necesario conocimiento de aquel patriota de honesta y consagrada ejecutoria.
Felicitaciones para Ibrahim Hidalgo Paz, historiador, martiano de estudios y de corazón cubano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*