José Martí fue también un excelente editor, asegura prestigioso investigador cubano

Cada uno de los trabajos realizados por José Martí como editor demuestran que para él, dentro del amplio mundo de la comunicación, no existía tarea menor, aseguró en esta capital el prestigioso investigador, pedagogo e historiador cubano Pedro Pablo Rodríguez, en el contexto de la XXIX Feria Internacional del Libro de La Habana (FIL Cuba 2020).

El especialista resaltó el papel protagónico desarrollado por el Héroe Nacional de Cuba en la confección de los periódicos donde trabajó en varios países, en los cuales tuvo la oportunidad de sugerir la ubicación de los grabados, la tipografía a utilizar, y otros elementos, con el propósito de elevar la efectividad del mensaje.

Las ediciones príncipe de sus Versos Sencillos y de El Ismaelillo fueron de su propia autoría, comentó, pues siempre fue muy exigente con sus publicaciones, y las fe de erratas las consideraba como equivocaciones inadmisibles.

Además, se refirió a la novela Ramona, de la autora norteamericana Helen Hunt Jackson, y cuya primera edición traducida al español por el Maestro se publicó en 1888, como un vívido ejemplo de sus intenciones de crear conciencia a través del sentimiento.

En ese texto se denota la intención de Martí de dar a conocer al lector la guerra que existía entre Estados Unidos y México, y cómo este último perdió la mitad de su territorio y las crueldades e injusticias propiciadas por ese proceso, como fue el sufrimiento de los indígenas, dijo.

También comentó sobre varias de las traducciones realizadas a obras de autores como Víctor Hugo y Hugh Conway, entre muchos otros, las cuales se reproducían en los periódicos y revistas de la época, o eran parte de contratos con prestigiosas editoriales norteamericanas.

Su amplio dominio del francés e inglés, y su vasta cultura de la lengua española, le permitían realizar su trabajo con destacada maestría y naturalidad, agregó, lo cual demuestra que él siempre estuvo a la par de los grandes clásicos de la literatura, más porque se desplazada con notable elegancia y fineza entre los más estructurados recursos del idioma y los neologismos.

Como colofón de su diálogo, Pedro Pablo Rodríguez afirmó que en Martí se unieron en perfecta simbiosis todas las habilidades necesarias para ser un escritor capaz de comunicar con inigualable destreza acerca de todo tipo de temas, siempre con una mirada más rica y compleja.

(Con información de Agencia Cubana de Noticias)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*