Evoca Tertulia Sol Adentro aniversario 165 del natalicio de José Martí
Por: Jesús Dueñas becerra

La Tertulia Sol Adentro, inspirada en el intelectual y humanista mexicano don Alfonso Reyes, que coordina y dirige la poetisa, escritora y promotora cultural, Juanita Conejero, evocó el aniversario 165 del natalicio de José Martí Pérez; “[…] estrella viajera que [deseosa] de hacer un viaje por la tierra decidió alojarse en el cuerpo [y en el alma del primogénito de don Mariano y doña Leonor)]”.
Esa cita mensual con el arte, la literatura, la música y el humor tiene como sede habitual la Casa del Benemérito de las Américas Benito Juárez, en el Centro Histórico de La Habana.
Los disertantes se refirieron a las múltiples facetas personográficas del fundador del periódico Patria. Por lo tanto, incursionaron en los disímiles campos explorados por el bardo mayor de la patria grande latinoamericana: la literatura (incluida la poesía), el periodismo, la filosofía, la crítica artística (en todas sus manifestaciones), el magisterio, la política, la diplomacia, la estrategia militar, la música, el humor.
También reseñaron la importancia que le concediera Martí a la función básica indispensable desempeñada por la ciencia y la técnica en el desarrollo material y espiritual de la humanidad, entre otros temas que aguijonearon el intelecto y el espíritu del ilustre prócer independentista.
No obstante la variedad temática desarrollada por los pinos nuevos, hubo una intervención que llamó poderosamente la atención: Martí, psicólogo. El joven que habló del pensamiento psicológico del Maestro precisó que el Héroe de Dos Ríos es —junto al venerable Padre Félix Varela y don Enrique José Varona— una de las piedras fundacionales de la psicología insular.
También destacó que Martí realizó aportes teórico-conceptuales al desarrollo de esa disciplina de las ciencias sociales, ya que fue —es— uno de los primeros pensadores iberoamericanos en definir el concepto filosófico-antropogénico de hombre, la formación integral que el ser humano debe recibir a través de toda la vida, así como la unidad dialéctica entre lo cognitivo, lo afectivo y lo espiritual.
Con respecto a la unidad cuerpo, mente y espíritu, proclamada por Martí, el ponente cita al poeta y ensayista Cintio Vitier (1921-2009), quien escribió que “[…] en toda su obra [poético-literaria y periodística] se halla esa continua referencia al hecho de que las necesidades del cuerpo y del alma, los valores de la razón y de la esperanza, se compensen, articulen y equilibren”.
Por último, ilustró esa unidad indivisible con un aforismo, que sintetiza lo esencial de lo que Martí sustentara al respecto: “el cuerpo no es más que un siervo del espíritu”.
Al terminar las puntuales intervenciones de los bisoños seguidores del ideario martiano, se estableció un fructífero diálogo entre los jóvenes invitados a la Tertulia… y los asiduos participantes en ese encuentro vespertino; intercambio de opiniones que contribuyó a esclarecer,, solo en parte, ese “misterio que —según José Lezama Lima— nos acompaña” (y acompañará per se culom saeculorum, agrega este escribidor)..
Los momentos musicales fueron protagonizados por la agrupación D’Iris, que jerarquiza la maestra Iris Ávila, mientras las pinceladas humorísticas estuvieron a cargo del actor y arquitecto Augusto Rivero.

Fuente: http://www.uneac.org.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*