Abril entre dos Fuegos
Por: Matilde Salas Servando

El salón Bolívar del Centro de Estudios Martianos, en la capital cubana, fue sede de una conferencia magistral ofrecida por el señor Joaquín Gerónimo Berroa, Embajador de la República Dominica en Cuba, titulada Abril entre dos Fuegos a propósito de dos sucesos históricos: en Cuba, la Victoria de Playa Girón, en 1961 y la Guerra de abril, en 1965, en la República Dominicana.

El diplomático dominicano inició su intervención con palabras de agradecimiento a la directora del Centro de Estudios Martianos,  doctora Ana Sánchez,  y al vice-presidente de la Sociedad Cultural José Martí, René González, por la  colaboración brindada para la celebración de este fraterno encuentro.

El señor Gerónimo Berroa inició su plática con un recuento de las luchas libradas por los pueblos de Cuba y la República Dominicana, para lograr su independencia del yugo español.

Más adelante destacó que en la historia de todos los pueblos, lo mismo que en la vida de todas las personas, hay acontecimientos que marcan de forma indeleble el alma y la conciencia, momentos para crecer y hacerse fuertes, cuando ser fuerte es la única opción para sobrevivir”.

Significó además que el tema que nos convoca a este encuentro es uno, que nos permite hablar de dos como si fueran solo uno: Abril entre Playa Girón y Santo Domingo. Abril entre dos fuegos. El fuego de 1961 y el de 1965”.

Luego acentuó la personalidad de Juan Bosch el insigne maestro de la política y de las letras latinoamericanas”, quien nos ayudó a entender la intrincada red de acontecimientos entrelazados, que hicieron del Caribe una frontera imperial de 500 años”.

Añadió el Embajador de la República Dominicana en Cuba que el triunfo de la Revolución Cubana en enero de 1959, junto al ascenso del liderazgo político internacional de Fidel Castro, definieron un nuevo escenario de conflicto con el imperio del nortey subrayó que lo acontecido en Cuba había sido, a los ojos de Washington, solo un mal ejemplo  para aquel momento, pretendido dueño y señor de toda América”.

Luego significó que para entonces, ya Juan Bosch había captado con fino olfato político la gravedad de los tiemposy manifestó que cuando le tocó asumir en 1962 el liderazgo político de su pueblo y, eventualmente, la presidencia de la República Dominicana en 1963, ya  había hecho conciencia de lo difícil que sería cultivar el árbol de la democracia, en un escenario de confrontación ideológica al inicio mismo de la llamada guerra fría”.

El señor Gerónimo Berroa destacó el hecho de que Cuba fue el primer país que levantó su voz para condenar la invasión militar norteamericana en Santo Domingoy que la posición firme y enérgica de Cuba en la ONU denunciando la intervención imperialista fue lo que evitó que Estados Unidos usara la fuerza demoledora de su ejército para  tomar a sangre y  fuego la zona constitucionalista”.

En este lugar – significó – se formó el nuevo gobierno constitucional de la República en Armas, presidido por el coronel Caamaño, siguiendo instrucciones del presidente Bosch desde su exilio forzado en Puerto Rico. Podría decirse que, según sus palabras, «El Caribe comenzó a ser frontera imperial cuando llegó a La Española la primera expedición conquistadora, que correspondió al segundo viaje de Colón. Eso sucedió el 27 de noviembre de 1493. El Caribe seguía siendo frontera imperial cuando llegó a las costas de la antigua Española la última expedición extranjera, la norteamericana que desembarcó en Santo Domingo el 28 de abril de 1965

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*