Otorgan el Premio por el servicio a la nación a Fina García Marruz

El Premio por el servicio a la nación Monseñor Carlos Manuel de Céspedes se convoca para honrar obras inspiradas en los valores que defendió en vida el padre Carlos Manuel: una ejecutoria de gran calado intelectual y sentida honestidad política, la pasión por Cuba y su pueblo, la capacidad de diálogo y el patriotismo como virtud nacional.

La segunda entrega del premio, correspondiente al 10 de octubre del año 2016, distingue a una de las más importantes poetas y ensayistas de las letras hispanoamericanas: Fina García Marruz. Cuatro cualidades de su obra amparan el merecimiento: un ejercicio de la cubanía que ha promovido la Belleza tanto como la Justicia; la hondura en el estudio y la interpretación del pensamiento de José Martí, así como su fomento en las nuevas generaciones; la consecución de una sólida obra donde queda plasmada la más importante síntesis lograda en Cuba entre cristianismo y pensamiento martiano; y un probado trabajo a favor del ideal de una Cuba libre e inclusiva, justa y soberana.

El suyo ha sido un compromiso intelectual revestido de quietud y humildad. Esta discreción personal ha constituido la manera singularísima en que Fina siempre ha estado al servicio de sus compatriotas. Autora de una magnífica obra poética y ensayística, sus versos forman parte de la más bella poesía escrita en lengua castellana en todos los tiempos. Es conocida su pertenencia destacada a la generación de Orígenes, cuyo legado intelectual, plasmado en la revista homónima, marcó de forma indeleble la cultura cubana.

Junto a su esposo Cintio Vitier, dedicó su vida a sumergirse en las profundidades del pensamiento del Apóstol, para devolvernos, con creatividad, un Martí humano, cercano y dialogante. Nunca será suficiente la gratitud de las nuevas generaciones hacia ellos, por lo que representa toda su obra, en particular los Cuadernos Martianos, síntesis de lo mejor del legado del Apóstol que vio la luz en los peores años de la crisis cubana, con el claro objetivo de servir de referente patriótico y espiritual, en especial para la juventud. Nadie como Fina y Cintio lograron poner a dialogar, de manera tan genuina, al pensamiento martiano con significativos sectores de la sociedad cubana en el ocaso del siglo XX. Su obra es un vivo testimonio a favor de la existencia de Cuba y honra, en esa medida, al Premio por el servicio a la nación Monseñor Carlos Manuel de Céspedes.

Fuente: http://cubaposible.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*