Martí y Gómez a la vanguardia de la lucha armada

El 11 de abril de 1895 se produjo por Playitas de Cajobabo, un punto geográfico situado al sur de la actual provincia de Guantánamo, la llegada a Cuba de José Martí y el Generalísimo Máximo Gómez, que venían a ocupar el puesto de vanguardia que les correspondía en la lucha por la libertad e independencia de Cuba.

Ambos paladines habían rubricado el 25 de marzo el histórico documento conocido como el Manifiesto de Montecristi, que de hecho constituía el programa de la Revolución, para llevar adelante las acciones bélicas contra el colonialismo español, en la contienda denominada por José Martí como la Guerra Necesaria.

Como era de esperar, ambos organizadores de la lucha por la libertad de Cuba contra el colonialismo español, estaban ansiosos por ocupar sus puestos en la vanguardia de las acciones armadas, iniciadas con el levantamiento del 24 de febrero de 1895 en varios puntos del territorio nacional.

Martí era el Delegado del Partido Revolucionario Cubano, organización creada para organizar y dirigir la lucha, y el generalísimo Gómez ostentaba el máximo grado militar del Ejército Libertador Cubano. Ya para entonces se encontraba en Cuba otro paladín de la libertad, el Mayor General Antonio Maceo, que arribó el primero de abril del propio año por Duaba.

Muy cerca del sitio por donde desembarcaron Martí y Gómez, en un lugar conocido como Rancho de Tabera, Gómez impuso a Martí el grado militar de Mayor General, máxima jerarquía de las tropas mambisas, el que ostentó hasta su caída en combate en Dos Ríos el 19 de mayo de 1895.

A Martí pertenecen estas palabras: “Yo evoqué la guerra. Mi responsabilidad comienza con ella, en vez de acabar”. Y a Gómez corresponden las siguientes: pertenecen las siguientes: “ !Soldado¡ Llegaremos hasta los últimos confines de occidente, hasta donde haya tierra española, allí se dará el Ayacucho cubano”.

Los acontecimientos posteriores son sobradamente conocidos. Martí y Gómez permanecen unidos en la historia y juntos en la gloria.

Fuente: http://www.radioangulo.cu/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*