Los escudos invisibles, un Martí desconocido
Por: Arnoldo Fernandez Verdecia

Una obra pasa inadvertida entre los lectores de Contramaestre, “Los escudos invisibles, un Martí desconocido”, del historiador Raúl Rodríguez La O. En ella de forma acuciosa, el autor revela la red de espionaje y contraespionaje, concebida por el Apóstol de las libertades de Cuba para alcanzar los propósitos independentistas en la isla.

Entre sus atractivos fundamentales se incluye el hecho de ser una segunda edición, con evidencias documentales cuidadosamente consultadas en archivos y en la obra martiana como fuentes primarias.

Otro de los valores de la citada obra es que revela por vez primera, cómo José Martí organizó el campo de la inteligencia y la contrainteligencia para hacer efectiva la idea revelada en la carta inconclusa a Manuel Mercado del 18 de mayo de 1895, donde escribe: “en silencio ha tenido que ser”.

Tempranamente Martí tuvo la lucidez de crear la Agencia Central Revolucionaria (ACR), organización que servía de apoyo al Ejército Libertador desde el anonimato, en las filas enemigas y entre los traidores a la causa.

Otras novedades de la obra

La comunicación en clave usada por el Apóstol es otro elemento que atrae en sus páginas. El uso de nombres y apellidos de los miembros de la ACR e información sobre el Agente General Luis, presidente de la misma; una figura que hasta las páginas de este libro, no se ha valorado como merece en la Historia de Cuba.

Muy pocas personas saben el nombre y apellidos del responsable de traer a la isla la Orden de Alzamiento dentro de un tabaco. Con sólo 18 años, Miguel Ángel Duque de Estrada y Mc Gurdy lo hizo como miembro de la Agencia Central Revolucionaria.

“Los escudos invisibles, un Martí desconocido”, del historiador Raúl Rodríguez La O, está en venta en nuestra librería municipal Daniel Reádigos y merece ser incluido entre las lecturas del Verano 2019. Al decir del poeta César López: “Lo que se hizo en silencio ilumina las tinieblas”. Lamentablemente el libro sigue oculto a nuestros lectores, quizás como su propio título.

Tomado de: http://www.radiogritodebaire.icrt.cu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*