Deme Venezuela en qué servirla: ella tiene en mí un hijo, José Martí
Por: Miguel Fernández Martínez

Deme Venezuela en qué servirla: ella tiene en mí un hijo, aseguró hace 136 años el Héroe Nacional cubano, José Martí, en carta a su amigo y colega, el periodista Fausto Teodoro de Aldrey, director del periódico La Opinión Nacional, de Caracas.

Con esta misiva el joven Martí, de apenas 28 años de edad, se despedía de su Venezuela querida, la que le abrió los brazos como un hijo más, y donde dejó una huella fecunda en el periodismo de esa nación suramericana.

Apenas seis meses vivirá el Apóstol cubano en la tierra del Libertador Simón Bolívar, tiempo suficiente para darse a conocer a través de las páginas del periódico La Opinión Nacional, y también para fundar la Revista Venezolana.

Precisamente en la carta de despedida que escribe a de Aldrey, es donde Martí sella su compromiso latinoamericanista cuando afirma que ‘de América soy hijo: a ella me debo. Y de la América, a cuya revelación, sacudimiento y fundación urgente me consagro, ésta es la cuna; ni hay para labios dulces, copa amarga; ni el áspid muerde en pechos varoniles; ni de su cuna reniegan hijos fieles’.

Versión completa: click aquí