Desde Cuba hasta Trinidad y Tobago: el Caribe que compartimos
Por: Jacqueline Laguardia Martínez

El libro Trinidad and Tobago / Cuba: History, Language and Literature, que contiene doce ensayos sobre temas de historia, lenguaje y literatura, es un texto necesario para los estudiosos y amantes de la región. La compilación indaga en asuntos y preocupaciones compartidas por Cuba y Trinidad y Tobago y, me atrevería a decir, por buena parte de las otras islas del Caribe.

Gracias al trabajo conjunto del Centro de Estudios Martianos en La Habana y a la Universidad de las Indias Occidentales, en su campus de San Augustine, un grupo de académicos que participaron en la XXIV Feria Internacional del Libro de La Habana en 2015 imaginaron la posibilidad de crear un libro de esta naturaleza. Los tres compiladores del libro: Nicole Roberts, Armando García de la Torre y Mauricio Núñez Rodríguez merecen un reconocimiento especial por el arduo trabajo realizado, al igual que la Editorial Aduana Vieja (Valencia, España) que convirtió el manuscrito en una bonita publicación este año.

La diversidad de los temas explorados sobre la historia compartida y el desarrollo cultural en Cuba y en Trinidad y Tobago identifica desafíos comunes y abre nuevas posibilidades para pensar en proyectos conjuntos, y en el libro esto se logra de una manera atractiva que alienta a los lectores a sumergirse en la lectura. Esta es una de las fortalezas de este texto, que logra superar la dificultad que significa aunar contenidos que no se concentran en una sola disciplina o tópico. El texto ofrece una refrescante diversidad en los enfoques adoptados y, en consecuencia, el libro contiene capítulos sobre la historia contada desde las subjetividades nacionales, la política explicada a través del lenguaje y las piezas literarias, la literatura leída desde una mirada femenina y de conflictos generacionales, la independencia entendida desde los conflictos raciales, la literatura testimonial percibida a través del análisis lingüístico, la religión contada desde la poesía, la diplomacia hecha por deportistas, entre otros.

El amplio espectro de ángulos explorados amplía las posibilidades de profundizar en cuestiones caribeñas y, específicamente, en aquellas que involucran a Cuba y a Trinidad y Tobago.

Gracias a este enfoque adoptado, el libro contribuye a ese debate inacabado sobre la “caribeñidad” y cómo entender la identidad de la región. En ese sentido, vale la pena conectar los tópicos y espíritu del libro con el proceso de transculturación elaborado por Fernando Ortiz que reconoce, para Cuba y el resto del Caribe, la existencia de una cultura que es singular y diversa a la vez que no cesa de reinventarse desde su originalidad y que contiene múltiples componentes que se mezclan continuamente. En este esfuerzo de iluminar cómo nosotros, habitantes del Caribe, entendemos nuestra identidad y nuestra caribeñidad, recomiendo la lectura del artículo Cuba and the Anglophone Caribbean: Perspectives from Trinidad and Tobago de Rita Pemberton, que inicia la compilación. El trabajo analiza cómo la opinión pública en Trinidad y Tobago sobre Cuba cambió como resultado de los programas de cooperación en los sectores de salud, educación e inversiones conjuntas a pesar de la prensa negativa sobre Cuba. Un ejemplo de este enfoque creativo adoptado por los autores se reconoce en el análisis de iniciativas de cooperación menos conocidas entre Cuba y Trinidad y Tobago como la capacitación de traductores e intérpretes.

Al empeño de profundizar en la exploración de la identidad caribeña se suma el artículo de Nicole Roberts Fractured Subjectivities: Interrogating Belonging and Displacement in the Caribbean Represented in Selected Short Stories que examina el rol del entorno y la raza en el proceso de creación de identidad a través del análisis de la obra narrativa de autores de Trinidad, República Dominicana, Puerto Rico y Cuba.

Otro artículo que gira en torno la exploración de la comprensión de la identidad y la literatura del Caribe -y al hacerlo se aparta de clichés y reduccionismos- es el trabajo de Adonis Díaz Fernández El orishaísmo en la tradición poética cubana. En este capítulo, el autor revela parte del rico universo poético que yace en el corazón del movimiento sociocultural del Orishaísmo, construido sobre el legado africano que llegó al Caribe y que luego se convertiría en una pieza fundamental de nuestro patrimonio cultural.

Desde la perspectiva del análisis literario y religioso, y sin abandonar el cuestionamiento de la identidad caribeña -específicamente desde la condición de ser mujer en el Caribe- aparece el artículo de Sherry-Ann Singh, The Indo-Caribbean Woman in the Works of Lakshm Persaud. La autora examina la situación de mujeres caribeñas y las formas en que los argumentos religiosos han sido utilizados para ejercer control sobre sus vidas. El trabajo ahonda en interrogantes de cómo la tradición enfrenta la modernidad y cómo las creencias traídas desde geografías lejanas se adaptan al universo caribeño en el intento de acomodarse a una identidad en formación.

El Caribe que nace como resultado de la mezcla de grupos humanos y culturas diversas se caracteriza, lógicamente, por la presencia de varias lenguas que conviven en un reducido espacio geográfico. El trabajo de Ben Braithwaite se hace eco de esta condición y aborda esta diversidad lingüística en su trabajo sobre los lenguajes de las comunidades sordas en la región. Por su parte, los trabajos de Eric Maitrejean Interpreter Training in the English-Speaking Caribbean y de Diego Mideros sobre el aprendizaje del idioma español en el Caribe anglófono exploran los esfuerzos realizados y los que aún se requieren para superar las barreras de comunicación, uno de los obstáculos mayores en el camino hacia un Caribe más unido, solidario y fuerte. Aquí otro de los méritos de este libro, pues vale reconocer que todos los trabajos aparecen en sus versiones en español e inglés.

Las soluciones innovadoras para superar las barreras que todavía nos separan se insinúan desde otras perspectivas. Una posibilidad interesante se nos presenta en el artículo Trinidad and Tobago in the Pioneering of Pan-Caribbeanism, de Claudio Fergus. En este capítulo, el autor analiza la importancia del cricket en la forja de una identidad común en las Indias Occidentales y el papel de los deportes en el acercamiento entre anglocaribeños y sus vecinos de habla hispana. A los interesantes ejemplos proporcionados por el autor, me gustaría agregar dos más que nos llegan a partir de los lazos entre Cuba y el resto del Caribe. Teófilo Stevenson Lawrence, uno de los mejores boxeadores cubanos de todos los tiempos, tenía antepasados de las islas de Saint Vincent y Saint Kitts, mientras Mireya Luis, mítica jugadora de voleibol, tenía padres haitianos.

Otro aspecto sobresaliente de este volumen es que brinda la oportunidad para aprender y profundizar sobre las ideas y el trabajo del cubano más universal, José Martí.

Martí fue poeta, ensayista, diplomático, político y uno de los símbolos más venerados de la lucha de Cuba por su definitiva independencia. Fue el artífice de la victoria final de Cuba contra España al organizar y unir a los patriotas cubanos que aspiraban a la independencia. Como verdadero líder y activista político, fue capaz de planificar la Guerra de 1895, no solo determinó los destinos de Cuba, sino que inspiró a futuros líderes en Cuba, el Caribe y América Latina.

Profundizar en la comprensión de las ideas martianas es el propósito del trabajo de Armando García de la Torre Un acercamiento a José Martí y la diáspora africana. El autor explora las avanzadas ideas del Apóstol sobre el discurso racial de su época que discriminaba al negro y a los pueblos de ascendencia mixta.

Martí abogaba por la existencia de una sociedad sin razas y convocó a apreciar las diferentes culturas a partir de sus valores propios y sin establecer jerarquías entre ellas. Su defensa apuntaba al reconocimiento de los valores y contribuciones universales de los diferentes grupos humanos. Su visión de una “nación sin raza” mantiene su vigencia en nuestra región multirracial que no ha superado del todo los prejuicios raciales y la discriminación.

Este aprecio de José Martí por las diferentes culturas y tradiciones fue cultivado durante sus viajes, principalmente en América Latina. El trabajo de Anette María Jiménez Marata, De Izabal a Zacapa: Pensamiento lingüístico en el diario de José Martí en Guatemala revela, a través de una lectura perspicaz de uno de los diarios personales de Martí, el proceso de construcción del ideal americanista martiano, su visión anticolonial y su propuesta de una sociedad basada en la justicia social. Con su descripción de las gentes que conoció en su viaje desde la costa caribeña de Guatemala hasta su capital, las formas en que actuaban y hablaban, Martí reveló sus ideas sobre la identidad latinoamericana y sobre la naturaleza de los diversos pueblos latinoamericanos. Un Martí más íntimo se nos revela en el artículo de Mauricio Núñez Rodríguez Aproximaciones al itinerario narrativo
de José Martí que ahonda en el escritor de ficción. Núñez Rodríguez establece que la poética de Martí está presente en su creación literaria como narrador y también como traductor de novelas y cuentos.

Martí no solo fue el ideólogo visionario de una República cubana basada en la libertad, igualdad, fraternidad, justicia y prosperidad o un exquisito escritor de la lengua española, sino que además lanzó una alerta temprana a la América Latina y el Caribe sobre las intenciones del peligroso vecino del norte. El artículo de Marlene Vázquez Pérez sobre Las Escenas norteamericanas de José Martí y su alerta a las “islas dolorosas del mar” expone uno de sus temores cuando pensaba en lo que sobrevendría una vez alcanzada la independencia en las Américas. Conseguida la independencia de España por América Latina y las Antillas, Martí identificaba al próximo adversario de la región en los Estados Unidos, país en rápida expansión. Martí, quien desde Nueva York escribió durante casi 15 años algunos de sus mejores trabajos periodísticos, tenía un profundo conocimiento de la política estadounidense y de los apetitos económicos y los avances científicos de la nación norteña.

Para finalizar, me gustaría llamar la atención sobre una feliz coincidencia. En diciembre de 2017 el 45 aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y el Caribe hecho que ocurrió cuando cuatro Estados caribeños recientemente independizados, y posteriormente fundadores de la CARICOM, decidieron distanciarse de la política de aislamiento hacia Cuba impuesta por Estados Unidos. En un acto de real soberanía, Barbados, Guyana, Jamaica y Trinidad y Tobago declararon simultáneamente el establecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba el 8 de diciembre de 1972.

Hoy, al recordar nuestra historia, nuestros héroes y nuestros desafíos comunes, también reflexionamos sobre cómo expandir y profundizar las relaciones entre todos los países del Caribe en un espíritu de verdadera cooperación y solidaridad. Este es el espíritu que abrazó José Martí al escribir su ensayo seminal, Nuestra América y cuando pensaba en el porvenir de las Antillas o el Caribe. Y es este, también, el espíritu que se siente en las páginas de Trinidad and Tobago / Cuba: History, Language and Literature.

Tomado de: http://librinsula.bnjm.cu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*



Universo de Martí
Visitantes de hoy (384)
  • contry flag (5)
  • contry flag (1)
  • contry flag (1)
  • contry flag (3)
  • contry flag (4)
  • contry flag (10)
  • contry flag (8)
  • contry flag (49)
  • contry flag (5)
  • contry flag (16)
  • contry flag (8)
  • contry flag (17)
  • contry flag (2)
  • contry flag (1)
  • contry flag (3)
  • contry flag (1)
  • contry flag (3)
  • contry flag (14)
  • contry flag (1)
  • contry flag (7)
  • contry flag (1)
  • contry flag (1)
  • contry flag (6)
  • contry flag (1)
  • contry flag (6)
  • contry flag (1)
  • contry flag (1)
  • contry flag (1)
  • contry flag (196)
  • contry flag (1)
  • contry flag (9)
  • contry flag (1)
Contáctenos