Los ideales de Martí y el PRC en la Cumbre de Las Américas
Por: Narciso Amador Fernández Ramírez

El 10 de abril de 1892, José Martí proclamó el Partido Revolucionario Cubano cuyas ideas esenciales serán las defendidas por Cuba en la Cumbre de las Américas…

Vueltas a releer las Bases del Partido Revolucionario Cubano fundado por José Martí el 10 de abril de 1892, y ahora en ocasión de celebrarse en Lima, Perú, la VIII Cumbre de las Américas, uno se percata de cuánta vigencia conservan aquellos ideales emancipadores del Apóstol de la Independencia de Cuba. Los mismos ideales que serán defendidos por nuestra delegación, tanto en la Cumbre de los Pueblos, como en la propia reunión oficial de los Jefes de Estado y Gobierno de los países de América.
Pues si Martí, al fundar el primer partido del mundo para dirigir y encauzar un movimiento de liberación nacional en un país colonizado, se proponía “la independencia absoluta de Cuba, y fomentar y auxiliar la de Puerto Rico”, tal y como expresa el Artículo 1, todavía ese propósito está sin cumplir en su totalidad, y será, sin duda, uno de los reclamos de los pueblos de América y de los representantes de la sociedad civil cubana en la Cumbre, al ser Cuba y Puerto Rico de un pájaro las dos alas y, el pueblo de José Emeterio Betances y Albizu Campos, un país no libre.
La Cumbre será el momento de hacer ver que Cuba dispone de una sociedad civil comprometida con la Revolución, y que mostrará, como lo viene haciendo desde su arribo a la capital peruana, que ha logrado “asegurar en la paz y el trabajo la felicidad de los habitantes de la Isla”, como estipulaba el Artículo 2 de las Bases del Partido Revolucionario Cubano.
También serán sobrados los momentos para “cumplir, en la vida histórica del continente, los deberes difíciles que su situación geográfica le señala”, tal y como refiere el Artículo 3 de dichas Bases, pues Cuba mostrará su rechazo a la exclusión arbitraria del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, denunciará el encarcelamiento sin pruebas y con fines manifiestamente políticos del candidato presidencial Luiz Inacio Lula de Silva, en Brasil, y enfrentará cuanta injusticia y prepotencia imperial haya que denunciar y combatir.
El “Con Cuba no te metas” —que tanta repercusión ha tenido en la redes sociales— será la bandera de lucha que se levantará en Lima, las veces que fueran necesarias y por las causas que lo ameritasen.
De igual manera, en la Cumbre de las Américas y la alternativa Cumbre de los Pueblos, Cuba, tal y como refiere el Artículo 4 de las Bases del PRC de José Martí, dará pruebas de que es “un pueblo nuevo y de sincera democracia, capaz de vencer, por el orden del trabajo real y el equilibrio de las fuerzas sociales, los peligros de la libertad repentina en una sociedad compuesta para la esclavitud”.
Sesenta años de Revolución Socialista en el poder y la satisfacción de los intereses vitales del pueblo serán las pruebas contundentes que los cubanos muestren a los pueblos de América y el mundo. Argumentos y razones no les faltarán a nuestros representantes en Lima.
Como también quedarán probados con hechos y ejemplos valederos la concreción en nuestra Patria del Artículo 5 de las Bases del PRC, con la existencia de una Revolución que ha asegurado “el decoro y bien de todos los cubanos” y entregado “a todo el país la patria libre”.
La composición de nuestra delegación, integrada por representantes de todos los sectores de la sociedad civil socialista, hará que sea más plural y probará como se ha dignificado en Cuba a todos sus hijos, sin discriminación por motivos de sexo, raza, religión, credo político y orientación sexual, y puesto, tan alto, como las palmas, el decoro y bien de todos los cubanos, tal y como aspiraba el Apóstol.
Y ajustados a la realidad concreta de hoy, que no es exactamente la de hace 126 años atrás, los cubanos en la Cumbre de Las Américas harán también valedero el Articulo 7 de las Bases del PRC que establecía: “no atraerse, con hecho o declaración alguna indiscreta durante su propaganda, la malevolencia o suspicacia de los pueblos con quienes la prudencia o el afecto aconseja o impone el mantenimiento de relaciones cordiales”.
Será una Cumbre de denuncias a arbitrariedades del Imperialismo, que deberá estar representado por Donald Trump, cuyos denuestos a nuestros pueblos no quedarán sin la respuesta contundente que merecen. Una Cumbre de defensa de los derechos de Bolivia por el pedazo de mar que le fuera arrebatado; a favorecer la tan añorada paz en Colombia; en fin, para poner en alto el ideal martiano y bolivariano de la unidad continental y del derecho de los pueblos a su autodeterminación.
Por tales razones, Martí, el hombre del ensayo clarividente Nuestra América, quien denunció y combatió el peligro del “gigante de las siete leguas”, y que el 10 de abril de 1892 proclamó ante el mundo la existencia del Partido Revolucionario Cubano, estará presente en Lima, Perú.
Y tampoco faltará la presencia del ideario de Fidel Castro, quien al valorar al Partido Martiano para la Revolución del 95, del que hoy somos continuadores y herederos, afirmó: “Martí hizo un partido —no dos partidos, ni tres partidos, ni diez partidos—, en lo cual podemos ver el precedente más honroso y más legítimo del glorioso Partido que hoy dirige nuestra Revolución: el Partido Comunista de Cuba”.

Fuente: http://www.cubahora.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*