Inauguran muestra en la Sociedad Cultural José Martí por el Día Mundial del Medio Ambiente

La Casa de la Memoria, en la provincia de Camagüey, acoge desde el cinco de junio una muestra de bonsáis de varias especies, organizada por la filial de la Sociedad Cultural José Martí (SCJM), para celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente.

En la exposición se exhiben  ejemplares de júcaro, ceiba y roble, preparadas  por maestros de diversas  instituciones educativas del territorio agramontino, representantes de entidades adscritas a la delegación del Ministerio de la Agricultura y los amantes de la naturaleza.

La exhibición  forma parte del evento Jardines y Bosques Martianos e integra la programación propuesta para el mes de junio por la SCJM, que se inició en el Salón Patria, el primer día de junio, con la celebración del Día Internacional de la Infancia, al que asistieron pioneros de los centros escolares de la comunidad.

Para el venidero 12 de junio, está previsto un conversatorio a propósito del aniversario 62 de la constitución del Movimiento 26 de Julio y se mostrarán libros vinculados a la vida y obra del líder histórico de la Revolución cubana Fidel Castro.

En la ocasión, no faltará el tributo de los docentes, estudiantes e intelectuales a Antonio Maceo y Ernesto Guevara de la Serna, el 14 de junio, fecha en que se celebra el nacimiento del Lugarteniente General en el año 1845 y en 1928 el del Guerrillero Heroico.

Tras las huellas de la Historia de Cuba y sus protagonistas continuarán las actividades de la SCJM en Camagüey el  22 de junio, ocasión en la que se efectuará  un conversatorio sobre el ejemplo y legado de José de la Luz y Caballero, por coincidir esa fecha con el aniversario 155 de su fallecimiento.

Luz y Caballero está considerado como el pedagogo cubano más notable del siglo XIX, no solo por su método educativo sino por su importante papel en la formación de la conciencia y la nacionalidad cubana. De las aulas de su plantel  salieron alumnos como: Ignacio Agramonte, Juan Clemente Zenea, Manuel Sanguily, Enrique Piñeyro y Rafael María de Mendive.

Para José Martí, “era el padre, el silencioso fundador”.

Según el Apóstol, Luza solas ardía y centelleaba, y se sofocó el corazón con mano heroica, para dar tiempo a que se le criase de él la juventud con quien se había de ganar la libertad que solo brillaría sobre sus huesos”.

No por gusto Martí subrayaba que Luz «consagró su vida enteraa crear hombres rebeldes y cordiales que sacaran a tiempo la patria interrumpida de la nación que la ahoga y la corrompe () Pudo ser abogado, con respetuosa y rica clientela, y su patria fue su único cliente.

Pudo lucir en las academias sin esfuerzo su ciencia copiosa y solo mostró lo que sabía de la verdad  cuando era indispensable defenderla (…) Supo cuanto se sabía en su época, pero no para enseñar que lo sabía, sino para trasmitirlo. Sembró hombres».

Fuente: http://www.cadenagramonte.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*