Presentación del Tomo 24 de la Edición Crítica de las Obras Completas de José Martí
Por: Dr. Rodolfo Sarracino

Me es gratRodolfo_Saccracinoa la tarea de presentar en esta ocasión auspiciosa el tomo 24 de la edición crítica de las Obras Completas de José Martí. Se trata de una parte menor, en el trabajo de años de un grupo pequeño de investigadores, editores y técnicos, dirigidos por el compañero Pedro Pablo Rodríguez, que hoy nos aplicamos a producir, a pesar de las inevitables dificultades materiales y los errores humanos, a los que nadie en absoluto escapa, una edición crítica que pueda constituir una guía para futuras generaciones de investigadores, digna de uno de los hombres más importantes de nuestra historia, y la de toda nuestra América, que resumió en su breve existencia lo mejor de la cultura, de la ética y de la humanidad del pueblo cubano.

En el tomo que ponemos a disposición de los lectores en general y de los especialistas en particular, se encuentran 34 crónicas que Martí escribiera entre mayo de 1886 y octubre del propio año para los diarios La Nación de Buenos Aires, El Partido Liberal de México y La República de Honduras. Y 24 cartas, en particular 19 dirigidas a Manuel Mercado, y cinco que remitiera a Jerónimo Zelaya, Arthur Carroll y Juan de Dios Peza.

Se trata, pues, de un interludio relativamente breve en la vida del Maestro que sin embargo impresionará al lector por su intensa laboriosidad y profundidad informativa sobre la sociedad estadounidense y su involución hacia el imperialismo. Al propio tiempo se percibirá el momento de mayor distanciamiento de Martí del esfuerzo revolucionario que desde 1884 dirigían Máximo Gómez y Antonio Maceo, hasta marzo de 1887, cuando aparecieron publicadas las aclaraciones, subscritas por el primero, acerca del fin de esa tentativa. Ello se reflejó durante el período que nos ocupa en su escasa correspondencia con amigos cubanos.

En cambio, es evidente en sus numerosas cartas a Manuel Mercado el esfuerzo por asegurar empleo con su apoyo, y el de Pablo Macedo, como corresponsal de algún periódico mexicano, que a la postre fue El Partido Liberal, a fin de asegurar la subsistencia para él y su familia en Cuba. Lo mismo puede afirmarse de sus misivas a Juan de Dios Peza y Jerónimo Zelaya, a quienes también escribió para solicitarles ayuda en la búsqueda de trabajo periodístico, además de México, también en Honduras.

Versión completa: click aquí