Playa Girón en mi memoria
Por: Dr. Rodolfo Sarracino

Rodolfo_SaccracinoPermítanme unos datos básicos iniciales para situarnos mejor en nuestro tema, que después podemos discutir si el tiempo disponible nos alcanza. Playa Girón se encuentra en la costa Sur de Cuba, ubicada en el Municipio Ciénaga de Zapata, provincia de Matanzas. No se trata de un punto más de nuestra geografía, sino el símbolo de una victoria estratégica de la Revolución Cubana, lograda apenas dos años después de la Revolución que la llevó al poder el 1ro de enero de 1959.

La voluntad imperial estadounidense llevó al presidente republicano Dwight D. Eisenhower, el 17 de marzo de 1960, a aprobar los planes para organizar una fuerza expedicionaria compuesta por mercenarios de origen cubano a los que se les pagaría 225 dólares mensuales, más 50 adicionales por el primer hijo y 25 por los restantes. El sueldo mercenario era parte del financiamiento de la fase inicial de la invasión a Cuba para la creación de una reducida cabeza de playa donde se establecería inmediatamente un gobierno títere cuya acción era solicitar ayuda a Estados Unidos, a fin de proceder al derrocamiento del gobierno revolucionario.

Es interesante que la cifra aprobada para ello ascendiera a sólo 4.5 millones de USD. Pero en poco tiempo esa cifra se multiplicó hasta elevarse a varios centenares de millones de dólares, más de mil millones a los precios actuales.

La organización y entrenamiento de la fuerza contrarrevolucionaria se desarrolló en 13 bases distribuidas entre Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, la Zona del Canal de Panamá, y los propios Estados Unidos.

Unos diez días después de las elecciones presidenciales en ese país, la CIA presentó un informe pormenorizado a John F. Kennedy, ganador de las elecciones presidenciales, acerca de los planes que ya se ejecutaban. El presidente electo los aprobó sin objeciones, incluyendo un ataque por sorpresa a nuestros principales aeropuertos para destruir la pequeña fuerza aérea revolucionaria en dos aeropuertos militares y uno civil, lo que lograron sólo parcialmente.

Ocho bombarderos B-26, armados de cohetes, ametralladoras calibre 50 y bombas de 500 lbs. con insignias de la Fuerza Aérea Revolucionaria, bombardearon esos objetivos a la salida del sol del 15 de abril, a fin de destruir los aviones militares capaces de levantar vuelo. Cuando esos hechos tenían lugar, ya se encontraban en alta mar los 1,500 hombres de la brigada mercenaria 2506.

En el sepelio de las bajas civiles y militares víctimas del ataque, Fidel proclamó, en un discurso pronunciado el 16 de abril, el carácter socialista de la Revolución Cubana y declaró la alarma de combate en todo el territorio nacional.

Versión completa: click aquí