Mensaje Martiano de ciencia para poetas
Por: Lic. Alexis Schlachter

Martí llamó a los bardos «profetas de la Ciencia»- El Maestro anticipó la creación del tractor- Opina Fernández Retamar sobre un tema polémico y poco abordado por los intelectuales cubanos.

Buenos Aires, 15 de agosto de 1883. Ese día, en el periódico La Nación, el periodista cubano José Martí pronostica: «… de aquí a poco, la electricidad moverá arados. Asombra que con tanto hombre que junta polos y saca fuerza de ríos y cascadas, no se haya pensado aún en uncir, en vez de una criatura viva que padece, un acumulador…» Faltaban 24 años para que, en 1907, el norteamericano Henry Ford lanzara el primero de esos equipos agrícolas basado en piezas de automóvil, incluido un acumulador

Antes, en agosto de ese mismo año, desde las páginas de la revista norteamericana La América, el ojo zahori de Martí había previsto algo sorprendente para la época: «Día llegará en que pueda llevar consigo el hombre, como hoy el tiempo en un reloj, la luz, el calor y la fuerza en algún aparato diminuto…»

Faltaba mucho tiempo para arribar al siglo XX y, con él, irrumpir las hoy comunes y diminutas pilas eléctricas capaces de ofrecer luz en linternas y, más tarde, calor y fuerza mediante pequeños equipos en los sistemas cósmicos de los astronautas contemporáneos. José Martí, poeta de alto vuelo, pronosticó dos avances científicos que se cumplieron inexorablemente después de su caída en Dos Ríos. ¿Casualidades en ambos casos… o cultura científica amplia arropada en la visión profética de un poeta? ¿Los poetas como profetas de la ciencia?

Versión completa: click aquí