Las armas del juicio. Los 120 años de Nuestra América
Por: Luis Alvarenga

El artículo Nuestra América salió publicado por primera vez en La Revista Ilustrada de Nueva York, el 10 de enero de 1891. El 30 de enero de ese mismo año, apareció en El Partido Liberal de México. Hace poco, en una reunión de estudiosos de Martí, se conmemoraban, en la Universidad Intercultural de Chiapas, los 120 años de aparición de este trabajo, que parece haberse escrito hoy mismo, tan profundo es su análisis y su comprensión del nudo histórico de Latinoamérica.
En 1891, Martí está exiliado en Estados Unidos, tras haber vivido en el destierro en España, México y otros países latinoamericanos. Veámoslo más de cerca. Es un hombre de 38 años, cuya primera escuela intelectual la tuvo, de niño, con el maestro Mendive, y cuya primera escuela política, la primera enseñanza de lo que implicaba querer la independencia de Cuba fue la cárcel, siendo también prácticamente un niño, como lo relata en su testimonio El presidio político en Cuba. En el momento que estamos viendo, Martí es una figura política e intelectual importante, a la cual varios países latinoamericanos le confían su representación diplomática en Nueva York. Es un periodista agudo, que ve, en sus Escenas norteamericanas, tanto la grandeza cultural de un Whitman como lo inhumano de las condiciones laborales de los obreros y, aún más, un analista político, que diríamos ahora, logra ver, en los supuestos “hermanos mayores” del Norte y en su democracia, a la que se ve como ejemplar, logra ver, repito, la configuración de un poder imperial, algo así como el paso de la Roma republicana a la Roma de los Césares.

Versión completa: click aquí