Exordio pre martianos de los que volvieron a África
Por: Dr. Rodolfo Sarrcino Magriñat

La investigación que precedió a la obra valorada, realizada en tiempo libre durante el cumplimiento de una misión diplomática en Nigeria, y aún mucho después, es el resultado de un intenso esfuerzo científico, que se extendió desde 1980 hasta su publicación como libro, en 1988, intervalo durante el cual publicamos un crecido número de artículos sobre el tema en publicaciones seriadas especializadas cubanas y extranjeras , lo que nos permitió avanzar gradualmente en la reconstrucción histórica1. La investigación se materializó en el libro Los que volvieron a África, obra novedosa, con un tema entonces casi totalmente desconocido en Cuba, no superada o continuada hasta el día de hoy, como comprobamos en la búsqueda que desarrollamos en Internet sobre la bibliografía cubana, estadounidense, británica y brasileña, publicada entre 1988 y el 2004, acerca de las relaciones entre África y Cuba. Puedo asegurar que la obra permanece hoy tan vigente como cuando la presentamos, a lo que añadimos que las vías para nuevas investigaciones continúan abiertas a los investigadores. No se trató, por cierto, de un hallazgo casual, o fruto del numen feliz del investigador. Baste señalar que nuestra visión de las tareas que me aguardaban como jefe de la misión diplomática de Cuba en Nigeria fue enriquecida por ésta y otras investigaciones que resultaron de varias reuniones con historiadores como Manuel Moreno Fraginals, Zoila Lapique Becali, Rogelio Martínez Furé, entre otros. De todas, debo decir que la más inspiradora es la que sostuvimos con Pedro Deschamps Chapeaux, que con su habitual modestia evocó los testimonios de libertos ancianos que aseguraban, al contrario de lo que suponian algunos de nuestros más importantes investigadores, que se habían producido algunos retornos de individuos y grupos de libertos a África. Así, cuando partimos hacia Nigeria, habíamos aceptado como hipótesis las informaciones que Deschamps Chapeaux me había comunicado, contrario a todo lo que afirmaban muchos especialistas cubanos, y me propuse poner a prueba la validez de las tradiciones orales cubanas.

Versión completa: click aquí