El acta fundacional del Alba
Por: Gustavo Robreño Dolz

Cuando América Latina y el Caribe van avanzando hoy en medio de un proceso de unión e integración solidaria —que no está ni estará exento de dificultades y de luchas contra el imperio y las oligarquías locales—, el pensamiento del cubano más universal, José Martí, expresado en su obra inmortal, se evidencia cada día como fundamento conceptual de esa colosal tarea, que es la obtención de la Segunda Independencia de América y que tiene como punto de partida a la Revolución cubana hace medio siglo.

Dentro de la extensa e intensa obra martiana hay, sin embargo, textos que son cardinales para su interpretación y permiten extraer de ellos las conclusiones adecuadas y oportunas, particularmente en lo referido a la emancipación americana. Ese es el caso de Nuestra América.

En 1991, al arribar al centenario, nuestro eminente martiano, el Maestro Cintio Vitier, publicó la investigación, selección y notas que contribuyeron a su Edición Crítica, editada por el Centro de Estudios Martianos, y que se convierte, desde entonces, en obligada referencia cuando de «Nuestra América» se trate, como en el momento actual, en que la historia y la vida han llevado a este texto martiano al pináculo de su vigencia aleccionadora.

Dice Cintio en sus palabras de presentación: «Nuestra América, texto central de José Martí, aparecido por primera vez en La Revista Ilustrada de Nueva York el 1ro. de enero de 1891 y el 30 de enero del mismo año en El Partido Liberal, de México, es una de las tres grandes y sintéticas culminaciones de la obra martiana dadas a la luz en vísperas de la preparación y fundación del Partido Revolucionario Cubano. Son las otras dos los Versos Sencillos, atesoradores de su más alta sabiduría, y el discurso pronunciado el 26 de noviembre de 1891 en el Liceo Cubano de Tampa (Con todos y para el bien de todos), donde están formulados los principios éticos y políticos de la futura república».

Versión completa: click aquí