Una imagen que narra su historia
Por: Lucía Montes de Oca Fusté

Dicen que una imagen vale más que mil palabras, y aunque la frase puede sonar a cliché se ajusta con perfección a esta, que puede estar entre las más enigmáticas y difundidas de la historia de la Revolución Cubana.

Pero quizás usted no sepa en las circunstancias en que fue capturada la popular instantánea. Corría el año 1957 en una ajetreada y convulsa época en la que el fervor revolucionario y las ansias de lucha e independencia estaban a flor de piel.

Fidel, y el grupo de rebeldes que lo secundaron estaban en la cima del Turquino, en los más intrincados parajes de la Sierra Maestra. Después de los acontecimientos del 30 de noviembre de 1956 en Santiago y del desembarco del Granma dos días después, el país atravesó momentos de gran expectación al desconocerse el destino de Fidel y sus compañeros de lucha. Aunque la dictadura lo daba por muerto, el pueblo se abrazaba la idea de que nada le hubiera ocurrido.

El 24 de febrero de 1957, el periodista Herbet Matthews, – luego de personarse en la Sierra Maestra -, publicaba en el New York Times la primera entrevista a Fidel en las montañas del oriente, dejando visto que estaba vivo y explicando las razones de la lucha revolucionaria y los primeros éxitos alcanzados por el naciente Ejército Rebelde.

Lo próximo que hizo la tiranía batistiana fue encargarse de divulgar que la entrevista había sido una falsa y que en la Sierra Maestra nada estaba aconteciendo.

Fidel, que se mantuvo al tanto de lo acontecido dio la misión de contactar a otros `periodistas interesados en conocer la realidad de la guerrilla. Es así que Armando Hart y Celia Sánchez logran contactar con el reportero Robert Taber y el camarógrafo Wendell Hoffman, de la cadena Columbia Broadcasting System (CBS) de los Estados Unidos.

Luego de las dificultades que atravesaron hasta llegar al punto de encuentro, Taber y Hoffman comenzaron las filmaciones y entrevistas tal y como lo dejaría ver el Che en su diario de campaña.

Pero el recorrido final de la entrevista los llevaría hasta el Pico Turquino, aunque el cansancio y lo abrupto del terreno ponía limitantes en su andar, la alegría de llegar al busto de José Martí en la cima del Turquino arrancó de los labios rebeldes las notas del Himno Nacional.

El resultado… un documental que transmitiría la cadena norteamericana al mes siguiente y una de las imágenes que narran la historia de Cuba.

Fuente: www.sierramaestra.cu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*