Seremos fieles al legado de Fidel

En  esta ocasión del aniversario 60 del inicio del viaje del yate Granma hacia la libertad, comandado por aquel sembrador de ideas revolucionarias que fue el Comandante en Jefe Fidel Castro, quiso el azar que el fundador de la Revolución partiera en un interminable
viaje, acompañado por el eco de la obra que construyó a lo largo de su vida.
El colectivo del Centro de Estudios Martianos, CEM, una de las instituciones creadas por iniciativa del líder histórico de la Revolución Cubana, se siente comprometido a seguir profundizando en el estudio de la obra de nuestro Héroe Nacional, de quien el compañero
Fidel, fue uno de sus más aventajados seguidores.
No es posible olvidar por los miembros de esta familia martiana, que en el aniversario 25 de la creación del CEM, se recibió una misiva el líder histórico de la Revolución en la que expresó: “Nuestro pueblo agudamente sensible a todo lo que se relacione con sus más preciadas esencias, sabe muy bien que  en el Centro de Estudios Martianos cuenta
con un poderoso ariete y una formidable trinchera de ideas”.
En esta solemne ocasión, nos comprometemos a seguir cumpliendo el compromiso contraído entonces con Fidel y a seguir siendo fieles a su legado.

2 responses to “Seremos fieles al legado de Fidel”

  1. mercedes dice:

    ¡Gracias, Fidel! Por honrar los sueños de Martí y convertirnos en seres humanos dignos. Sin ti, parafraseando al Indio Naborí, seríamos meros adoradores de las estatuas de piedra erigidas al Apóstol en la república neocolonial. Porque llegaste tú, Martí es nuestro Héroe Nacional, guía del pensamiento del pueblo cubanos y de millones de seguidores en todo el mundo, pensamiento martiano que tú actualizaste y continuaste para los agradecidos de siempre. ¡Con Martí y con Fidel HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

  2. Su esencia la anunció Martí a los niños (a quiénes mejor): “Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. (…) En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana”.
    Eso fue Fidel en vida y mientras más viles y denigrantes fueron sus enemigos, más brilló en su frente “la estrella que ilumina y mata”.
    Fidel se echó un día el destino de Cuba sobre sus espaldas, pero quedó insatisfecho. Luego cargó sobre sus anchos hombros los destinos del tercer mundo, venció al colonialismo y al racismo del otro lado del mar, pero quedó insatisfecho. Finalmente determinado, asumió el concepto de su mentor e hizo de la humanidad entera su patria y su rostro se iluminó y encontró su verdadera vocación.
    Nadie como él supo comprender la utilidad que lleva la virtud y ese fue su principal legado. Sólo un hombre virtuoso podrá vencer las hidras de Lerna de estos tiempos, sólo un hombre virtuoso encontrará la luz de la verdad, entre tantas falacias de aquellos que viven devorando la sangre de otros y la savia de la naturaleza.
    Eso también formó parte de la praxis fidelista, inspirada en el pensamiento martiano: “La grandeza está en la verdad y la verdad en la virtud”. Y tu Fidel, eres tan inmenso que la mención de tu nombre provoca conmociones y hasta la muerte, siempre tan indiferente, ha debido descubrir su siniestro rostro, hacer una reverencia y conducirte con respeto hasta su reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*