Sed de independencia patria en José Martí

A 126 años de la caída en combate de José Martí (1853-1895), fundador del Partido Revolucionario Cubano y líder de la guerra independentista contra España (1895-1898), su ideario permanece en el centro de la atención de estudiosos de muchos países y es fuente de enriquecimiento cultural.

“En el pensamiento de Martí resalta su sed de independencia para la patria y la mente humana”, aseguró en exclusiva a Cuba Internacional Jacques-François Bonaldi, traductor al francés de las cartas del autor de Abdala al amigo mexicano Manuel Mercado y, más recientemente, por primera vez en esa lengua, de los Diarios de Campaña de 1895 del héroe caído el 19 de mayo de ese año en Dos Ríos, territorio del oriente cubano.

Publicado en Montreal, Canadá, por el sello Ediciones CIDIHCA, este último volumen titulado Solo la luz es comparable a mi felicidad, cuenta con un prólogo del investigador y miembro de la Academia de Historia en Cuba, Pedro Pablo Rodríguez, quien calificó de ‘joya’ a la obra.

Bonaldi consideró que el ideario martiano contradice los cánones impuestos en la actualidad por las grandes potencias del planeta.

“Creo que debemos volver a poner a la orden del día a Martí porque merece ser conocido en su auténtica profundidad en todo el mundo”, declaró a esta revista.

Al explicar el génesis de esta traducción comentó que se remonta a muchos años atrás cuando el mismo empresario que la publica ahora, Frantz Voltaire, un haitiano con quien trabajaba, le pidió que la hiciera con vistas a una impresión en dos lenguas que se distribuiría en Haití y Santo Domingo.

“El proyecto nunca se concretó -recordó el también traductor al francés de los escritos del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, durante 47 años-, pero decidí olvidar la idea de un texto bilingüe y, al mismo tiempo que revisara la traducción, empezar a anotarla con la esperanza de encontrar un editor en Francia, lo que tampoco ocurrió.” Opinó que Martí, desgraciadamente, nunca será un “best-seller”, porque la mayoría de los editores prestan más atención a la dimensión comercial.

Sin embargo, atribuyó a la casualidad que, hace dos años, al colaborar en las traducciones de una antología bilingüe dedicada a los precursores de la antropología en Cuba y Haití, se volvió a encontrar con Voltaire, y le propuso retomar la idea del Diario de Campaña, con lo cual estuvo de acuerdo.

Precisó que el libro ya salió a la luz en los inicios de este año, aunque con bastante retraso por los problemas que genera la COVID-19.

CONTRA EL COLONIALISMO MENTAL

El traductor argumentó que la obra martiana se estudiaría más en todas las escuelas y universidades extranjeras, si el orbe fuera más justo, y lamentó que mediocres e “importantes” del mundo rico ocupen tanto espacio mediático, que roban a los verdaderos intelectuales brillantes de la parte pobre de la humanidad.

“En particular, -explicó-, el Journal de Campagne tiene un interés especial, ya que Martí pasa casi dos meses en Haití y Santo Domingo antes de poder desembarcar en Cuba, y toma muchísimas notas de extrema agudeza sobre lo que ve”.

Subrayó que en Haití el líder cubano describió cual un pintor a personajes llamativos, citó entre comillas muchas expresiones y dichos en francés o creole que oyó, y olió la naturaleza típica de esa parte de la isla.

Acerca de sus lecturas de entonces, añadió que durante varias páginas glosó, por ejemplo, un libro galo que llamó su atención.

“A partir de un Goethe en francés hace reflexiones literarias que prueban cuán vívida, y no libresca, era su cultura”, expresó Bonaldi con admiración.

El traductor significó que la lectura de la obra martiana a lo largo de medio siglo y la experiencia en Cuba durante todo ese tiempo ejercen una influencia en el modo de ver la realidad.

De las miles de páginas escritas por el autor de Versos sencillos, leídas y estudiadas por él, Bonaldi enumeró las primeras 10 del libro Escenas Norteamericanas, una antología sobre la cuestión social en Estados Unidos, todo lo que escribió Martí de Francia, o sobre la pintura de esa nación europea; sus grandes discursos, la casi totalidad de las páginas de Patria, y textos breves tan capitales como Nuestra América, Madre América y Vindicación de Cuba.

También el hecho de haber vivido medio siglo de Revolución Cubana y tenido la dicha y el honor de traducir sistemáticamente a su líder, le da a uno una visión del mundo en la cual están presentes forzosamente Martí y los valores que Fidel Castro le inculcó a su pueblo”, concluyó Bonaldi.

Fuente: Prensa Latina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*