[Nueva York, 25 de marzo de 1887]

[Nueva York, 25 de marzo de 1887]

Siempre, mi hermano mejor, sin una hora para vaciar ante V. despacio el alma. Salgo de esa correspondencia que le mando, y que le ruego me haga ver con celo,-y, ciego de un dolor de cabeza; entro a escribir un artículo sobre cosas de mi tierra, y otros que esperan sea un poema. ¿De dónde, sino de cariños como el de V., bien visible en sus líneas sobre papá, sacaría fuerzas, puesto que en mí no las tengo, para este estado febril de violenta maravilla? A veces quisiera ser hoja de árbol, y que los vientos me llevaren, pero costeando mi tierra, y de manera que fuere a caer en México.

J. MARTÍ

 

Los comentarios están cerrados.