[Nueva York, 1887]

[Nueva York, 1887]

Mi buen hermano:

Ahora soy yo el deudor, porque ya vino a dejarme contento la última querida carta suya.

Pero sólo tengo un minuto antes del correo, para rogarle que me cuide esa carta que envío, si le pareciese bien, a fin de que le salga de modo que se entienda. Hasta mañana.

Su hermo

J. MARTÍ

Los comentarios están cerrados.