New York, 12 de agosto de 1886

New York, 12 de agosto de 1886
Sr. D. Jerónimo Zelaya.

Muy señor mío y de toda mi consideración:

Mi bondadoso amigo el Sr. D. Adolfo Zúñiga me autorizó a su salida de New York para dirigirme a Vd. cuando hubiera de remitir a La República mi segunda correspondencia; y no oculto que me aprovecho con gozo, aunque desconocido yo sin duda para Vd., de la ocasión de saludar con mi humilde y sincera estimación un hombre que sus propios méritos y mis amigos de Honduras me han hecho mirar de antiguo con cariño.

No sé si merecerán su aprobación las páginas que escriba para La República, y sólo llevan en su abono un afecto que me cuesta trabajo reprimir para que no parezca intruso y excesivo, y estará bien premiado si no juzga usted, enteramente inútiles las frases que me inspira.

Ofrecí solamente al Sr. Zúñiga enviar dos cartas por mes, y estudiar y narrar con especial atención el curso de las empresas neoyorquinas en que hoy se interesa tanto Honduras; pero la pluma se sujeta con dificultad cuando se escribe con placer, y envío hoy dos cartas, en vez de una que correspondiera a esta quincena, dedicando la segunda de ellas exclusivamente a aquellas reflexiones y noticias que acaso no estén fuera de lugar pera servir desde su puesto humilde la política práctica y ancha en que usted mismo significa tanto.

Me es grato reiterarme de Vd. con atenta consideración affmo, y seg° servidor.

José Martí

Los comentarios están cerrados.