Cuba y los Estados Unidos

Cuando un pueblo cercano a otro puede verse en ocasión, por el extremo de su angustia política o por fatalidad económica, de desear unir su suerte a la nación vecina, debe saber lo que la nación vecina piensa de él, debe preguntarse si es respetado o despreciado por aquellos a quienes pudiera pensar en unirse, debe meditar si le conviene favorecer !a idea de la unión, caso de que resulte que su vecino lo desprecia.

No es lícito ocasionar trastornos en la política de un pueblo, que es el arte de su conservación y bienestar, con la hostilidad que proviene del sentimiento alarmado o de la antipatía de raza. Pero es lícito, es un deber, inquirir si la unión de un pueblo relativamente inerme con un vecino fuerte y desdeñoso, es útil para su conservación y bienestar.

The Manufacturer, de Filadelfia, inspirado y escrito por hombres de la mayor prominencia en el partido republicano, publicó un artículo “iQueremos a Cuba.” donde se expresa la opinión de los que representan en los Estados Unidos la política de adquisición y de fuerza.‘The Evening Post, el primero entre los diarios de la tarde en New York, el representante de la política opuesta, de aquella a que habrían de acudir los débiles cuando se les tratara sin justicia, “reiteró con énfasis” las ideas de sus adversarios en el artículo “Una opinión proteccionista sobre la anexión de Cuba”. El cubano José Martí respondió a The Evening Post en una carta que publicó el diario de la tarde bajo el título de “Vindicación de Cuba”. En estas páginas se reimprimen estos tres artículos, traducidos.

Los que los lean verán por sí, si la anexión de Cuba a los Estados Unidos sería apetecida en éstos por las mismas causas porque la pudieran apetecer los cubanos, o por causas hostiles; si los norteamericanos de una u otra política, la agresiva o la liberal, consideran como una al menos de las razones que pudieran tener para la anexión, el deseo del cubano de ejercitar en un gobierno libre sus fuerzas contenidas, la intención de contribuir al desarrollo y felicidad de los hijos del país, el conocimiento de sus méritos, el respeto a su derecho de hombres, y la estimación por sus sacrificios; si dos pueblos de origen y carácter diversos pueden vivir dichosos odiándose y desdeñándose, o la verdad es lo que ha dicho el republicano Ingalls, el Presidente del Senado en Washington : “No es posible que dos razas no homogéneas existan en condiciones de igualdad práctica y política bajo un mismo gobierno”; si deben los cubanos desear la anexión para beneficio de los Estados Unidos, o para beneficio de los cubanos.

New York 3 de abril de 1889.

Los comentarios están cerrados.