Cuaderno VI

Castelar no es una personalidad, sino una facultad. Donoso Cortés fue una personalidad.

Ese artículo está aquí muy pechado (Caracas).

De los que se asombran de las cosas grandes, y las niegan porque no las entienden:

Acontece a los que montan en asno que cuando vean un corcel, piafante y reluciente, con casco fino, y silla alígera, y paramentos de oro, se espantan de esta recia cabalgadura, y como zorra que no alcanzase las ovas, niegan que aquel sea caballo, y montan muy alegres en su asnillo.
Y así sucede en Francia, y en España, que los que fuman habitualmente aquellos tabacuelos de esparto y paja seca que ellos llaman tagarninas, ni el perfume ni el gusto pueden resistir, después, del veguero de Río Hondo.
O como en Francia, que hechos a tomar café con hierbas, muy aderezados de chicorias, rechazan con gesto de desagrado, y hacen mohino de náusea, cuando se les da a beber, en taza de coquillo negro tachonada de plata, el oliente Colima.

Y no era que el caballo no sabía andar, sino que el andaluz le tenía miedo.

Hay que vindicar: poesía es esencia. La forma le añade, mas no podría constituirla: como añade apariencia agradable a un hombre limpio de alma, andar limpio de cuerpo.

Pasa en poesía como en pintura: se debe copiar del natural, y no hacer las figuras de memoria.

De Kuyter, disfrazado de monje, tomó el castillo de Lowestein: lo atacaron, entraron al castillo, se defendió cuerpo a cuerpo, mató a muchos, fingió huir, hasta llevar a los asaltantes a una mina, la incendió y voló con ellos.-

«Out of nought» de la nada.

«We read that King Saul, when he would liberate the men of Jabez from the hands of Nahad, the Amusnite, hewed a yoke of oxen in pieces, and sent them as tokens over all Israel, saying: «Ye who will not follow Saul and Samuel, with them shall be dealt even as with those oxen. And the fear of the Lord came upon the people, they came forth, and the men of Jabez were delivered.»

¡Oh! ¡qué lección! Los neerlandeses, que habían resistido todas las crueldades de Alba y de la Inquisición, no resistieron el aumento de sus impuestos. ¡Con los impuestos, todos se sentían heridos! Con la Inq. quedaba a cada uno la esperanza de que el verdugo no llamaría a su puerta, sino a la del vecino.

«Incensed at such conduct» irritado con aquella conducta.

«In pregnancy». En preñez.

Ver obra completa

Los comentarios están cerrados.