La granjita feliz regala alegría

Desde hace tres años se desarrolla en el municipio capitalino de Guanabacoa el proyecto comunitario titulado: Granjita Feliz, organizado por Luis Darío Martos y Elizabeth Frómeta. dirigido a la cunicultura, siembra de plantas ornamentales y fresas, además de la promoción cultural y comunitaria inspirada en la obra martiana, bajo la orientación de la Sociedad Cultural José Martí, que periódicamente celebra los Encuentros Nacionales de Bosques y Jardines Martianos.

Los impulsores de esta actividad, Darío y Lisy (como la llaman los más cercanos) han terminado el año 2015 por todo lo alto, con una actividad que se conoce como: “Unidos por ti”, que consiste en la donación de alimentos para niños enfermos de cáncer, que se realiza desde hace 17 meses, para brindar ayuda solidaria a pequeños de los municipios de Cotorro, Regla, Guanabacoa y San Miguel del Padrón.

Ellos comentan que entregan una vez al mes una caja de unas 60 y 80 libras, que contiene carne y productos lácteos, además de viandas, para tratar de dar una ayuda a esas personas. También preparan una actividad cultural en la que participan reconocidos artistas y desarrollan el espacio cultural Sueños Conquistados”, dirigido a los niños autistas, algunos con síndrome de Down y otros discapacitados.

Una granja para todos

Elizabeth, guantanamera de nacimiento, nos comenta que comenzaron por un lugar pequeño, donde radica el corazón de la granjita: “una terraza para conejos que está en nuestra casa, recibió un reconocimiento que otorga el Grupo Nacional de Agricultura Urbana y Suburbana por su labor sostenida. Añadió que ahí crían conejos, siembran fresas en macetas y plantas ornamentales, en solo 25 metros cuadrados a 7 metros y medio de altura, en un edificio multifamiliar, en el centro del casco histórico del municipio de Guanabacoa.”

Sembramos hortalizas, vegetales, plantas ornamentales y criamos animales en un espacio construido de forma artificial, sustentable económicamente y sostenible para el medio ambiente. Nuestro objetivo es aprovechar los lugares pequeños y poder darle a la familia y al entorno una ocupación acorde a los cuidados ambientales, enseñado a las personas que se pueden hacer cosas útiles para beneficio de la sociedad”.

El proyecto comunitario Granjita Feliz no funciona solo desde la producción cunícola, sino que incluye una amplia visión social y comunitaria. Por ello realizan diversas actividades culturales, como un guateque dominical en la casa de la cultura de Guanabacoa con niños, jóvenes y adultos mayores. “Esta se convierte en una gran fiesta familiar, en la que participan no solo repentistas, sino además declamadores, poetas y todo el que desee compartir con nosotros.”

En el campo de la cunicultura tienen dos proyectos asociados: el Apolo –de desarrollo de la cunicultura familiar -, y el Nutricom – para la elaboración de pienso para conejos con recursos locales en cualquier región del país, mediante la sustitución de materias primas importadas, que conservan los requerimientos nutricionales de la especie-.

Nuestro club martiano lleva por nombre: Fijamos Rumbo y funciona como elemento aglutinador de todas nuestras actividades. Los miembros desarrollan acciones de ciencia y técnica y de vinculación a la obra martiana con nuestra realidad.”

Señala que el club suscita la participación de la comunidad en los proyectos, que promueven un estilo de vida saludable, alimentación sana y el vínculo de todos los grupos etáreos con la naturaleza. “Por eso existen círculos de interés y talleres en 27 escuelas de diferentes enseñanzas, en tres municipios de la capital: Guanabacoa, Regla y Boyeros, lo que permite tener casi mil 500 estudiantes que forman parte los diferentes talleres que impartimos: de cunicultura, cultivo de plantas ornamentales y fresas y de muñequería, parche y tejido.”

Actualmente estamos tratando de extenderlo, inicialmente al resto de la provincia y luego al país, para que nuestras actividades se puedan realizar en otros consejos populares cubanos. Esta obra no requiere de grandes recursos materiales ni económicos, solo de mucho corazón y ganas de seguir haciendo.”

Fuente: www.sierramaestra.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*