La excelencia de un bosque
Por: Carlos Enrique Rodríguez González

Llegar por San Antonio de los Baños, es tocar la historia patria. Desde Rosa Robés y Carlos Baliño hasta José Martí. Precisamente el Apóstol cuenta con un espacio preciado en el territorio ariguanabense. Hasta ese sitio de la geografía artemiseña, conocido como el Bosque Martiano del Ariguanabo, llegó este reportero para conversar con su creador, Rafael Rodríguez Ortiz, para  los ariguanabenses “Felo”.

Al arribar al histórico sitio, el amigo del machete envainado y sombrero de guano, esperaba por mi llegada. Nos recibió con afable sonrisa y comenzamos el diálogo.

¿Cómo surge el Bosque Martiano del Ariguanabo?

El Bosque Martiano del Ariguanabo, es una idea que siempre tuve en mente, pero no era muy fácil materializarlo. Primero había que buscar un lugar que fuera fértil. Aquí donde estamos ahora, fue el vertedero municipal. Hicimos un gran movimiento de tierras y en el año 1994 concretamos la propuesta. En el aniversario 99 de la caída en combate de José Martí, inauguramos esta joya. Sí, es una joya y me gusta hablar así de él.

¿Con qué objetivo se crea el Bosque?

En primer lugar se pensó para que los niños y jóvenes del Ariguanabo, aprendieran el amor por la historia patria. Los hombres dignos de Cuba desde la manigua redentora hasta el triunfo de la Revolución. Luego que ganaran en respeto y admiración por la naturaleza. El Bosque Martiano del Ariguanabo, sería un cuaderno natural, donde quedaría reflejado el mayor sueño de José Martí. Dar su vida por la Revolución al luchar en el campo de Batalla.

¿Cuáles son las primeras especies sembradas en este sitio?

Las que fundaron el Bosque fueron el Ateje, la Yagruma, Güira, Guanábana, Naranja Agria, Naranja China, el Almácigo y el Jubabán. Luego incorporamos otras, hasta llegar a las 54 a las que hace mención el Martí  en su Diario de Campaña.

¿Cómo hizo usted para trasladar todas esas especies hasta el Bosque Martiano del Ariguanabo?

Siempre tuve el apoyo de las autoridades del municipio y en especial de mi hermano Erquidio Rodríguez Ortiz. Él era miembro de la Dirección Municipal de Cultura y Diputado a la Asamblea Nacional. Hicimos gestiones y viajamos hasta la Sierra Maestra. Allí encontramos muchas especies y otras que fueron apareciendo en el camino recorrido por el autor de la Edad de Oro.

¿Es cierto que el Bosque Martiano es una escuela ecológica y patriótica?

Sin lugar a dudas es así. En el Bosque Martiano se realizan clases de historia por parte de los centros estudiantiles del municipio. También ceremonias de premiación o cancelaciones de sellos. Aquí no solo están las especies que Martí describió. Contamos con episodios patrios como la Expedición del yate Granma o el encuentro de Fidel y Raúl en Cinco Palmas. Hay presencia creativa en el Bosque Martiano. En el área dedicada al Granma están sembrados los árboles de las siete maderas con que se construyó el yate: Pino, Jigüe, Teca, Roble, Majagua, Caoba y Cedro. Eso es una verdadera escuela y los visitantes lo agradecen.

¿Usted siente orgullo por las personalidades que visitan el Bosque Martiano del Ariguanabo?

Totalmente. Como revolucionario, martiano, maestro y ariguanabense. Aquí estuvieron Jesús Orta Ruiz, el “Indio Naborí”, Rosa Elena Simeón, Ciro Bianchi, el Doctor Armando Hart Dávalos, Abel Prieto Jiménez, René González, uno de nuestros cinco héroes, al regresar de la injusta prisión  en cárceles de Estados Unidos. También embajadores, representantes del Ministerio del Interior (MININT), la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC), la Fiscalía General de la República (FGR) y otras entidades

Dice el cantor que veinte años no es nada, pero el Bosque ya tiene 25 y sigue muy activo. ¿Qué me dice? 

Cierto. Parece mentira, pero ya son veinticinco y seguimos creando para los niños y jóvenes. El 19 de mayo de este año, cancelamos una emisión de sello (seis estampillas) dedicado al Bosque Martiano, con la presencia del Ministro de Comunicaciones Jorge Luis Perdomo Di-lalle, por cierto un hijo de San Antonio de los Baños.

Eso fue algo muy emotivo. También nos acompañó en esa oportunidad el Doctor Héctor Hernández Pardo, Vicepresidente primero de la Sociedad Cultural “José Martí” y el Licenciado Yusuan Palacios, Presidente del Movimiento Juvenil Martiano. La visita de esas personalidades me llena de satisfacción y resulta un privilegio para el municipio.

¿El deporte también se vincula con el Bosque?

Por supuesto. Aquí tienen su espacio con árboles sembrados, las peñas deportivas. Los integrantes de cada equipo que compite en la Serie Nacional de Béisbol y la selección cubana que estuvo en el Primer Clásico Mundial de este deporte. Asimismo los integrantes del Club de Corredores Ariguanabo y su peña deportiva Terry Fox, vienen en las tardes a trotar alrededor del bosque y así se preparan para sus competencias.

¿Algo que le falte al Bosque?  

Siempre se puede hacer algo mejor. Desde el punto de vista de organización, conciencia y apoyo del pueblo y todos los visitantes, no tengo quejas. Pero toda obra es perfectible y siempre podemos mejorar.

 

Tomado de: http://www.artemisaradioweb.icrt.cu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*