La Casa Natal de José Martí, el más antiguo museo de La Habana

El Museo Casa Natal del José Martí, el Héroe Nacional de Cuba, declarada Monumento Nacional, es el museo más antiguo de La Habana, Capital de la Isla y el lugar que vio nacer al Apóstol y atesora la mayoría de los objetos que de él se conservan.

“La Casita de Martí” como popular y cariñosamente se le conoce, con sus paredes amarillas y puertas y ventanas azules está situada en el número 314 de la calle Leonor Pérez (madre del héroe), otrora Avenida de Paula, en La Habana Vieja, Patrimonio de la Humanidad, muy cerca de Iglesia que lleva el mismo nombre de la arteria en la que se halla el museo, la Avenida del Puerto y La Terminal de Ferrocarriles.

Este centro patrimonial de gran prestigio, que recibe más de sesenta mil visitas anuales, se fundó como museo el 28 de enero de 1925, gracias a la intensa labor que con este fin desarrolló el periodista Arturo de Carricarte y varios cubanos que los siguieron en la contienda de ordenar, recopilar y conservar documentos, objetos y otras pertenencias del Apóstol.

Fue declarado Monumento Nacional en 1949 por la entonces Comisión Nacional de Etnología y Monumentos. En 1953, año del centenario del natalicio de José Martí, se realizó una reparación capital en el museo en el cual jugaron un papel fundamental los martianos de la época, que se unieron y exigieron al gobierno dinero para recuperarlo del olvido en que estaban sumido. A las celebraciones por los 100 años del nacimiento del héroe fue invitada María Mantilla Millares, quien fue una niña muy amada por él y entregó a la institución el grillete que éste llevó en el presidio, reliquia que su familia había guardado por encargo del joven Martí.

Luego del triunfo de la Revolución y a causa  de la explosión ocurrida en el vapor de origen francés La Coubre, que se produjo a pocos metros de allí en 1960, el inmueble sufrió daños considerables. La Dirección Nacional de Cultura estuvo a cargo del nuevo proceso de restauración y rehabilitación, que culminó el 28 de enero de 1963 cuando se cumplieron 110 años del natalicio del Apóstol. A partir de esta fecha se le denominó Casa Natal de José Martí y en 1994 pasó a formar parte de las edificaciones de interés de la Oficina del Historiador de la Ciudad.

Los manuscritos y documentos originales de Martí, fueron declarados también Monumento Nacional en 1978, por la Comisión Nacional de Monumentos.

La construcción data de inicios del siglo Diecinueve y está ubicada  a pocos metros de la muralla que protegía a la ciudad del ataque de piratas y corsarios. Don Mariano Martí y Leonor Pérez, padres del Héroe Nacional tuvieron allí a Pepe, como también lo llamaban. Cuando la familia Martí-Pérez se mudó de ese lugar en el año 1856, el inmueble tuvo diferentes dueños, y salió del anonimato en que se había sumido por años cuando los cubanos emigrados que residían en Cayo Hueso, develaron en su fachada una tarja, para recordar el nacimiento del Apóstol en ese sitio. Más tarde fue adquirida por la Asociación de Señoras y Caballeros por Martí en  el año 1900 y se le entregó a Doña Leonor, quien vivió en ese inmueble, unos  5 años.

Por su parte las 4, 5 y 6 recogen los años 1880-1895: estancia en Estados Unidos, los intercambios con Máximo Gómez y Antonio Maceo, la labor como cónsul de Uruguay (1884-1891), Argentina y Paraguay (1890-1891) la organización de la Guerra de Independencia, su actividad en la oficina de Nueva York, la fundación del Partido Revolucionario Cubano y su papel como delegado de este en la organización dela Guerra del 95, entre otros. Finalmente la sala 7 engloba las acciones en Montecristi, salida y travesía desde Cabo Haitiano, arribo a Cuba por Playitas de Cajobabo y culmina con su muerte en Dos Ríos el 19 de mayo de 1895.

En la Casita de Martí, acaecen un sinnúmero de actividades de corte cultural que involucran a la comunidad, que la rodea y que puede disfrutar, al igual que el resto de la ciudadanía de su pequeña y valiosa biblioteca. Ha servido de inspiración para crear juegos y canciones infantiles, un software interactivo que permite hacer visitas virtuales, mientras que las presenciales, forman parte del programa de clases de las escuelas. El pensamiento y la obra de este genial patriota cubano son faro y guía que debe seguir hoy el pueblo cubano.

Fuente: https://www.cubaconecta.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*