Homenaje de un Pueblo a sus Próceres
Por: Matilde Salas Servando

Frank País García, a quien el General de Ejército Raúl Castro calificara de “combatiente de primera línea”, recibió el homenaje del pueblo santiaguero en nombre de todos los cubanos, al cumplirse 80 años de su natalicio este 7 de diciembre, fecha en que la historia lo hermana con la caída del Mayor General Antonio Maceo y la Operación Tributo, mediante la cual fueron repatriados los internacionalistas caídos en tierras africanas.

La colocación por un destacamento de las FAR de una ofrenda floral a título de todos los cubanos, ante la tumba familiar que guarda sus restos en el cementerio Santa Ifigenia, inició la ceremonia de recordación efectuada en presencia de Lázaro Expósito y Reinaldo García, primer secretario del Partido y presidente del gobierno en la provincia, respectivamente.

Justo ante el mausoleo del Héroe Nacional José Martí, en el cementerio de Santa Ifigenia, de Santiago de Cuba y el panteón donde fueron depositadas las ofrendas florales de Fidel, Raúl y los familiares, en honor a los internacionalistas que entregaron sus vidas a tan honrosa causa, evocaron su memoria, la de Frank y Maceo, cientos de combatientes de las FAR y el Minint, estudiantes, trabajadores, y familiares de los caídos.

Frank es un país

Cuando nació el 7 de diciembre de 1934 en Santiago de Cuba, el padre, a quien todos llamaban “el señor País”, dijo a quienes lo felicitaron por el alumbramiento de doña Rosario y el nacimiento de su hijo: “Este será un patriota; fíjense en la fecha de hoy”.

Aludía así a la coincidencia del nacimiento de Frank País con la conmemoración de la caída en combate del General Antonio Maceo y su ayudante Panchito Gómez Toro. La vida se encargó de dar sentido a lo que un poeta denominaría el azar concurrente: la entrega absoluta a la causa revolucionaria, la lealtad a la Patria y una extraordinaria sensibilidad humana han hecho de Frank País un paradigma.

Esta connotación simbólica fue subrayada este domingo durante la velada que la Asociación de Escritores de la UNEAC, en su sede, dedicó al aniversario 80 del natalicio de Frank, en la que se recordó además, la vocación poética y artística del joven combatiente.

Laureado con el Premio Nacional de Literatura, César López compartió vivencias de la amistad que Frank y él se profesaron, con detalles del ambiente familiar y de las raíces que nutrieron el fervor patriótico del joven que llegó a ocupar la jefatura de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio y fue asesinado por la tiranía el 30 de julio de 1957 en su ciudad natal.

César leyó un fragmento de su libro “Silencio en voz de muerte”, escrito entre 1957 y 1958 y publicado en 1963. Fue la primera gran elegía dedicada íntegramente a Frank. Por iniciativa de César, la UNEAC puso el nombre de David, seudónimo utilizado por Frank en la clandestinidad, al concurso que desde 1966 promueve la obra de los jóvenes escritores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*