Entregan el Premio Nacional de Investigación Cultural 2017, al doctor Pedro Pablo Rodríguez
Por: Matilde Salas Servando

En la sede del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan
Marinello, de la capital, se entregó el Premio Nacional de
Investigación Cultural 2017, al Doctor en Ciencias Históricas Pedro
Pablo Rodríguez López, por la obra de toda la vida, dedicada al
estudio de la obra del Héroe Nacional cubano José Martí.
El jurado estuvo presidido por la doctora Graziella Pogolotti Jacobson
e integrado además por los doctores Jesús Guanche Pérez, Araceli
García-Carranza Basetti, Luisa Campuzano Sentí y el Máster en
Ciencias Carlos Venegas Fornias, quienes otorgaron por unanimidad el
lauro al director de la Edición Crítica de las Obras Completas de José
Martí.
Las palabras de elogio al destacado intelectual estuvieron a cargo de
la doctora Araceli García-Carranza Basetti, quien señaló que recordaba
al “talentoso joven que acudía a la Sala Martí (de la Biblioteca
Nacional) en busca de los conocimientos que fueron cimentando su
grandeza de hoy como intelectual, así como su inmenso legado a nuestra
bibliografía nacional.”
Añadió que el homenajeado “ha logrado una labor docente tan intensa
como la labor investigativa”, que realiza como Profesor Titular de la
Universidad de La Habana y Adjunto del Instituto Superior Pedagógico
Enrique José Varona.
El “intelectual de Cuba y para Cuba”, como lo cataloga la bibliógrafa,
recibió el lauro que otorga el Ministerio de Cultura y el Instituto
Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello (ICIC), en presencia
del viceministro de Cultura Fernando Rojas y las doctoras Graziella
Pogolotti y la Elena Socarrás de la Fuente, directora de la
institución sede del acto.
El doctor Pedro Pablo Rodríguez agradeció a los presentes,
especialmente a su familia, por la condecoración recibida y signifó:
“Me alegra mucho estar viendo aquí cubiertas de la publicación
conocida como Pensamiento Crítico, porque ahí apareció mi primer
trabajo extenso y un estudio sobre Martí. Fue mi acercamiento grande
(en forma de texto) – yo diría también definitivo”, titulado: José
Martí y la idea de liberación nacional.
Más adelante señaló el destacado historiador que logra ver a Martí en
sus múltiples y diversas facetas, y lo refleja así en su libro “Yo
vengo de todas partes, Y hacia todas partes voy…”; discierne su
grandeza precisamente en eso, venir de todas partes e ir a todas
partes, y el trasfondo ético y permanente de su mensaje.
Añadió que a Martí siempre lo hemos necesitado y significó que “en la
Cuba de 1920 fue Martí el que abrió el camino de la crítica y de la
lucha por hacer una Cuba mejor. En los años 40, cuando parecía que el
país se hundía en un pantano de corrupción, todo cubano decente se
llamaba a sí mismo Martí. Mi padre solía decir de alguien, cuando era
una persona decente – como se decía entonces en los 50 – “Bueno, es
una persona decente, es un martiano.” Y no hubiéramos tenido una
Revolución y un Fidel Castro si éste no hubiera sido martiano.”
Más adelante el erudito cubano dibujó con palabras magistrales la
imagen del Apóstol desde la admiración y la complicidad, como quien
cuenta la historia de un gran amigo, cuando dijo: “Martí se lanzó a la
más grande aventura de la humanidad. Ahí está su gran mérito, trabajar
desde esas previsiones. Martí es esencial, imprescindible e invita a
construir desde el paradigma martiano un mundo mejor, diferente”.
Los estudios sobre la obra y el legado martianos han llevado a Pedro
Pablo Rodríguez a ser uno de los investigadores más avezados en temas
relacionados con el Apóstol. Entre sus publicaciones están: De las dos
Américas. (Aproximaciones al pensamiento martiano), con cuatro
ediciones en La Habana, México y Caracas; El Periodismo Como Misión,
una compilación de textos acerca del periodismo de José Martí, con dos
ediciones.
También se incluye en esta relación: José Martí en los Estados Unidos.
Periodismo de 1881 a 1892, coordinador de esta edición crítica de las
“Escenas norteamericanas” en conjunto con el doctor Roberto Fernández
Retamar, que fue impresa por la Colección Archivos de la UNESCO y De
todas partes. Perfiles de José Martí, Al sol voy y Atisbos a la
Política Martiana.
El laureado con el Premio Nacional de Investigación Cultural 2017, por
la Obra de la Vida, Pedro Pablo Rodríguez López, ha sido condecorado
además con la Orden Carlos J. Finlay, la Distinción por la Cultura
Nacional, la Medalla Alejo Carpentier y los Premios Nacional de
Ciencias Sociales y Humanísticas, Nacional de Historia 2010, Nacional
de Ciencias Sociales y Humanísticas 2009 y el que ahora recibió por la
obra de toda la vida.
Este se otorga como reconocimiento al conjunto de la obra científica
de los intelectuales cubanos que de forma significativa han
contribuido al desarrollo de la cultura nacional. El investigador y
profesor Titular Pedro Pablo Rodríguez López es Doctor en Ciencias
Históricas, Miembro efectivo de la Academia de Ciencias de Cuba, la
Academia de la Historia de Cuba, del Tribunal Nacional de Categorías y
Grados Científicos, del Consejo Nacional de la Unión de Escritores y
Artistas de Cuba (UNEAC) y de su Comité Ejecutivo.
También, ha participado como ponente en más de 150 encuentros
científicos nacionales e internacionales y desarrolla una labor
docente tan intensa como su obra investigativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*