El objeto de la literatura es la vida
Por: Elaine Caballero

La poeta y ensayista Caridad Atencio es de las estudiosas más prolíficas de nuestro Martí. Autora de diversos trabajos que van más allá del mero ejercicio profesional para convertirse en verdaderas obras de arte.

Su más reciente libro De la escritura rota y restos de la memoria. Apuntes en hojas sueltas de José Martí se presentará el próximo jueves 30 de marzo en el Centro de Estudios Martianos (CEM).

En esas páginas es posible estudiar el proceso de formación y sedimentación de sus saberes poéticos, la presencia de la idea del deber y el cumplimiento, como elemento esencial de su existencia, y la íntima relación que con ella tiene el tema de la vida como lucha y ascensión, y el principio de su poética que subraya que el objetivo de la literatura es la vida”, expresó la autora.

Sobre el Apóstol declaró en cierta ocasión: “En su poesía se encuentra el más alto grado de intensidad lírica dentro de la literatura de nuestra tierra. Escuché decir a Retamar que era el autor más completo que había leído. Dos de sus pensamientos que provocan, en mí, centralidad hacia su obra son: ‘La ingratitud es un pozo sin fondo, y como la poca agua, que aviva los incendios, es la generosidad con que se intenta corregirla. No hay para un hombre peor injuria que la virtud que él no posee’”.

Para Atencio el acto de creación debe ser un ejercicio íntimo, pero sobre todas las cosas, significa un alto grado de compromiso con el lector. Constituye una experiencia con valor en sí misma que, recordando a Susan Sontag (escritora, novelista y ensayista ya fallecida), debe dar la impresión de ser algo segregado, no construido”.

Graduada de Filología en 1985, trabaja como especialista del CEM hace más de dos décadas. Entre sus obras de mayor relevancia se encuentran Recepción de Versos sencillos: poesía del metatexto (Casa Editora Abril, 2000, Premio Calendario 1999); Génesis de la poesía de José Martí (Editorial Estatal a Distancia y Centro de Estudios Martianos, Costa Rica, 2005); Los poemas desnudos (Ediciones Mucuglifo, 1995) y El libro de los sentidos (Editorial Letras Cubanas, 2010).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*