El 26 de julio: Imagen y Posibilidad

Miembros de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) junto a su presidente Luis Morlote Rivas, evocaron los sucesos del 26 de Julio de 1953, reafirmando la importancia histórica de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

A continuación ofrecemos el mensaje integro de los intelectuales cubanos rememorando este importante acontecimiento histórico.

MENSAJE DE LA UNEAC

El gran poeta José Lezama Lima aseveró que “el 26 de Julio rompió los hechizos infernales” y abrió posibilidades inéditas de redención para el pueblo cubano.

En vísperas del Día de la Rebeldía Nacional, la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) invita a nuestros escritores y artistas, a todos los trabajadores de la cultura, a reflexionar sobre los desafíos que enfrenta en este momento la Revolución Cubana para seguir llevando adelante su proyecto histórico de emancipación.

Nuestro país ha logrado frenar la expansión del nuevo coronavirus en su territorio y apoyar a otros muchos países en esta batalla. Ahora enfrentamos la recesión global desatada como consecuencia de la pandemia y de la naturaleza misma del modelo neoliberal en crisis. A este escenario tan complejo se suman, en el caso de Cuba, el recrudecimiento del bloqueo y una gama muy amplia de agresiones de toda índole.

A sabiendas de que la supervivencia de la nación pasa hoy por reactivar la economía y vencer el cerco implacable de nuestros enemigos, debemos enfatizar en el papel decisivo de la cultura en estas circunstancias como en otros momentos cruciales que hemos vivido.

Las campañas imperiales de difamación y los intentos por desacreditar la obra revolucionaria pretenden dividirnos, sembrar el desaliento y promover la restauración capitalista como la solución salvadora.

En su intervención en el Consejo de Ministros el pasado 16 de julio, el Presidente Díaz-Canel, se refirió a cómo nuestros enemigos “en temas de derecho y sociedad no han desistido en la búsqueda de puntos de quiebra en la unidad nacional, magnificando los posibles disensos en asuntos sensibles como el matrimonio igualitario, el racismo, la violencia contra la mujer, o el maltrato a los animales, por mencionar algunos, en todos los cuales trabajamos seriamente para resolver deudas de siglos que solo la Revolución en el poder ha enfrentado con indiscutibles progresos”.

En el debate de estos y otros temas hemos participado activamente, y tendremos que seguir haciéndolo, como parte del ineludible compromiso de la vanguardia intelectual y artística con la Revolución y su liderazgo.

Los creadores cubanos continuaremos librando batallas contra la burocracia, el dogmatismo, la intolerancia, la indolencia y la incultura, contra toda forma de discriminación, contra el deterioro de la civilidad y la toma de decisiones arbitrarias.

Los escritores y artistas no hemos dejado de ofrecer contribuciones esenciales al enriquecimiento de la vida espiritual de nuestro pueblo, aun cuando la pandemia ha impuesto limitaciones en el seguimiento de las prioridades acordadas por el IX Congreso de la UNEAC.

El arte, la literatura, el ejercicio intelectual, influyen decisivamente en la calidad de vida de la población. Representan un antídoto insustituible frente a un modelo que asocia la felicidad al consumismo, al dinero, a la acumulación de posesiones. Contribuyen también a romper “los hechizos infernales” de la marginalidad, del individualismo, de la fascinación por los mitos capitalistas. La cultura es sinónimo de libertad individual y colectiva.

La redención para el pueblo cubano que lideró Fidel el 26 de julio de 1953, tiene garantizada su continuidad. Como él nos señaló durante la clausura del congreso fundador de la UNEAC, “a la Patria no le arrancarán una sola alma libre; las almas libres permanecerán siempre junto a la Patria, junto a la justicia, junto a la Revolución.”

                                                                                                                                                                     Secretariado de la UNEAC

                                                                                                                                                                     21 de julio de 2020

Tomado de: http://uneac.org.cu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*