Patria: el periódico independentista de José Martí
Por: Carmen Suárez León

José Martí dispuso su sabiduría en bien de que la palabra impresa llevara a los cubanos (de la emigración y de la Isla) tanto como a los puertorriqueños, el mensaje de unión y preparación ante una guerra organizada y breve que los emancipara y los colocara en condiciones de fundar y construir una república justa.

Su experiencia política y pericia editorial le permitió comprender la urgencia de contar con un medio de propaganda de circulación sistemática que actuara sobre la conciencia de las mayorías en la divulgación y formación indispensable de una doctrina coherente y sólida, encaminada a objetivos bien definidos.

En el primer número de Patria, lo expresa: “Nace este periódico por la voluntad y con los recursos de los cubanos y puertorriqueños independientes de Nueva York, para contribuir, sin premura y sin descanso, a la organización de los hombres libres de Cuba y Puerto Rico, en acuerdo con las condiciones actuales de las Islas, y su constitución republicana venidera…”.[1]

En esas páginas argumenta la necesidad de la guerra como procedimiento político imprescindible en casos extremos: “Cuando los componentes de un país viven en un estado de batalla sorda, que amenaza las relaciones más naturales, y perturba y tiene como sin raíces la existencia, la precipitación de ese estado de guerra indeciso en la guerra decisiva es un ahorro recomendable de la fuerza pública.[2]

Con su genio pedagógico para la comunicación social, cada número de Patria –hasta la caída del Maestro en los campos de Dos Ríos–, se convertirá en acabado instrumento de agitación, formación y convencimiento dirigido a los cubanos y a los puertorriqueños, desde el obrero humilde y el esclavo recién liberado hasta las capas pequeñas y medias de la población, sin exclusión de los miembros de la clase privilegiada que fueran receptivos al ideal de una república independiente del yugo colonial.

Hasta mayo de 1895, en medio de las absorbentes y agotadoras tareas de la preparación práctica y la arrancada de la guerra, José Martí dirigió el periódico y lo sostuvo. Desde Cabo Haitiano, ya en marcha hacia la guerra donde anhelaba ser un mambí más, escribe al equipo de redacción de Patria.

“De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento. Por eso, Gonzalo y Benjamín, Patria ha de ser ahora un periódico especialmente alto y hermoso. Antes, pudimos descuidarlo, o levantarlo a braceadas: ahora no. Ha de ser continuo, sobre las mismas líneas, afirmando con majestad lo contrario de lo que se afirma de nosotros, mostrando –en el silencio inquebrantable de las personas– el poco influjo que les concedemos.[3]

El 30 de abril, desde Filipinas, en Guantánamo, ya en suelo cubano y en el Cuartel General en Campaña, les hace una última recomendación: “Animen a Patria, tienen con qué”.

 

[1] José Martí: Obras completas, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1875, t. 1, p. 15.

[2] Ibídem, p. 121.

[3] Ibídem, p. 147.