Martí, a un paso de la inmortalidad
Por: MSc. Nora Rodríguez Calzadilla

A dos jornadas de despeñar su cuerpo a galope, ensangrentado, entre dos árboles, en manigua libertaria, el 17 de mayo de 1895, nuestro José Martí dejaría inconcluso sus Diarios de Campaña, sus textos finales, sus palabras, últimas, escritas, como todas, con elegancia y lirismo, a veces poético.

En sus Diarios de Campaña, aún en las más difíciles contingencias rurales, blancos del peligro enemigo, delaciones y adversidades de la naturaleza, Martí construye sus relatos que por momentos devienen versos, crónicas inmejorables, dotadas de estéticas del más exquisito linaje gramatical, literario y periodístico.

Así describía aquel último 15 de mayo de 1895 que vivió en esta dimensión terrenal nuestro José Martí:

“15.- La lluvia de la noche, el fango, el baño en el Contramaestre: la caricia del agua que corre: la seda del agua. A la tarde; viene la guerrilla: que Masó anda por la Sabana, y nos lo buscan: traen un convoy, cogido en La Ratonera (…)”. (1)

Prosigue la lluvia al siguiente día y Martí relata que durante la jornada lluviosa leyó y escribió, pero antes, ese 16 de mayo, a cuarenta y ocho horas de su paso a la inmortalidad, el fundador y delegado del Partido Revolucionario Cubano, describía la realidad económico-social y las motivaciones ideológicas de muchos cubanos, hartos del despotismo español, exhaustos a más no poder de la vida calamitosa, en penurias totales de las grandes mayorías poblaciones, fundamentalmente rurales.

La penúltima hoja de su calendario, el 16 del quinto mes del año 1895, dibujó la estampa en estas letras:
“16.- Sale Gómez a visitar los alrededores. (…) Conversación de Pacheco, el Capitán: que el cubano quiere cariño y no despotismo: que por el despotismo se fueron muchos cubanos al gobierno, y se volverían a ir: que lo que está en el campo es un pueblo, que ha salido a buscar quien lo trate mejor que el español, y halla justo que le reconozcan su sacrificio. Calmo,- y desvío sus demostraciones de afecto a mí, y las de todos (…) Lluvia, escribir, leer”. (2)

A la distancia de 122 años, un día como hoy, Martí escribe su última página, en estos Diarios de Campañas que llegan a nuestras manos, cual tesoros históricos, literarios, periodísticos, políticos, éticos, emancipadores y patrimoniales de la nación cubana y del continente americano.

Certezas científicas, históricas, hasta donde he estudiado el tema, dan fe que José Martí llevó su Diario en la manigua hasta el día 17… y este fue el relato de la última página de tan valioso documento histórico. Con permiso, cito sus letras finales completamente, en honor, en reverencia…

17.- Gómez sale, con los 40 caballos, a molestar el convoy de Bayamo. Me quedo, escribiendo, con Garriga y Feria, que copian las Instrucciones Generales a los Jefes y Oficiales:- conmigo, doce hombres, bajo el Teniente Chacón, con tres guardias, a los tres caminos; y junto a mí, Graciano Pérez. Rosalío, en su arrenquín, con el fango a la rodilla, me trae, en su jaba de casa, el almuerzo cariñoso: “por Ud. doy mi vida”. Vienen, recién salidos de Santiago, dos hermanos Chacón, dueño el uno del arria cogida anteayer, y su hermano rubio, bachiller y cómico,- y José Cabrera, zapatero de Jiguaní, trabado y franco, – y Duane, negro joven, y como labrador, en camisa, pantalón y gran cinto, y [ ] (3) Avalos, tímido, y Rafael Vásquez, y Desiderio Soler, de 16 años, a quien Chacón trae como hijo- otro hijo hay aquí, Ezequiel Morales, con 18 años, de padre muerto en la guerra. Y estos que vienen, me cuentan de Rosa Moreno, la campesina viuda, que le mandó a Rabí su hijo único Melesio, de 16 años: allá murió tu padre: ya yo no puedo ir: tú ve. Asan plátanos, y majan tasajo de vaca, con una piedra en el pilón, para los recién venidos”.

¿Participaría nuestro Héroe en esa cena; su última cena con tasajo de vaca y plátanos asados?… ¿Fueron estas sus letras finales a escasas horas de la inmortalidad?… No lo sé en certezas definitorias. Lo cierto es que el día 17 de mayo de 1895 quedaron inconclusas sus crónicas y relatos en versos, en prosas, las cuales edificaron sus Diarios de Campaña.

A veces prefiero decir que no quedó trunco el Diario martiano, porque antes de partir físicamente en Dos Ríos, el 19, dejó tendido el puente de su legado en estas letras, sobre páginas abiertas, para continuidad redentora y cristalizaciones libertarias, las que él advertía, vendrían luego.

Notas:

(1)- DIARIOS DE CAMPAÑA DE JOSE MARTI. Edición anotada, de Mayra Beatriz Martínez (La Habana, 1955). EDICIONES ESPECIALES, Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2014, p-106

(2)- Ídem (p-107)

(3)- Refiere la autora, Mayra Beatriz Martínez, en las notas al margen, que entre esos corchetes José Martí dejó ese espacio en blanco, “evidentemente para anotar más tarde el nombre de Avalos, lo que nunca llegó a hacer”, o completar.



Universo de Martí
Visitantes de hoy (1521)
  • contry flag (2)
  • contry flag (16)
  • contry flag (1)
  • contry flag (1)
  • contry flag (7)
  • contry flag (16)
  • contry flag (5)
  • contry flag (16)
  • contry flag (11)
  • contry flag (1)
  • contry flag (311)
  • contry flag (26)
  • contry flag (40)
  • contry flag (1)
  • contry flag (1)
  • contry flag (2)
  • contry flag (1)
  • contry flag (25)
  • contry flag (19)
  • contry flag (1)
  • contry flag (1)
  • contry flag (8)
  • contry flag (3)
  • contry flag (5)
  • contry flag (1)
  • contry flag (4)
  • contry flag (6)
  • contry flag (13)
  • contry flag (1)
  • contry flag (102)
  • contry flag (2)
  • contry flag (1)
  • contry flag (1)
  • contry flag (3)
  • contry flag (7)
  • contry flag (2)
  • contry flag (3)
  • contry flag (19)
  • contry flag (1)
  • contry flag (1)
  • contry flag (2)
  • contry flag (11)
  • contry flag (1)
  • contry flag (24)
  • contry flag (1)
  • contry flag (1)
  • contry flag (1)
  • contry flag (29)
  • contry flag (1)
  • contry flag (1)
  • contry flag (1)
  • contry flag (3)
  • contry flag (6)
  • contry flag (14)
  • contry flag (722)
  • contry flag (2)
  • contry flag (13)
  • contry flag (1)
Contáctenos