José Martí: Un delicado interludio en la historia de Estados Unidos
Por: Dr. Rodolfo Sarracino

Rodolfo_SaccracinoPara quienes en algún momento han estudiado a los Estados Unidos de los tiempos de Martí, con sus enormes contradicciones propias del imperio en ciernes, y el sueño martiano del establecimiento de un equilibrio internacional en el Caribe, para frenar la expansión que se venía encima, gracias a una situación en que prevalecía en el mundo lo que hoy llamamos “multipolaridad económica, política y militar”, la comprensión de la actual coyuntura es un reto difícil de igualar en una historia que comenzaba entonces a emerger: la del imperio gigantesco que desde entonces se propone adueñarse del mundo y todos sus recursos, y que hoy amenaza a los pueblos que claman por saciar su hambre y exigen una vida decorosa.

Algunos dicen que la actual situación no tiene precedentes. Pero se trata de una mera exageración. Es cierto que tiene lugar en un instante en que el poder destructivo de su aparato militar ha alcanzado un punto al que jamás llegó potencia alguna en la historia de la humanidad. Es tan grande su aplastante capacidad destructiva, que amenaza a quien la emplea. Por eso, por poderoso que sea, su gobierno se ve obligado a pensar bien que circunstancia justificaría su uso, lo cual no permite decisiones apresuradas, Mas en la guerra el tiempo se convierte en un factor apremiante y hasta decisivo. Por otra parte, el poder nuclear no es un monopolio: varias potencias poseen armas nucleares y los medios para hacerlas llegar a cualquier punto de la tierra.

En esa situación se encuentran las potencias, hoy subordinadas en Europa, con las que, en los tiempos de Martí, Estados Unidos nunca pudo contar: Alemania, Francia e Inglaterra, que actualmente muestran, en estos últimos días de la crisis siria, crecientes reservas sobre las aventuras expansionistas de sus aliados norteamericanos.

Versión completa: click aquí