José Martí: fuente de inspiración, un hombre de todos los tiempos
Por: Lic. Víctor Pérez-Galdós Ortíz

Manuel_Garcia_VerdeciaA través del tiempo se ha puesto de manifiesto la gran vigencia que tiene la vida y el legado del más universal de los cubanos, del patriota y hombre de gran sensibilidad que llegó a proclamar que el objeto de la vida es la satisfacción del anhelo de perfecta hermosura; porque como la virtud hace hermosos los lugares en que obra, así los lugares hermosos obran sobre la virtud.

La trascendencia y actualidad de los principios expuestos por José Martí, y cómo estos pueden servir de fuente de motivación y enseñanza en este siglo XXI ante los problemas y retos que tiene ante sí la humanidad, se evidenció este año nuevamente en la tercera conferencia internacional Por el equilibrio del mundo efectuada en la capital cubana entre el 28 y el 30 de enero con la participación de centenares de especialistas de diferentes partes del mundo.

De este evento surgió un Martí más universal porque en realidad su labor y prédica han rebasado no sólo el tiempo que le tocó desarrollar su existencia sino también los objetivos por alcanzar la independencia de su tierra natal.

José Martí pensó, habló, escribió y trabajó por lograr el necesario equilibrio del mundo y por la felicidad de los seres humanos.

Precisamente en sus trabajos periodísticos y en los discursos que pronunció, así como en algunos de sus poemas y otras obras hay diversas alusiones a lo que, sin dudas, para él constituyó algo esencial: la actitud ante la vida y las cualidades de los seres humanos. Puede decirse que en realidad Martí no concibió la vida sin estar asociada a principales fundamentales.

Por eso al exponer sus criterios acerca del sentido de la vida de los hombres y mujeres afirmó con particular énfasis que los hombres secundarios, que son aquellos en quienes el apetito del bienestar ahoga los gritos del corazón del mundo y las demandas mismas de la conciencia pueden vivir alegres como vasos de fango repintados en medio de la deshonra y la vergüenza humana.

Versión completa: click aquí