Acercamientos a la filosofía martiana
Por: Dr. Pedro Pablo Rodríguez

Pedro_Pablo_RodriguezPalabas pronunciadas por el Dr. Pedro Pablo Rodríguez, director de la Edición Crítica de las Obras Completas de José Martí, en la presentación del libro titulado: “José Martí: Humanismo Práctico y Latinoamericanista”, de la autoría del Dr. Pablo Guadarrama González, efectuada el siete de julio de 2016, en la sede del Centro de Estudios Martianos, en La Habana.

Por mucho tiempo, el campo de los estudios martianos apenas dedicó espacio al tema de la filosofía en Martí. Podría decirse que fuera de ciertas inteligentes apreciaciones de Medardo Vitier y del libro del dominicano asentado por años en Cuba Juan Isidro Jiménez-Grullón (La filosofía de José Martí), el asunto solo fue mencionado al paso por algunos de los estudios de la obra martiana. Sin dudas, predominó demasiado tiempo la concepción de la filosofía como la producción de sistemas, y su derivación de que ni en América Latina, ni en Cuba, hubo propiamente un pensar filosófico sistemático.

Sin embargo, desde finales del siglo pasado encontramos una creciente línea de estudios en este sentido en consonancia con la admisión cada vez más extendida  de que en nuestra América sí hay, de larga data,  un pensar de clara naturaleza filosófica o, al menos, que evidencia una marcada matriz de esta disciplina. Y, por otro lado, no obstante la pesada influencia por mucho rato del marxismo soviético, que encerró el quehacer filosófico en los procedimientos más tradicionales, también ha ido cobrando auge el ya extendido criterio que amplía la disciplina a todo tipo de reflexiones sobre la naturaleza, la sociedad y el hombre en sus múltiples relaciones.

Cuando alguien se anime a examinar el ejercicio  filosófico en Cuba durante los últimos cuarenta años, la labor de Pablo Guadarrama González merece lugar destacado por dos razones. Una, su enorme bibliografía dedicada al tema en Cuba y en toda Latinoamérica, hoy uno de los cuerpos más significativos en el rescate de la filosofía de nuestra región. Dos, su empuje tenaz para promover y divulgar esos estudios, que hace mucho han convertido a su centro laboral cubano —la Universidad Central de Las Villas—en una de las principalesinstituciones nacionales en la práctica de esta disciplina como así lo demuestran las abundantes publicaciones de sus graduados y docentes, la integración allí de un potente grupo intelectual en este campo, la irradiación de su influencia hacia los centros universitarios de Camagüey, Holguín, Las Tunas y Santiago de Cuba, y la larga y exitosa ejecutoria de los encuentros de pensamiento que han atraído a cubanos  y extranjeros interesados en la filosofía latinoamericana.

Versión completa: click aquí