Dos décadas consagradas a la memoria del Apóstol

Por estos días el Memorial José Martí está de pláceme. No solo acaba de festejar el aniversario 163 del natalicio del Héroe Nacional de Cuba, sino que también celebra sus primeros 20 años de fundado y a este último acontecimiento dedicará no pocos momentos del 2016.
La historia de la construcción de este monumento comienza en los años del 20 del siglo pasado con la llegada a La Habana del urbanista francés Jean-Claude Nicolas Forestier, quien traza un plan de urbanización que concebía a la ciudad integrada en un sistema de calles que convergerían en un centro.
Según el proyecto de Forestier, el núcleo sería el sitio donde hoy se erige el Memorial José Martí, entonces conocido como la Loma de los Catalanes. El proyecto no fue más allá, por lo que su construcción nunca fructificó.
En 1937 se realiza una serie de concursos para retomar la idea. Hubo que esperar hasta 1953 para por fin comenzar la construcción del monumento al Héroe Nacional, empeño que duraría todo un sexenio.
A partir de 1959 el lugar adquiere relevancia política con el inicio de las concentraciones populares en apoyo al proceso revolucionario. Dos años después cambia su nombre de Plaza Cívica para convertirse en la Plaza de la Revolución.
Durante un tiempo albergó en sus predios al Museo de la Revolución. Con motivo del centenario de la muerte de José Martí, en 1995 se decide llevar a cabo la remodelación. Finalmente el memorial fue inaugurado el 27 de enero de 1996 por Fidel Castro.
EL MUSEO
Es válido aclarar que el monumento a José Martí y el memorial que lleva su nombre son dos cosas diferentes: El primero es una construcción de 1958 y el segundo incluye todo el diseño museográfico. Concentrémonos en el museo.
Está constituido por una estrella de cinco puntas y en su interior alberga obras de alto valor patrimonial. Una de ellas es el mural de cerámica veneciana del pintor y ceramista cubano Enrique Carabia y constituye la pieza más grande bajo techo de su tipo en Cuba.
Conformado por 91 textos, 89 de los cuales son pensamientos tomados de las obras martianas laminados en oro de 22 quilates, el mural tiene valor patrimonial y en él aparecen fragmentos de la última carta que escribe Martí a su madre Leonor Pérez desde Montecristi, República Dominicana.
El complejo incluye además una torre de 142 metros de altura -el punto más alto de la ciudad- con una visibilidad en días claros de 50 km a la redonda. En la parte superior de la torre aparecen las distancias hasta distintas ciudades del mundo, orientadas por los puntos cardinales.
Otra de las atracciones del Memorial es el mirador.En la actualidad se somete a trabajos de reparación. Desde ese punto se pueden divisar los límites con las provincias Artemisa y Mayabeque, además de una vista excepcional de la bahía y de la zona más antigua de la ciudad.
UNA INSTITUCIÓN CON TESOROS AUTÉNTICOS
Aprovechando la forma de estrella, el Memorial posee cinco salas de exhibición para los visitantes. En ellas hay una serie de documentos y objetos que narran la vida del Apóstol. Son documentos escritos por él y en su mayoría constituyen réplicas exactas de los originales.
Entre las piezas auténticas que atesora el Memorial José Martí se encuentran un quetzal, obsequio del presidente guatemalteco al insigne patriota cubano en 1877; está también una colección de monedas y billetes originales de la época y dos títulos universitarios de José Martí.
Figuran además reproducciones como una litografía de La Habana colonial del siglo XIX, la copia del documento de las cárceles de ciudad y los documentos en que se nombra a José Martí cónsul honorario de Argentina y de Paraguay ante los Estados Unidos.
FESTEJOS POR LOS 20 AÑOS
Las dos décadas transcurridas desde su fundación bien ameritan todas las actividades que ha programado el Memorial José Martí para la ocasión.
Ana María Troya Ávila, especialista en Relaciones Públicas, nos comenta en primer lugar la presentación de la página web del complejo museográfico, la cual debe estar terminada en el primer semestre del año.
El sitio digital ofrecerá informaciones que incluyen desde cómo coordinar una visita al centro y la historia de la institución, hasta las actividades que allí se realizan y los bienes patrimoniales de que dispone.
Como parte de las celebraciones se debe presentar un nuevo número de la revista Algo más que piedra, publicación del centro; y del folleto Para un amigo sincero, que da a conocer las obras de los ganadores del concurso infantil que se realiza anualmente en el Memorial, donde los niños dibujan y escriben a José Martí. En esta oportunidad será una edición especial que incluirá los trabajos de los premiados de todas las ediciones del concurso.
Igualmente está prevista la inauguración de la exposición colectiva Tengo más que el leopardo, en la que más de veinte artistas de la Plástica de reconocida trayectoria homenajearán a las institución.

Tomado de: http://www.granma.cu/cuba/2016-02-02/dos-decadas-consagradas-a-la-memoria-del-apostol-02-02-2016-14-02-05

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*