Coroalles: un patriota cubano colaborador de Martí en Panamá
Por: Mayra Pardillo Gómez
En esta ciudad nació Manuel Coroalles, quien se ganó la confianza del Héroe Nacional José Martí (1853-1895) y fue nombrado Agente Especial de la Revolución Cubana en Panamá.

Una breve, pero intensa relación existió entre el médico y patriota espirituano -casi desconocido- y José Martí, el más universal de los cubanos.

A Coroalles, el Maestro -caído en combate el 19 de mayo de 1895- lo catalogó como ‘hombre de patriotismo y sensatez’.

La Historiadora de la ciudad de Sancti Spíritus, María Antonieta Jiménez Margolles (Ñeñeca), afirma que Coroalles nació el 13 de abril de 1836 y No en 1834, como indican algunas fuentes, las cuales sitúan su fallecimiento en 1904.

En opinión de la reconocida investigadora, cuando el espirituano ejercía como médico en Alacranes, en la occidental provincia de Matanzas, trató de incorporarse a la gesta independentista contra España, pero le fue imposible.

Partió entonces hacia Estados Unidos para venir en una expedición e incorporarse a los campos insurrectos, aunque tampoco pudo lograr este propósito.

También la Historiadora revela que Coroalles decidió ir a Perú y fue en su traslado hacia ese país sudamericano cuando resolvió radicarse en la ciudad portuaria de Colón, en Panamá.

Allí instaló una farmacia y enfrentó la epidemia de viruelas e, incluso, consiguió dosis contra la enfermedad en un barco estadounidense y la inoculó a uno de sus hijos, para luego aplicarlas a habitantes de Colón y otros poblados aledaños, detalla la historiadora.

IMPORTANTE PAPEL ENTRE LOS EMIGRADOS

Manuel jugó un papel importante entre la comunidad de emigrados cubanos en la citada nación centroamericana durante los preparativos de la denominada Guerra Necesaria (1895) por José Martí y fue un médico de reconocido prestigio allí.

Desde Costa Rica, Martí viajó a Panamá, adonde llegó el 27 de junio de 1893 y fue recibido por un grupo de cubanos residentes en la localidad, encabezados por el galeno.

Un año después, a inicios de junio, Martí se trasladó a Costa Rica, a intercambiar planes e ideas con el Mayor General del Ejército Libertador Antonio Maceo -conocido como el Titán de Bronce-, y luego fue a Panamá, donde permaneció del 18 al 21 de aquel mes.

Durante esos días, Coroalles asumió la responsabilidad de recaudar fondos para la causa independentista cubana.

Desde Kingston, Jamaica, el Apóstol -como también se conoce a Martí- le escribió unas líneas en las cuales manifestó: ‘(…) me salí de Panamá apenado por tener que ver a hombre como Vd. tan de prisa, y que tiene a orgullo haber merecido su compañía y estimación’.

Su reputación como médico poco le valió, pues murió pobre, pero prestó un valioso apoyo a la causa independentista contra el colonialismo español imperante en la mayor de las Antillas.

Aseguran fuentes consultadas que estudió en la Universidad de La Habana, donde obtuvo el título de licenciado en Medicina y Cirugía el 6 de diciembre de 1864.

El Generalísimo Máximo Gómez descubrió en él a una persona en quien se podía confiar y a toda prueba, mientras que Martí lo llamó ‘el buen Coroalles’.

Baste la apreciación de estos dos grandes hombres de nuestras gestas independentistas del siglo XIX para aquilatar el valor moral y la dignidad de este espirituano que supo honrar a su Patria.

SOBRE UNA DEMOLIDA ERMITA

Donde otrora existió la ermita de San Juan Bautista, en la intersección de las calles Independencia (antigua Real) y Agramonte (Príncipe) de esta ciudad -fundada en 1514- se erige hoy un pequeño parque y un monumento conmemorativo de la fundación de la villa.

La iglesia fue instaurada en el siglo XVII, pero en menos de dos siglos se deterioró y por su ruinoso estado la única alternativa que se halló fue llevarla a subasta pública.

El destruido inmueble lo adquirió el habanero Domingo Coroalles, casado con Francisca del Castillo, quien ofreció mil 900 pesos.

Domingo demolió la iglesia y construyó una vivienda de dos pisos, pero a pocos metros de profundidad quedaron los restos de las personas sepultadas en el antiguo recinto religioso, dijo a Prensa Latina la Historiadora de la Ciudad.

Datos corroborados por la especialista demuestran que dicha edificación tuvo otros dueños y luego pasó a la Sociedad Mercantil de Fernández y Sáenz, que pagó por ella 25 mil pesos en 1920.

En aquel viejo edificio demolido en 1972 por amenaza de derrumbe, vivió la familia Coroalles, de la cual desciende el insigne patriota al que hemos hecho referencia, finalizó Jiménez Margolles.

En la actualidad, una tarja, a pocos pasos de lo que fue el hogar del ilustre espirituano en esta ciudad colonial, expresa lo siguiente sobre Manuel Coroalles: ‘Laboró con Martí, Gómez y Maceo por la independencia de Cuba’.

Seguidamente las fechas de nacimiento y muerte y debajo: ‘Homenaje de su pueblo’.

One response to “Coroalles: un patriota cubano colaborador de Martí en Panamá”

  1. Carlos Fernandez MacNair dice:

    Soy bisnieto de Manuel Coroalles Pino (no Pina) padre de Luisa Carlota Coroalles Fernández de Córdoba, mi abuela materna (15 de julio 1888 – 19 de abril de 1982 en Panamá)
    Nació en 1834 (no 1836) y murió el 6 de noviembre de 1906 en Panamá
    Desearía saber pormenores de su vida, sus estudios de bachillerato y medicina, sus padres y hermanos (tenía una hermana Francisca Coroalles Pino)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*