¿Cómo surgió la Universidad Popular José Martí?
Por: Matilde Salas Servando

Este tres de noviembre se cumplen 92 años de la creación de la Universidad Popular José Martí, idea que tuvo sus antecedentes durante la celebración del Primer Congreso Nacional de Estudiantes, efectuado en la capital cubana del14 al 23 de octubre de mil 923.

Ese concepto que luego se materializó para beneficio de las grandes masas de trabajadores, fue planteado por el líder estudiantil Julio Antonio Mella, quien consideraba su funcionamiento como una vía, para lograr que la luz del saber se extendiera a la clase trabajadora, por lo que recibió un rotundo apoyo de los miembros la Federación de Estudiantes de la Universidad de La Habana, para cumplir el propósito anhelado de tener un país con obreros más cultos.

La idea fue aceptada con gran beneplácito por parte de la clase proletaria, que funda, profesa y dirige la Universidad Popular”, en la que solo se reconocen como principios el antidogmatismo científico, pedagógico y político y la justicia social, por lo que no se afilia la recién creada Universidad a doctrina, sistema o credo determinado.

Cabe destacar que entre los objetivos de esta institución estaban: formar obreros cultos, que tuvieran una mentalidad nueva y por ende revolucionaria. Los asistentes fueron repartidos en: analfabetos y escuelas nacionales, segunda enseñanza, estudios generales y conferencias.

En el mes de diciembre de mil 923, la Universidad Popular José Martí tenía una matrícula de 500 educandos, quienes eran atendidos por quince profesores, surgidos de las filas de los propios alumnos de la casa de altos estudios.

Entre los estudiantes e intelectuales que ayudaron a la creación de esa institución se creó una gran interrelación y apoyo mutuo, de ahí que se apreciara la destacada participación del poeta José Zacarías Tallet, quien no solo presidió la institución, sino además tuvo a su cargo inscribirla en el Registro de Asociaciones, mientras que al joven abogado Rubén Martínez Villena, le correspondió realizar la parte ejecutiva de ese centro docente con características especiales.

Como por esa época no se laboraba de noche en el recinto universitario habanero, fue preciso habilitar los locales con luz eléctrica, para poder permitir el acceso a los trabajadores, quienes en su nueva condición de estudiantes, recibirían necesarios saberes relacionados con temas de Biología, idioma Inglés, Electricidad, Geometría y Dibujo Lineal, Fisiología e Higiene, Geografía, Literatura y de Historia Política, esta última estuvo a cargo de Julio Antonio Mella.

Después de crearse la Universidad Popular José Martí en áreas de la Universidad de La Habana, los alumnos pasaron a ocupar otro local en la calle Zulueta, número 37 y también usaron las instalaciones del Centro de Dependientes de Café, que estaba en la calle Industria, esquina a San José, ambos en el actual municipio capitalino de Centro Habana.

Cuando surgió la Universidad Popular José Martí, ocupaba la presidencia de la República el licenciado Alfredo Zayas y Alfonso, desde el mes de mayo de mil 921, en medio de una difícil situación económica, que recibió de su antecesor Mario García-Menocal, quien al cesar su mandato dejó como herencia al país una amplia deuda flotante”.

En mayo de mil 925 juró el cargo como presidente de la República Gerardo Machado y en septiembre de ese año la Policía Judicial rindió un informe en que el que denunciaba que el Partido Comunista trabajaba entre los obreros, en franca alusión a la labor educacional que se realizaba en la Universidad Popular José Martí.

La institución educacional permaneció funcionando, para beneficio de los trabajadores, desde el tres de noviembre de mil 923, hasta el nueve de junio de mil 927, fecha en que fue clausurada.

En ese plantel brindó un amplio aporte como profesor el joven estudiante Raúl Roa García, quien fue acusado junto a otros compañeros, pero logró esconderse y así burló a sus perseguidores, que habían ordenado su encarcelación por la Causa judicial 967, en lo que se conoció como un Proceso Comunista”.

Con el paso de los años, Roa fue Decano de la Facultad deCiencias Sociales y Derecho Público y por sus méritos y experiencia, al triunfo de la Revolución le nombraron ministro de Relaciones Exteriores, cargo desde el que desarrolló una gran labor a favor de los intereses de la Revolución, por lo que se le conoció desde entonces como el Canciller de la Dignidad.

Por esa época, también acusaron de sedicióna Julio Antonio Mella, quien junto a otros miembros del Partido Comunista, fue llevado a la cárcel de La Habana, por lo que en protesta, el joven se declaró en huelga de hambre.

Después de mil vicisitudes, finalmente Mella fue excarcelado y salió de Cuba con un nombre falso desde el sureño puerto de Cienfuegos, con destino a Honduras y de ahí a México, donde desarrolló una ardua labor política, hasta que fue asesinado el 10 de enero de mil 929, por orden de Gerardo Machado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*