Celebran aniversario 37 del CEM

Este 17 de julio, los trabajadores del Centro de Estudios Martianos, CEM, celebraron con júbilo el aniversario 37 de su fundación, como colofón de un largo período en el que han tenido como misión principal, realizar investigaciones acerca del pensamiento, la vida y obra del Héroe Nacional cubano, José Martí.

En el transcurso del acto, la doctora Ana Sánchez Collazo entregó diplomas y otros reconocimientos a quienes llevan hasta 25 años de labor en esta institución académica y destacó que ahora se trabaja arduamente en la preparación del Coloquio Científico “La Guerra Necesaria, su organización e inicio”.

La directora del CEM significó además, que ese encuentro se desarrollará con diversas actividades afines, desde ahora hasta el mes de mayo del año 2015, como digno homenaje de recordación al Apóstol, en ocasión del aniversario 120 de su caída en combate, en la oriental zona de Dos Ríos.

En el acto por el aniversario 37 de la fundación del Centro de Estudios Martianos, Rogelio Polanco, director de la revista “Honda”, de la Sociedad Cultural José Martí, leyó unas palabras del doctor Armando Hart Dávalos, director general de la Oficina del Programa Martiano, en las que destacó: “estamos comprometidos con la defensa de la tradición democrática, revolucionaria y socialista de la nación cubana”.

Más adelante añadió, “hay que recuperar la memoria histórica, y por eso la labor de investigación y publicación que desarrolla el Centro de Estudios Martianos, incluyendo la Edición Crítica de toda la obra del Apóstol, tiene un valor estratégico”.

Por iniciativa del líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, el Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros, dispuso la creación del Centro de Estudios Martianos, el 19 de mayo de 1977, con el objetivo de estudiar la vida, obra y el pensamiento de José Martí.

Esa institución tuvo sus antecedentes en la sala Martí de la Biblioteca Nacional donde radicaba hace unas cuatro décadas, con la participación y apoyo de prestigiosos intelectuales como Cintio Vitier, Fina García-Marruz, Roberto Fernández Retamar, Julio Le Riverend, Juan Marinello, José Antonio Portuondo y José Cantón Navarro, entre otros y en el mes de febrero de 1982 la institución se trasladó al lugar que hoy ocupa, en una amplia casona colonial de la calle Calzada y Cuatro, en la barriada capitalina de El Vedado.

En ese lugar residieron María Teresa Bances y su esposo José Francisco Martí Zayas-Bazán, el Ismaelillo de los Versos Sencillos, desde que se casaron en febrero de 1917, hasta el deceso de éste, en octubre de 1945. Poco antes de morir a edad muy avanzada, su viuda, María Teresa Bances, donó el inmueble al estado cubano, al igual que la biblioteca que perteneciera a su esposo, con el objetivo de que se creara en el lugar un centro destinado a estudiar la obra del Apóstol.

A pesar el tiempo transcurrido desde su edificación, la antigua casona habanera conserva el ambiente de la época en que se levantó, a fines del siglo Diecinueve, y en ella se conservan muebles y otros objetos que pertenecieron a sus últimos moradores, el matrimonio Martí – Bances.

Actualmente en la institución académica se ofrecen conferencias, coloquios, talleres, cursos de pregrado y postgrado, además de promover publicaciones con su sello editorial sobre el legado de José Martí y conservarse una buena parte de su patrimonio documental.

Fuente: Matilde Salas Servando Foto: Devorah Lisset Covas Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*